Destacado

[ENTREVISTA] Cascos Negros: el equipo de rescate y apoyo detrás de la Primera Línea

Las expresiones de protesta en la calle desde el “estallido social” el 18 de octubre han sido múltiples y variadas, y dan cuenta de un alto nivel de organización que se ha ido construyendo de manera colectiva frente a la intensa y brutal represión ejercida por Carabineros.

A diario recibimos imágenes a través de las redes sociales y plataformas de mensajería de las manifestaciones en calles y plazas emblemáticas de Chile; incluso podemos verlas en tiempo real. Y es en esas imágenes que la denominada ‘Primera Línea’, compuesta por jóvenes (y no tan jóvenes), toma protagonismo, adquiriendo un creciente reconocimiento y valoración positiva de su propósito.

Pero también existen otras ‘líneas’ o ‘brigadas’, todas esenciales para la movilización social, que se pueden identificar por el color de sus cascos. Como Diario La Quinta tuvimos la oportunidad de conversar con Amaranta Rovira, quien junto a Josefina Balbontín y Cristhian Olave, coordina uno de los equipos de rescate y apoyo humanitario en Valparaíso.

CascosNegros1Esta brigada aparece a principios del mes de noviembre, compuesta por un grupo de amigos y amigas de distintas profesiones y oficios que se unen ante la sensación de impotencia que compartían frente a la violencia ejercida por militares y carabineros en las calles. En su mayoría voluntarios de la salud, estudiantes y profesionales, salen a prestar primeros auxilios a la ciudadanía gaseada, mojada y golpeada.

Tras estas primeras acciones, el grupo fue invitado junto a otras colectividades a formalizar la presencia del equipo, el que es denominado por la prensa como la brigada ‘Cascos Negros’.

CascosNegros3“Partimos con donaciones anónimas”, comenta Amaranta Rovira. “Algunos de los voluntarios y voluntarias del equipo hicieron donaciones de insumos de salud, el resto lo compramos con las donaciones monetarias. La primera vez que salimos, el Colegio de Profesores nos prestó sus dependencias y luego fue el Liceo Técnico de Valparaíso. Junto a las voluntarias y voluntarios que tienen conocimientos formales en el área de salud establecimos estrategias de recepción mientras que otro equipo salía al rescate”, señala.

CascosNegros“Con la llegada de diciembre y el cierre de los espacios, y con las principales movilizaciones desplazándose a subida Ecuador y Plaza Resistencia (Aníbal Pinto), tuvimos que incrementar el despliegue en terreno y buscar otras estrategias de atención en calle”, continúa Amaranta.

El mes de febrero ha estado tranquilo en términos comparativos, pero ya están anunciadas una serie de marchas y manifestaciones para el mes de marzo. “Para el Festival de Viña nos coordinamos con las otras brigadas de rescate de la región, con el fin de tener despliegues estratégicos, mejor utilización de los recursos, y combinar bien los equipos de voluntarios y voluntarias con conocimientos en salud formal y quienes solo poseen capacitaciones de primeros auxilios”, agrega, “pero, ahora se viene marzo…”, replica, mientras revisa su equipamiento antes de salir, esta vez rumbo a la Plaza de la Dignidad de Viña del Mar.

Enfrentar estas situaciones extremas en la calle, como mujer y madre, debe ser doblemente difícil…

– Lo que ha estado sucediendo nos afecta profundamente; el equipo está compuesto en su mayoría por mujeres profesionales con cuidados exclusivos de sus hijos e hijas, muchas hemos vivido situaciones de precariedad económica y nos ajustamos a ese 40% de la población, precarizadas y violentadas por un sistema que nos niega, que nos invisibiliza, por ser mujeres, por ser disidencia sexual, por ser pobres, por ser mal llamadas “madres solteras”, finalmente, por ser ese grupo que se ve directamente afectado por las violencias patriarcales de las instituciones estatales.

El colectivo Las Tesis ha contribuido significativamente a exponer esto a través de la acción ‘Un violador en tu camino’…

– La aparición de la performance de Las Tesis ha afectado también nuestros espacios, pues al visibilizar la violencia estructural y cotidiana, hemos visto expuestas también nuestras propias experiencias, debiendo prestarnos espacios de contención y de escucha para así mantener el temple y poder seguir cumpliendo con la labor con la que nos comprometimos. El principal problema al que nos enfrentamos es que no siempre tenemos redes de apoyo para dejar a nuestros niñxs, y poder salir a rescate de forma segura, con la tranquilidad de que estén seguros en casa. Eso ha limitado a veces las posibilidades de salir con el equipo completo.

Se viene marzo, mes con un nutrido calendario de movilizaciones

– Nos enfrentamos a un escenario de incertidumbre y sin lugar a dudas, adverso, no sabemos lo que pasará, pero especulamos que los momentos de violencia irán en aumento y que la necesidad de las brigadas de salud en terreno será cada día mayor. Por esto, hemos decidido seguir con nuestra formación continua en rescate y el perfeccionamiento de técnicas de primeros auxilios y primera respuesta en calle, no queremos ningún ojo menos, no queremos que nos sigan matando en las calles en las que debiéramos sentirnos segurxs y protegidxs, y en donde evidentemente estamos en peligro. El ataque directo a los equipos de salud en la calle ha sido continuo, y sabemos que seguirá y que probablemente se ponga peor, con toda la inversión que se ha hecho en armamento para repeler las manifestaciones.

Por Juanita Chacón

Foto portada: Instagram/@d.francisco_rivas

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s