Destacado

[ENTREVISTA] Fidel Cueto: “Veo a la comuna como una gran familia, no como una empresa”

Nacido en Valparaíso y criado en Quilpué, Fidel Cueto Rosales (53) es fotógrafo de profesión y técnico electrónico, estudió ingeniería en telecomunicaciones, es contratista en construcción, es animador y cantante. Y ahora es –también- precandidato en las primarias del Frente Amplio para definir su representante a la alcaldía de Quilpué.

Su vida política comienza con las masivas movilizaciones contra la dictadura del año 1983, las que abrieron espacios de participación y organización de la oposición al régimen criminal. En ese contexto, ese mismo año, varias decenas de miles de personas se reúnen en el Parque Alejo Barrios, en Valparaíso. Esa fue su primera gran manifestación.

De cara al plebiscito de 1988, se forma un partido de carácter instrumental: el PPD. Entra a militar ahí, pero en menos de un año se percata que el partido no tiene nada de democrático y que era manejado por sus cúpulas para favorecer intereses muy particulares; lo que motiva su renuncia. Ya en democracia, en las elecciones presidenciales de 1993, aparece Manfred Max Neef, un intelectual alternativo, feroz crítico del neoliberalismo profundizado por la Concertación y que resulta ser el primer candidato que instala el tema medio ambiental como un eje de campaña. Fidel se suma a Gente en Movimiento, que es la plataforma que sostiene la candidatura de Max Neef y que se proyecta después de ella. Más tarde, hacia finales de la primera década de 2000, forma parte del Colectivo Punto de Partida quienes darán vida, en Valparaíso, al Movimiento Nueva Fuerza. Finalmente, años más tarde, ingresa a Revolución Democrática, que es su actual domicilio político y desde donde hoy se postula al cargo de alcalde sumando el apoyo de independientes y del Proyecto La Comuna.

El estallido del 18-O evidenció, entre otras cosas, el rechazo de la ciudadanía a los partidos políticos en general. Siendo usted un precandidato de un partido, ¿cómo analiza el tema?

– Considerándome siempre dentro de la izquierda, lo cierto es que en mi vida política he sido más tiempo independiente que militante, por lo que entiendo perfectamente esa crítica.

Sin embargo, es preciso hacer la distinción entre el rechazo a ciertas prácticas políticas de los partidos tradicionales, con la necesidad de los instrumentos partidarios en tanto portadores de un proyecto de país. Lo que debemos hacer quienes estamos en política es reivindicar la política y erradicar esas malas prácticas, que es lo que intentamos desde el Frente Amplio, coalición a la que pertenece mi partido.

La política vista como un negocio o como concentración del poder es lo que hay que erradicar. En cambio, la política como el espacio de confrontación de proyectos de sociedad tanto como ejercicio de participación de los ciudadanos en los asuntos de interés colectivo es lo que hay que promover con mucha energía. Y bien, desde ahí nos paramos nosotros en ésta pre candidatura. Nuestro objetivo es dignificar la política y generar los mayores niveles de participación ciudadana. Nuestro compromiso es generar los mecanismos para que ello ocurra.

Su partido tiene un senador y varios diputados, pero ningún alcalde. ¿Qué valor le asigna a los gobiernos comunales?

– Así es, aún no tenemos. El Frente Amplio enfrentará en abril su primera elección de alcaldes y concejales. Tenemos la posibilidad y las viabilidades para poder ganar gobiernos municipales en todo Chile.

La coalición en general, mi partido en particular, como así nuestras socias y socios del Proyecto La Comuna e independientes, valoramos estos gobiernos locales como de primera importancia. El hecho de ser un poder ejecutivo, que tiene la facultad de ejecutar directamente sus programas y propuestas, o sea, de gobernar, más aún cuando este gobierno ocurre en la base de la pirámide político administrativa de la nación, nos resulta no sólo de interés, sino que estratégicamente necesario para los cambios que debemos empezar a gestar con el objetivo de construir una sociedad más justa y más democrática. Es desde el gobierno local donde podemos nutrirnos de primera mano de las ideas y acciones que las personas y comunidades organizadas aportan en dicha construcción. Los cambios democráticos de sistemas se gestan desde abajo y no desde la súper estructura.     

