[OPINION] La peor cara de la Iglesia Católica quedó en evidencia en Catedral de Santiago (por Gato Dequinta)

Apenas llevaba unos minutos de asumir en su nuevo cargo como administrador apostólico (en español: interventor) del Arzobispado de Santiago, Celestino Aós, en reemplazo del cuestionado cardenal Ricardo Ezzati, cuando un diácono protagonizó el primer escándalo de la Iglesia Católica en la “era Aós” a la vista de todo Chile.

cartelEn plena ceremonia de “cambio de mando” en la Catedral de Santiago llevada a cabo este domingo, una mujer sacó un cartel que decía: “Exigimos pastores, no patrones de fundo”, el que exhibió al paso de los sacerdotes por el pasillo central de la catedral.

Cuando ya habían pasado entre doce a quince religiosos, un diácono enfurecido le dio un manotazo al cartel, obligando a la mujer a bajarlo.

La rabiosa e irracional acción de este sujeto fue grabada por un asistente a la misa, imágenes que se viralizaron y generaron el repudio total en las redes sociales.

A tal punto llegó la indignación ciudadana, que el Arzobispado de Santiago tuvo que sacar una declaración pública ofreciendo disculpas públicas. “Pedimos disculpas por la actitud irrespetuosa y agresiva del diácono que golpeó cartel a persona que se manifestaba pacíficamente en la Catedral”, dice la declaración, y agrega, “reiteramos palabras de monseñor Aós hoy: ‘El maltrato y el abuso siempre lesionan, (debemos) aceptar con serenidad críticas y contradicciones’”.

La desesperada acción de este diácono, identificado como Guillermo Cerda Soto, se contrapone totalmente con la de otro diácono que pasó poco antes que él frente al cartel. Este religioso, en vez de atacar con furia a la mujer, levantó su pulgar en señal de aprobación.IMG-2420

LAS DOS ALMAS DE LA IGLESIA

Entonces, a la vista de todo el mundo quedaron en evidencia las almas de la Iglesia Católica chilena. Una, vomitiva: la que pretende tapar el sol con un dedo, agrediendo a los denunciantes, con el diácono que quiso destruir el lacerante cartel en la catedral. La otra: la del diácono que apoyó a la denunciante, sonriendo y levantando su pulgar.

La execrable escena vivida en el principal templo católico nacional deja en claro que todavía hay mucho que hacer por erradicar a todos esos sacerdotes, diáconos y religiosos que, en vez de trabajar por la verdad liberadora, se esfuerzan por esconderla, atacando a los denunciantes y pretendiendo silenciar los abusos sexuales y de poder que han destruido la confianza de los chilenos en la deteriorada Iglesia Católica del país.

Opinion_GatodeQuinta

Anuncios

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s