Cultura

Obras del Palacio Vergara dejan su domicilio temporal en el Senado

La colección de 155 obras pictóricas y más de 20 esculturas pertenecientes al patrimonio de Viña del Mar regresó al recientemente remodelado Palacio Vergara. Ahora, el Senado prepara un proyecto con la reorganización de su propio patrimonio artístico para continuar con la misión de contribuir a la difusión cultural.

Durante seis años el Senado alojó gran parte de las obras pictóricas y esculturas de gran formato del Palacio Vergara y, junto con cuidarlas, las exhibió en los principales pasillos y halls.

La colección de 155 obras pictóricas y más de 20 esculturas pertenecientes al patrimonio de Viña del Mar regresó al recientemente remodelado neogótico y de estilo veneciano, Palacio Vergara. Al respecto, la alcaldesa Virginia Reginato agradeció al Senado y afirmó que “con la llegada de las obras, iniciamos el proceso de habilitación para que podamos abrir prontamente, porque a Viña del Mar le hace falta el Palacio Vergara».

Se trata de valiosas piezas de pintores de la Escuela Italiana del Siglo XVII y de la Escuela Veneciana del Siglo XVI, mientras que en pintura chilena contienen obras que datan desde la época republicana hasta mediados del siglo XX.

Este acervo cultural estuvo en exhibición desde el año 2013 en la Cámara Alta, si embargo, no es la primera vez que el Senado acoge obras pictóricas de esta envergadura. Previamente, mantuvo en comodato las obras del Palacio Baburizza. Al respecto, la directora de Administración del Senado, Ximena Amigo, explicó que “el Senado y el Congreso, desde siempre, ha sido un colaborador de los museos de la región para albergar las obras cuando están en estado de restauración”.

Además, explicó que el Senado cuenta con un valioso patrimonio pictórico propio que ha sido construido a través de diversas donaciones de senadores y otras instituciones desde el siglo XIX. Estas obras incluyen piezas de renombrados autores como Valenzuela Puelma y Roberto Matta y, en esa línea, se encomendó un proyecto al curador Rafael Torres, con el fin de reordenar las obras propias de la institución y algunas en comodato.

 

La idea es promover y seguir proyectando en el tiempo el rol de difusión cultural y artística de su patrimonio, privilegiando las exposiciones en los pasillos y dependencias más visitados por invitados y la ciudadanía en general.

Categories: Cultura, Viña del Mar

Tagged as: ,

Deja un comentario