Opinión

[OPINION] La incómoda lista de los independientes (Daniela Carrillo)

La emergencia de los independientes en la política chilena es un síntoma de un mal mayor y que tiene relación con el rechazo manifiesto de la ciudadanía hacia los partidos. La sociedad desea autorrepresentarse y podría elegir a un independiente antineoliberal como su abanderado presidencial.

LA IRRUPCIÓN DE LOS INDEPENDIENTES

Fabiola Campillai acaba de anunciar su candidatura senatorial en las próximas elecciones de noviembre. Desea competir con un cupo de independiente en la Lista del Pueblo (LDP) y exige a los parlamentarios ir en una lista de independientes, tal como ocurrió en la Convención Constitucional. Sin embargo, hasta ahora, ello no será posible. La razón es muy simple: el sistema político y especialmente algunos partidos, se niegan a legislar y, con ello, invalidan la posible existencia de listas de independientes.

La razón para tal terquedad es simple: podrían los partidos políticos perder escaños en el próximo Congreso y los gobiernos regionales. Vale decir, los independientes se ven como una amenaza para los partidos tradicionales. Los desgastados partidos no logran entender que incluir a diferentes mundos de independientes, que se expresan fuera de los partidos y que tienen presencia territorial, robustece la democracia en el país y ensancha la participación política.

La emergencia de los independientes en la política chilena es un síntoma de un mal mayor y que tiene relación con el rechazo manifiesto de la ciudadanía hacia los partidos y su forma de gestionar la política. Su verticalidad en las decisiones, la poca tolerancia a la diversidad de opiniones y el castigo al disenso tiene a los partidos políticos sumidos en una dura crisis.

Pero eso no es todo. Tal vez lo más relevante es que se niegan a construir y transformar la realidad desde los territorios con sus diversas actorías. Se han quedado atrapados en la superestructura del poder, perdiendo todo contacto con los votantes y sus comunidades. Esto ha significado una creciente presencia de los independientes en las últimas elecciones. En el año 2017, fecha de la última elección de diputados y diputadas, un 23% de los candidatos que aparecieron en la papeleta electoral se postuló como independiente.

En la Convención Constitucional esta tendencia se profundizó. De un total de 1191 candidatas o candidatos que llegaron a la papeleta electoral, un 60% se declaró independiente. Algunos aparecieron entre listas. Otros como independiente dentro de pacto o fuera de pacto. Sea como sea, hay un dato no menor que impacta. En todos los distritos tuvieron presencia los independientes.  Por lo tanto, los militantes de partidos quedaron en minoría y alcanzaron solo el 40% del total de candidatos que se presentaron. Algo inédito si lo comparamos con elecciones realizadas hace una década atrás, en que los partidos políticos incidían y designaban a dedo, en la opacidad de los pasillos del poder, a casi todos los candidatos y candidatas que se presentaban en sus listas.

EL MAPA DE LOS INDEPENDIENTES

En Territorios en Red, al menos identificamos cuatro mundos, donde los independientes se han organizado desde hace bastante tiempo, incluso años. Un primer mundo corresponde a los sectores municipalistas que han logrado cierta soberanía territorial, y han elegido alcaldes y alcaldesas, así como concejales y concejalas, y enfrentan los desafíos por un buen vivir junto a los territorios (en la Región de Valparaíso, se pueden citar los casos de Valparaíso, San Antonio y Villa Alemana). El dato duro de la irrupción de los independientes a nivel de gobierno local es que al menos existen 106 alcaldías que provienen del mundo independiente.

Otro mundo que se considera independiente es el de los pueblos originarios o las primeras naciones. Dicho espacio ancestral exige al Estado de Chile y sus instituciones más fundamentales legítimas demandas de soberanía territorial, reconocimiento constitucional y autonomía de su vida plena en sus comunidades.

Un tercer mundo tiene relación con los movimientos sociales y ambientales que vienen trabajando hace años por la defensa de los recursos más vitales de la naturaleza, como el agua, los bosques, los ríos y los santuarios naturales. Este mundo también ha defendido históricamente a quienes viven en las zonas de sacrificios y se opone a todo tipo de contaminación, erosión y abuso de parte de los grupos económicos que explotan y maltratan los territorios y sus habitantes.

Un cuarto mundo proviene de los sectores populares, en que muchas veces habitan personas precarizadas y carenciadas, que resisten como pueden los embates de un modelo neoliberal que ha privatizado la vida cotidiana de las comunidades y que durante la pandemia los ha dejado en su total indefensión.

LA CARRERA PRESIDENCIAL SIGUE ABIERTA

Para algunos, la carrera presidencial está determinada sólo por tres candidaturas (todas reformistas, moderadas o de centro derecha) que se presentan en el escenario actual. En Territorios en Red, por el contrario, consideramos que la elección presidencial sigue abierta y podría tomar una inusitada ruta, absolutamente alejada de los partidos. La sociedad desea autorrepresentarse y podría elegir a un independiente antineoliberal como su abanderado presidencial.

A pesar de lo complejo, heterogéneo e irruptivo que resulta el mapa de los independientes, en aquella diversidad se esconde precisamente todo su poder transformador e incluso destituyente-constituyente que, sin duda alguna, cruza el escenario político actual en el país. Pero hay que dejar algo en claro: no es cualquier independiente, sino aquel independiente que se propone en lo posible superar el actual modelo neoliberal imperante. Otras candidaturas y actorías que se someten a los dictámenes del mercado y sus lógicas neoliberales, aunque aparezcan con ropaje de independientes, en definitiva, son financiadas y apoyadas por los poderes económicos y la élite gobernante.

UNA FUERZA DE MAYORÍA CON INDEPENDIENTES

Quién sea capaz de construir una fuerza de mayoría -en cuyo caso, los independientes tengan un rol fundamental y que en la actual coyuntura no se sienten interpretados por los partidos políticos clásicos y las candidaturas en curso- podría eventualmente llegar a La Moneda obteniendo, en este caso, el gobierno nacional. Tal vez no es una situación que podría ocurrir inmediatamente; sin embargo, puede ser el origen de una irrupción de soberanía popular pocas veces vista en el país.

NUEVA CONSTITUCIÓN Y RENUNCIA DEL PRESIDENTE

Aunque para algunos la propuesta de levantar una candidatura presidencial independiente, que reúna variadas actorías, no les parece viable, sobre todo por un cálculo electoral pequeño, deben abrirse a la posibilidad cierta que el gobierno de noviembre tenga un mandato breve (la mitad del actual o algo similar) y que culmine con la escritura de la nueva Constitución y el plebiscito de salida.

En tal escenario, todas las autoridades elegidas debieran renunciar, incluida la primera autoridad del país (o como se llame en la nueva Constitución) para dar paso a la renovación de todas las autoridades elegidas. En tal escenario, los independientes deberían organizarse y ser un factor esencial en la irrupción definitiva de esta multitud cíclope que partió por saltar el torniquete y culminó entrando a la Convención Constitucional, aunque nunca fue invitada por el poder político constituido.

Daniela Carrillo
Vocera
Territorios en Red Valparaíso


Categories: Opinión

Tagged as: , ,

Deja un comentario