Destacado

[ENTREVISTA] Alejandro Aguilera, candidato a concejal por Viña del Mar: “Debemos recuperar Viña del Mar y su municipio”

Alejandro Aguilera Moya (41) es profesor de Matemáticas, académico de la Universidad Técnica Federico Santa María, dirigente sindical, viñamarino por adopción, y ahora candidato a Concejal para representar a los pobladores de la tan reconocida Ciudad Jardín, en un renovado Concejo Municipal.

En las próximas elecciones del 11 de abril no solo existirá la oportunidad de elegir por primera vez a quienes nos representarán para redactar una nueva Constitución, sino que además debutarán los Gobernadores Regionales y, gracias a la nueva ley (N° 21.238) que impide la reelección, se cambiarán casi por completo cientos de cupos de gobiernos locales en el país, desde las alcaldías hasta sus Concejos Municipales.

Es por esta razón que la participación de todos y todas, especialmente en Viña del Mar, se hace urgente y vital, ya que removerá a Virginia Reginato del poder tras 17 años de mandato, y renovará gran parte de su Concejo.

En una entrevista personal, Alejandro Aguilera, quien además cuenta con un largo historial de militancia y participación política, enfatiza en aquellas razones y destaca en especial el largo periodo de abandono en el que se encuentran múltiples sectores de la ciudad viñamarina, en especial en estos casi 20 años en que la derecha ha administrado la comuna.

¿POR QUÉ ES URGENTE DISPUTAR EL PODER MUNICIPAL EN VIÑA DEL MAR?

Alejandro apuntó en especial a la necesidad de contar con una nueva y renovada gestión local, que aborde con transparencia y democracia las preocupaciones de sus habitantes. “Hemos iniciado este desafío colectivo porque después de 17 años de una administración totalmente neoliberal, que se ha caracterizado por la corrupción, ha profundizado el nepotismo, y ha llevado a una herramienta fundamental para el desarrollo del territorio, un municipio, a una debacle total; ya no es sostenible”, indicó, manifestando además que “la pobreza en Viña del Mar se ha multiplicado estos últimos 17 años, por lo que tenemos problemas estructurales muy profundos que hay que resolver en términos sociales, políticos y humanos”.

Aguilera criticó, en ese sentido, que las principales preocupaciones del municipio estos últimos años han sido cosméticas, centrándose en el mantenimiento de áreas verdes acotadas y al servicio del rubro turístico o ubicadas en sectores socioeconómicamente altos en la ciudad, “pero que no es capaz de otorgar respuestas a las necesidades más básicas de sus habitantes”, como acceso universal a servicios básicos, o incluso a saldar la histórica deuda habitacional, que deja a Viña del Mar como la comuna con mayor cantidad de personas viviendo en campamentos.

En este sentido, es que comentó que la urgencia ahora está en escuchar las necesidades de la gente y poner a disposición de la ciudadanía las facultades del gobierno local, siendo “un canal abierto entre las comunidades organizadas, que sostienen la falta de política pública en el territorio”.

Para el militante de Convergencia Social, la corrupción y el ocultamiento de información financiera y administrativa relevante, que han afectado profundamente a la comuna desde el municipio, repercuten en otra deuda urgente: la transparencia y la comunicación. Es por esta razón que el candidato aseguró estar trabajando en una propuesta denominada el “Consejo de la Concejalía”, iniciativa que inició el candidato Robinson Delgado en Valparaíso, y que comprometerá no solo la permanente fiscalización de las acciones en su cargo, sino que además de construir colectivamente una agenda política y social que aborde las necesidades de los habitantes.

LOS TEMAS URGENTES

A raíz de lo anterior, es vital que una de las primeras medidas pueda esclarecer la situación financiera del municipio, detallando el uso del presupuesto en los últimos años, así como “la fiscalización y apertura de los libros que han estado permanentemente ocultos a la ciudadanía. Esta va a ser una de las acciones fundamentales de esta concejalía, la primera probablemente”.

Además, Aguilera mencionó la urgencia de contar con un Plan Regulador Comunal (PLADECO) completamente renovado, el cual ha sido modificado a través de seccionales, sin mayores intervenciones en concordancia con las demandas ciudadanas y abriéndole el paso a grandes empresas inmobiliarias: “El municipio ha dejado este Pladeco sin modificar por casi 19 años, posponiendo todo cambio estructural como el ordenamiento de la ciudad, retrasando las vías estructurales, paños de áreas verdes, equipamientos comunitarios; una situaciones que ha mostrado el sello de este municipio en estos años, al estar a disposición del gran capital financiero especulativo e inmobiliario que ha destruido esta ciudad y la calidad de vida de los viñamarinos”, condenó el candidato.

Es debido a esto que el dirigente sindical advirtió que “la concejalía tiene que volver a ese sello de vocación de servicio público. Nosotros no traemos las soluciones, no las vamos a inventar, sino que las vamos a recoger de los propios territorios, a través de la recomposición del tejido social con una permanente vocación de servicio público”

EL ROL DEL FRENTE AMPLIO Y EL IMPACTO DE LA ORGANIZACIÓN POLÍTICA

Luego de que el Frente Amplio se posicionara en Viña del Mar como la única fuerza política que se puso a disposición de la ciudadanía para la realización de primarias legales, Aguilera destacó la acción como “un compromiso con la democracia que no mostró ninguna otra coalición política en la comuna”. Sin embargo, resalta en la entrada del Frente Amplio a esta contienda política como “una oportunidad para poder desarticular y desarmar todo el andamiaje neoliberal que ha administrado la comuna por 17 años”.

Es durante este arduo proceso electoral, e incluso antes, en el ejercicio del Frente Amplio y Convergencia Social en la comuna, que Alejandro relevó que “cuando uno milita en un partido se pone a disposición de algo más colectivo. La pregunta importante que uno debiese hacerse es qué persigue ese colectivo, es ahí donde aparecen los intereses de clase. En el caso de la derecha, el objetivo es defender los intereses de sectores privilegiados, pero en nuestro caso es defender los intereses de las clases sociales más perjudicadas por este modelo, que es donde se inscribe CS y mi militancia”.

Alejandro concluye su reflexión señalando que “la política tiene que volver al sitio que le corresponde, que ancla las relaciones humanas a través del respeto, la dignidad, de reconocer en su valor humano al interlocutor político”, y destacando el 11 de abril como un hito relevante para “recuperar Viña del Mar y recuperar su municipio, para poner a disposición de las comunidades dolientes del territorio la política pública que tanto se anhela, de una vez por todas”.

Deja un comentario