Regional

Faenas de ESVAL arrasan con bosque nativo de Parque La Reserva

Municipalidad de Villa Alemana presentó reclamo ante la sanitaria y denunció el hecho a CONAF y la Dirección General de Aguas.

Hace tan sólo unos días, el quillay (quillaja saponaria) hacía noticia en el mundo por su uso en la elaboración de una vacuna contra el COVID-19. Hoy lo hace en lo local, pero por su lamentable destrucción.

Una empresa subcontratista de ESVAL intervino con maquinaria pesada el Parque La Reserva, arrasando no tan sólo con la especie, sino también con otros ejemplares de bosque nativo y una quebrada, exponiendo a la flora y fauna originaria del lugar, pulmón verde inaugurado este año por la Municipalidad de Villa Alemana.

La alcaldesa Javiera Toledo explicó que la sanitaria, a través de su empresa contratista, junto con provocar daños en la quebrada, incurrió en otras dos infracciones: daño al bosque nativo, en este caso boldo y litre, protegidos por el Decreto Supremo 701; y daño al quillay, especie protegida por el Decreto Supremo 366/44.

“Cada vez que ESVAL interviene por un trabajo, siempre agranda el problema, en esta ocasión en un parque donde hay flora y fauna nativa de Villa Alemana. Condenamos lo sucedido, no vamos a permitir que se haga un mal manejo de nuestros árboles e ingresar sin avisar a un recinto municipal. Parece que para ESVAL no hay gota que rebase el vaso del mal trabajo”, declaró la alcaldesa.

LOS HECHOS

“El contratista de la empresa ESVAL hizo ingreso al recinto señalado (Parque La Reserva) sin aviso previo, alegando que se debía al arreglo de una fuga en el acueducto Las Vegas”, expone el oficio presentado por el Municipio.

La concesionaria habría declarado que hizo uso de un derecho de servidumbre que la sanitaria registra en el sector. No obstante, Alejandro Vives, Director de Medio Ambiente de la Municipalidad de Villa Alemana, explicó que no se justifica el uso de maquinaria pesada, pues el acueducto se encontraba a tan sólo 40 centímetros de profundidad.

El paso de la excavadora generó un hecho disruptivo e intervino un bosque cuya conservación y crecimiento ha tomado más de 70 años. En el caso del quillay, puntualizó Vives, “ese árbol batalló todos estos años para poder llegar a su altura, a sus condiciones y entregar beneficios ecosistémicos; y su intervención, podríamos decir que generó más de 16 daños, dentro de eso podemos hablar de la captación de CO2, la liberación de oxígeno, la captación de distintos contaminantes. También funciona como biombo para material particulado”.

El quillay es una especie endémica de la zona central del país, parte del bosque esclerófilo, y puede llegar a medir hasta 20 metros de altura. Cualquier intervención de este árbol debe estar autorizada por el Servicio Agrícola y Ganadero, SAG.

Las moléculas de saponina obtenidas de esta especie se utilizan para fabricar el adyuvante de la vacuna contra el Covid-19, sustancia que refuerza el sistema inmunitario.

El Parque La Reserva, cuenta con 45 hectáreas destinadas a la preservación de un completo ecosistema, su bosque lo componen más de 60 especies nativas.

Junto al reclamo a ESVAL, el Municipio presentó las respectivas denuncias en CONAF y la Dirección General de Aguas.

Categorías:Regional

Etiquetado como:,

Deja un comentario