En Quilpué el Frente Amplio tendrá primarias, lo que implica que existen en la coalición al menos dos miradas de gobierno comunal. ¿Cuál es la suya y qué lo diferencia de la otra precandidatura?

– Somos parte de una misma coalición, por tanto tenemos muchos contenidos en común. Lo que varía, a veces, son las formas. Yo no conozco sus propuestas programáticas, salvo líneas generales. Lo que sí conozco es nuestra propuesta, la que se basa en un trabajo “con” la gente y no por ni para la gente, se basa en un concepto de democracia participativa, donde las personas y comunidades organizadas puedan tomar decisiones en el mayor rango de posibilidades; incluso nuestra propuesta de gobierno la estamos trabajando de esa forma y no entre cuatro paredes. Creemos en la inteligencia colectiva, en el sentido común de las personas, pensamos que éstas tienen mucho más que decir sobre su destino que lo que pueden decir las cúpulas políticas; por eso estamos más dedicados a escuchar que a decir en este proceso. En buena medida el estallido del 18 de octubre es una crítica a la democracia de la representación y un emerger de la democracia de la participación. Nuestro proyecto es todo el rato colectivo.

Para nuestro equipo es fundamental que se entienda –además- la necesidad de una mirada holística, integral sobre el ser humano y su relación con el planeta. Cualquier diseño programático lo haremos con una impronta intersectorial y transdisciplinaria. Usted entenderá que un programa de salud que base su estrategia en la prevención requiere de un diálogo con el departamento de medio ambiente, de deporte, vivienda, educación, etc, etc. No podemos seguir mirando la realidad con anteojeras o como mero ejercicio asistencialista.

“Que yo recuerde, nunca se nos ha consultado qué queremos y cómo queremos nuestra comuna”

¿Cuál es su evaluación de la gestión del alcalde Mauricio Viñambres?

– Yo he vivido siempre en Quilpué y mis recuerdos de infancia se relacionan con un barrio donde había vida comunitaria, donde éramos como una gran familia, un lugar muy lindo de vivir, con lugares abiertos donde podíamos disfrutar la naturaleza. Las lomas del sector El Sol, la Poza Larga, eran como la extensión de nuestro patio, donde podíamos jugar tranquilos. Ya con la dictadura ese tipo de vida se vio alterada, y luego los gobiernos comunales que siguieron en democracia siguieron profundizando un tipo de desarrollo y crecimiento que no tuvo a las y los vecinos de la comuna como objetivo. El objetivo de un gobierno comunal debiera ser el generar las mayores garantías para el buen vivir de quienes habitan la ciudad. Es muy propio del modelo neoliberal y sus administradores en el aparato estatal o municipal el priorizar por la rentabilidad y no por la calidad de vida de las personas. Hecho que se ve agravado por la falta de participación de las y los vecinos en el diseño de su ciudad. Que yo recuerde nunca se nos ha consultado qué queremos y cómo queremos nuestra comuna.

Viñambres es parte de esa lógica neoliberal y en 16 años de gestión, independiente de ciertos logros materiales, ha aportado en la creación de una ciudad con baja calidad de vida y con cero participación  de las y los ciudadanos en el diseño de la misma.

He ahí un plan regulador hecho a la medida de las empresas constructoras, un diseño vial con atochamientos permanentes, el que hoy si alguien quiere tomarse un café en el centro de la ciudad le cueste más el parquímetro que el mismo café, las desventajas del pequeño y mediano comercio frente a la figura del mall…

¿Eso significa que usted está en contra de los mall?

– El mall en sí mismo no es malo, pero es otra su finalidad. El mall nace en el mundo como una respuesta a ciudades satélites sin comercio local; grandes asentamientos donde quienes los habitan no tienen cómo acceder rápidamente a productos y servicios. Poner en el centro de la ciudad un mall es un contra sentido. El mediano y pequeño comercio no podrá nunca competir contra esas estructuras que tienen costos mucho más bajos.

