Opinión

[OPINION] Diario de una abuela en pandemia (por Ana Bell Jaras)

El magnate ruso: viernes 29 de mayo 2020

Hace un mes que al mirar el horizonte lo veo interrumpido por ese horrible yate del magnate ruso, lo varó la pandemia, se ve como una porquería pequeña desde acá mi cerro pero por la prensa me enteré que vale más que todo el presupuesto de nuestra ciudad y, no saben la indignación que me embarga. ¡Qué rabia cómo nos provoca esa mierda!

Abofetea en la cara la inequidad con que en estos días se valoriza la vida, según cuántas monedas tengas en el bolsillo son tus posibilidades de sobrevivir. Ha sido humillante, ya va un mes, y me digo, ese huevón con su puñado de invitados seguro se va a salvar, zarpará a otras costas y nada; parásito que no produce nada, vive llenito de toda la fortuna que ha adquirido estrujando a miles de personas, muchos pueblos y países, fortuna que de alguna manera creo es nuestra, nos pertenece a todos, porque es una usurpación de vida, de pedazos de vida, de tiempos de vida robados.

Mi rabia aumenta, no puedo evitarlo. Pienso en mis vecinos y vecinas, que con sus pequeñas y esforzadas redes piden solidaridad, hacen solidaridad, desde lo poco o suficiente que tiene cada uno, un litro de leche, un paquete de pañales, un kilo de arroz, una visita a los que sufren riesgos, y me vuelvo a preguntar: ¿le cobrarán algo por ocupar nuestras aguas?, ¿le cobrarán por el porte del yate, o por su valor?. Seguro por el porte, siempre tienen como desembolsar poco.

¿Le habrá dicho alguien que nuestra ciudad es pobre? ¿Qué habrá aportado a esta comuna que lo ha mantenido a salvo durante tanto tiempo?

Y mi gran pregunta ¿habrá alguna vez un impuesto a la riqueza? Yo creo que la riqueza a ese nivel debiese ser ilegal; a mí me parece un tipo de inmoralidad que debiera ser tipificada como delito. ¿Verá su entorno cómo yo lo veo a él? ¿Verá esa incertidumbre que nos cubre como un manto?; incertidumbre por los nuestros y nuestras, por nuestra comunidad.

Para mí mirarlo es inevitable, y cada mañana me digo ¿cuándo se irá? No lo soporto más, es cruel que día y noche, todos mis actos cotidianos -sean los que sean. mi intimidad diaria esté siendo observada por ese poder que emana de una pequeña nave, algo así como “el ojo de Saurón”, del Señor de los Anillos, que controla todo, que genera guerras, genocidios, divide al mundo. Pienso, ¡qué bicho más contaminante! Es peor que una estela de petróleo en el mar… y creo que la riqueza también debiese tener indicadores de impacto ambiental, tanta acumulación atenta más a la vida humana que el mismo CO2.

En fin , no fue parte del Pacto de París y aquí me tiene jodida, rompiendo la armonía entre mi ojo y el horizonte. Pobre infeliz, nunca se enterará lo que provoca en estos cerros que lo observan, me río con ganas, no sabe lo que le espera, no sé si es gordo o flaco, pero sé que será más fácil que pase un elefante por el hoyo de una aguja para entrar al cielo que un rico. No estoy segura que sea el animal de la profecía, mientras más grande, mejor su impacto en los creyentes, creo yo. El problema es que nadie sabe dónde está el cielo, arriba o abajo, qué es arriba o qué es abajo si la tierra es redonda.

Deben creer que estoy loca, que soy obsesiva, pero puta madre, ni siquiera tengo derecho a ser inconsciente. Esa presencia me machaca como un Pepe Grillo la desigualdad. Yo solo quiero dormir y despertar sin nada que me impida al menos en estos días ver la nitidez del cielo limpio reflejado en el mar.

AnaBellJarasAna Bell Jara
Presidenta Comunal PS Valparaíso
Consejera CUT

Categorías:Opinión, Valparaíso

Tagged as: , ,

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s