Opinión

[OPINON] Y aquí seguimos (por Sebastián Balbontin)

Hace exactamente un año Chile se levantó y dijo NO MÁS ABUSOS. Hace exactamente un año dijimos basta de saqueo y basta de los privilegios de unos pocos a costa del esfuerzo de la gran mayoría. Nos cansamos de trabajar incesantemente toda una vida para tener sueldos y pensiones de miseria. Hoy la elite política y empresarial de este país aún no entiende el mensaje y seguimos igual, no ha habido ningún cambio. No quieren escuchar… No quieren escuchar el clamor justo del Pueblo de Chile que no da para más.

El Pueblo, movilizado y sin miedo, salió a la calle y reclamó lo que es justo.Gracias a eso, a la calle, este 25 de octubre se abre una luz: un plebiscito que debemos aprovechar de la mejor manera para dejar atrás este orden de injusticia neoliberal. Con Unidad es la única manera de doblegarle la mano a los opresores. Hoy, esta noche, en algún lugar alejado de las penurias, ellos siguen viendo con profundo desprecio el clamor de justicia y DIGNIDAD que ha perdurado todo un año.

Sin embargo, debemos tener fe en que el futuro será más promisorio, manteniendo la capacidad de ver que el adversario no está entre nosotros, sino en quien nos miente para seguir en el poder y así mantener sus privilegios; en quien da la orden para seguir reprimiendo duramente a quien se manifiesta justamente; en quien cree que la política es para hacer favores y no para entregar herramientas para la autosuperación del otro; en quien usa una miserable caja de mercadería para obtener un voto y sacarse una foto. En fin, el adversario es quien nos mantiene desunidos y en conflicto para seguir gobernándonos en la miseria y en la desesperación.

Hoy, 18 de octubre, aún hay jóvenes presos por exigir dignidad, aún claman justicia quienes les arrebataron un ojo y aún no tienen justicia quienes murieron por luchar por tus derechos y los míos. Por la JUSTICIA y la DIGNIDAD de todos y todas tenemos el deber de trabajar unidos para que un Chile más Justo pronto sea una realidad.

Desde Limache debemos hacer lo nuestro.
No hay otro camino.

Sebastián Balbontin
Limache

Deja un comentario