¿Pero usted le reconoce algún mérito a la gestión de VIñambres?

– Sí, el tema cultural tuvo en algunos momentos bastante auge. Me gustaba mucho el concepto de vacaciones en la comuna con eventos artísticos en la plaza. Creo que eso es un gran acierto. Las escuelas abiertas dirigidas a grupos específicos, también me pareció positivo. Creo que esas cosas hay que mantenerlas, pero nosotros tenemos otra visión de la cultura y esto implica el reconocer que la cultura no son solo eventos, ésta nace desde lo barrial y colectivo y en esa direcccíón buscaremos la participación de la gente, que la comunidad diga qué es lo que quiere. Reitero que desde el 18 de octubre debiéramos tener todos claro que es la participación lo que busca la gente.

De ganar las primarias, ¿ve alguna opción de derrotar a la derecha y la ex Concertación?

– De todas maneras. El candidato de continuidad de Viñambres tiene el peso de todo lo negativo que significaron 16 años de gobierno, que como ya señalé es más que lo positivo. Más aún, el Partido Socialista sigue siendo una expresión en lo local del modelo neoliberal y su lógica mercantil que han administrado sin pudor. No se ve por dónde eso pudiera cambiar. Luis Basáez significa más de lo mismo. Y lo que está claro hoy en día es que los ciudadanos quieren un cambio sustancial en los gobiernos y sus políticas.¿Y qué podemos esperar de Amelia Herrera, militante de Renovación Nacional? Evidentemente, nada nuevo Ya intentó volver a la alcaldía en 2016 y fue derrotada estrepitosamente. Además que me imagino debe ser un gran lastre para ella ser parte del gobierno –al decir de la prensa alemana- más inepto de la historia de Chile.

Nosotros representamos lo nuevo, el cambio que la ciudadanía está exigiendo. Y no se trata de una calle pavimentada más o una menos. Se trata de empoderar a la gente y darle vinculación programática a sus demandas y propuestas.

Y de ganar el gobierno comunal, ¿cuáles serían sus prioridades programáticas?

– Lo primero que haré, en la interna, es reunirme con todos los departamentos para explicarles cuáles son nuestras propuestas y buscar aunar voluntades para caminar en esa dirección.

Haremos un catastro de la biodiversidad de la comuna. Nuestro proyecto reconoce a una biosfera limitada y sobreexplotada, por lo tanto no podemos pasar a llevar esos límites. Un catastro que incluya las áreas críticas de la biodiversidad que tiene la comuna, y que son muchas. A partir de eso plantearemos un nuevo plan regulador en el cual se respeten todas esas áreas. Lo que condicionará los espacios donde podemos crecer en viviendas, industrias, carreteras, etc.

Simultáneamente, me reuniré con el Consejo de la Sociedad Civil (COSOC) para escuchar a las fuerzas vivas de la ciudad y comprometer mi voluntad política de relevar sus funciones. Éste ha sido un estamento legal del gobierno municipal que muy pocos alcaldes han tomado en cuenta, cuando debiera ser la expresión más genuina de las fuerzas organizadas de la comuna. El Concejo Municipal es la representación de los partidos políticos, en tanto el COSOC es la representación de la Sociedad Civil en toda su diversidad.

Me interesa dejar meridianamente claro, y aun cuando contamos con un equipo de alta competencia en las diversas áreas del gobierno municipal, que el proyecto de comuna no es un asunto de especialistas o meros profesionales. Hemos estado conducidos por autoridades llenas de títulos y mire donde nos encontramos. Aquí se trata de construir un proyecto para el buen vivir, y eso se hace con todas y todos. Yo veo al gobierno comunal como una gran familia más que como una empresa que busca mera eficiencia y ganancias. En una familia nadie sobra; porque una persona esté enferma no la vamos a desechar, porque no haya terminado sus estudios no la vamos a dejar de apoyar; sino que vamos a hacer todos los esfuerzos para que esa persona o familia que esté en una posición de vulnerabilidad pueda adquirir todas las herramientas y oportunidades para que cambie su situación y pueda desarrollarse dignamente.

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s