Nacional

Convencionales electos firman compromiso constituyente por la educación sexual integral

Hasta ahora un grupo de 37 constituyentes -convocados por organizaciones promotoras de la ESI y por la diputada del Frente Amplio, Camila Rojas, se han comprometido a poner en el centro los derechos de niños y niñas para asegurar su acceso a educación sexual.

Un grupo de 37 constituyentes electos han respaldado el compromiso constitucional por la educación sexual integral, convocado por organizaciones que promueven la ESI y por la diputada Camila Rojas (Comunes), quienes han impulsado la iniciativa de una educación en afectividad, sexualidad y género desde la primera infancia.

“El derecho a la educación sexual integral ha sido reconocido como tal hace más de 10 años por el sistema universal de los derechos humanos”, explica el documento, donde se apunta a la actual Constitución como el “principal dique” que impide hacerlo efectivo en Chile.

“(Esta Constitución) ha permitido que el derecho preferente de los padres y madres a educar a sus hijos se asuma como exclusivo, y la libertad de enseñanza como derecho absoluto de los dueños de los establecimientos para hacer y deshacer”, continúa el texto, que concluye con el compromiso de “explorar las diversas fórmulas que permitan poner en el centro los derechos propios de niños y niñas, de manera de asegurar que todos y todas tengan acceso efectivo a una educación sexual integral”.

Hasta ahora han firmado 37 de los constituyentes electos, entre ellos representantes de Apruebo Dignidad, como la ex candidata presidencial Beatriz Sánchez, los abogados Bárbara Sepúlveda y Daniel Stingo. También algunos electos de la Lista del Apruebo, como la actriz Malucha Pinto y el ex dirigente estudiantil César Valenzuela; integrantes de La Lista del Pueblo, como las docentes Loreto Vallejos y Rossana Vidal, además de la periodista Patricia Politzer, de Independientes No Neutrales.

El compromiso constituyente por la educación sexual integral fue impulsado por la Asociación de Abogadas Feministas de Chile, ABOFEM; la Asociación Chilena de Protección de la Familia, APROFA; AIDS Healthcare Foundation Chile; el Círculo de Profesoras Feministas Amanda Labarca; la Corporación Miles, la Red Docente Feminista, REDOFEM, la Red de Profesoras y Profesores de Filosofía, REPROFICH, y por la diputada del Partido Comunes, Camila Rojas.

“El año pasado intentamos avanzar en esta materia, presentamos un proyecto y se rechazó por falta de quórum, pese a obtener la mayoría de votos. Este año presentaremos un nuevo proyecto y, por lo mismo, contar con el respaldo de quienes escribirán la nueva Constitución es clave”, explica la diputada Camila Rojas.

PREVENIR Y EDUCAR

«La educación sexual integral es un tipo de derecho sexual y reproductivo y su importancia radica, principalmente, en que de ella deviene, por ejemplo, el conocimiento y la tolerancia respecto de la diversidad sexual o de la posición de límites particularmente en niñas, niños y adolescentes al reconocer cuando existe algún tipo de violencia sexual”, dice Javiera Canales, abogada y directora ejecutiva de Corporación Miles.

“La nueva Constitución debe tener también una perspectiva de infancia, reconociendo que es un derecho de los niñas, niños y adolescentes tener la mayor cantidad de información posible para tomar decisiones adecuadas, libres y evitar situaciones de riesgo», agrega.

Andrea Jara, representante del Círculo de Profesoras Amanda Labarca apunta a la necesidad de ampliar el foco, más allá de la biología, “desde los propios derechos sexuales y reproductivos, entregando poder y conciencia a las nuevas ciudadanías”.

“Una ley de educación integral de la sexualidad es una deuda histórica de nuestro país. En la construcción de la nueva Constitución tiene que ser un aspecto fundamental porque es lo único que garantiza que todas las personas puedan, sin distinción, acceder a información que les permita tomar decisiones sobre sus vidas”, agrega Débora Solis, de APROFA.

“Frente a la posibilidad de diseñar un Chile más diverso e inclusivo, la Educación Sexual Integral es una demanda que debe ser abordada. No sólo como prevención a las infecciones de transmisión sexual o del VIH, sino como parte del derecho a la educación en su concepción más amplia. No dejemos que sea la pornografía quien “educa” en estas temáticas. Hay una mayoría que está de acuerdo en la necesidad de la educación sexual desde una temprana edad, hay que avanzar en lograr los consensos necesarios para que esa voluntad se materialice en la nueva Constitución”, concluye Leonardo Arenas de AHF Chile.


Deja un comentario