Valparaíso

[OPINION] El Terminal N°2 y las pillerías de los españoles (por Jorge Bustos*)

Los artilugios de OHL nos perseguirán por varios años más, situándonos en la vereda opuesta al terminal N° 2 (T2) que se pretende construir en las áreas de amortiguación patrimonial de la ciudad de Valparaíso. Como ya ha sido publicitado, el municipio porteño ha rechazado la ultima “adenda” por el daño a la salud que generarán las emisiones de material particulado a los habitantes de la ciudad. El objetivo de este escrito es tratar de explicar y exponer no solo  la pillería de los españoles y sus respectivos yanaconas, sino también la inoperancia de las autoridades regionales y su conducta negligente respecto a cumplir el rol que les compete de cuidado de  la salud pública de los ciudadanos que representan.

Muestra de ello fue que se manipuló la información emanada del primer estudio de impacto ambiental presentado por OHL  en buscar de obtener una Resolución de Calificación Ambiental (RCA) favorable. Este ventajoso manejo se refiere a que solamente se entregó información parcial referida a la contaminación que producían los buques al estar atracados en el puerto, omitiendo –no por desconocimiento, claro está- que en un puerto funcionan otras maquinarias tales como horquillas, camiones, portacontenedores, motores de los contenedores refrigerados, generadores a petróleo y las grúas de puerto que también contaminan.

Para los que han leído una adenda, coincidirán conmigo que es como leer chino mandarín; sin embargo, se le hicieron las observaciones para poder lograr la comprensión del común de los mortales, llegando a generarse más de 600 en la primera participación ciudadana. Atendiendo a esta “oleada de observaciones”, la OHL respondió con una segunda adenda, en la que “corrigió” su primera presentación y asumió que las emisiones de los camiones y los buques la contaminación que produce el famoso T2 equivalían a tener una termoeléctrica como la de Los Rulos en medio de la ciudad. La       pillería es que en la segunda consulta ciudadana no se podía opinar sobre eso, porque no estaba en las observaciones de las consultas ciudadanas anteriores.

Para quienes no se dan cuenta de la pillería, les informo que cuando no existen observaciones por parte de las autoridades responsables o de la ciudadanía en este tipo de tramitaciones, quien debe asumir los costos de las “compensaciones y mitigaciones” es el Estado de Chile, es decir, usted, yo, él, nosotros, todos los chilenos. Por suerte que ahora contamos con el ingenio de un ministro iluminado al que se le ocurrió que podemos asumir ese costo con un bingo.

Pues bien, la mentada pillería de OHL fue no entregar la información completa en su primer informe, para que no tuviese observaciones y, con la desfachatez de un delincuente, modificar en el segundo informe las emisiones contaminantes para que los ciudadanos no pudiésemos hacer las observaciones pertinentes, porque tanto la Seremi de Salud como la de Medio Ambiente del gobierno anterior guardaron silencio cómplice, faltando a su deber, al igual que el organismo técnico, es decir, el SEA.

Como guinda de la torta, las actuales autoridades de Salud y Medio Ambiente han aceptado la última adenda sin ningún reparo, sin ninguna observación. Al parecer, para ellos es de lo más común vivir con una termoeléctrica al lado de su casa y, como es común, el Estado pague las mentiras y pillerías de los corruptos y corruptores de la empresa española OHL.

Veremos qué opina la Corte Suprema sobre esta nueva forma de defraudar al fisco y qué opinarán las “autoridades” cuando concurran a  los tribunales por abandono de sus deberes como funcionarios públicos.ChocheBustos

*Jorge Bustos, Consejero de la Sociedad Civil (COSOC) 

Categories: Valparaíso

Tagged as: , , ,