[OPINION] 5 miradas sobre el tren que no fue (Daniela Carrillo Arriagada)

El centralismo de Santiago volvió a operar como casi siempre lo hace en las decisiones importantes del país. Aunque en la capital de Chile existan formidable autopistas -una enorme ampliación del aeropuerto, un metro que crece por toda la ciudad- en las regiones la precariedad vial y de obras importantes simplemente no se concretan.

EL TREN QUE NO FUE

Aún nos recordamos el anuncio del Presidente de República, Gabriel Boric en el mensaje del 1 de junio pasado, dónde prometió un tren que uniría Valparaíso con Santiago. Inmediatamente pensamos en la conexión de la ciudad puerto con la capital y de paso conectar puntos intermedios en Casablanca y posteriormente hacia San Antonio. Ello ayudaría a descongestionar la cargada Ruta 68 y atraería el turismo necesario. Incluso se habló de pasajeros de día y carga por la noche.

Todo parecería concordar y algunas personas nos ilusionamos que el proyecto del tren rápido al estilo europeo. Para definirlo en pocas letras, sería nuestro propio Euro-tren, de alta velocidad. En Casablanca, una zona turística por excelencia, la esperanza rondó  el entusiasmo para ofrecer al turista la gastronomía de la zona  y desarrollar aún más el polo vitivinícola. Lamentablemente en Valparaíso y Casablanca, una vez más será recordado como el tren que no fue.

TREN SANTIAGO – BATUCO – LIMACHE

Dicha promesa pasó al olvido y ahora el tramo es diferente y fácilmente podría llamarse el Tren Santiago – Batuco- Limache y sus posteriores extensiones, que se anunciaba hace exactamente un año atrás, por el gobierno anterior, como parte de un programa de 15 nuevos trenes. El programa en enero de 2022, se llamaba “Chile sobre rieles” y el actual “Trenes para Chile”. Sin embargo, el tramo es el mismo y nace en Quinta Normal y se extiende hacia Batuco con 8 estaciones. O sea, nada nuevo que anunciar.

Me parece bien por las localidades del interior de la región y su conectividad. Pero no fue lo prometido y tampoco lo soñado. Incluso la estatal EFE, ofrece un servicio llamado “Tren del Recuerdo” que parte en Estación Central y termina en Limache, pasando por el humedal de Batuco, Til-til y Llay-Llay. En tal escenario vale la pena preguntarse: ¿Cuál es la verdadera innovación del llamado Tren Viña del Mar- Santiago?

DUDAS RAZONABLES: AÑO DE FUNCIONAMIENTO Y TIEMPO DE VIAJE

Los expertos en transporte terrestre tienen serias dudas, respecto del año en que el tren esté supuestamente en funcionamiento. A pesar de utilizar la infraestructura existente y por tanto, en el papel resulte fácil, la viabilidad del tramo y su uso pleno hace pensar que el año 2030 se queda corto. (Estudio integral, licitación y operatividad) Los tiempos simplemente no dan.

Otra controversia es la demora del viaje. El gobierno anuncia que será de una 1 hora y 30 minutos. Varios expertos consideran que ello no será posible. El tramo de 172 kilómetros, resulta bastante largo y por la propia geografía (Cuestas y cerros) y las estaciones existentes, es imposible unir en 1.5 horas, Quinta Normal con Viña del Mar.

SANTIAGO: CENTRALISMO DE SIEMPRE

El centralismo de Santiago volvió a operar como casi siempre lo hace en las decisiones importantes del país. Todo se resolvió en la capital de Chile. Las autoridades regionales no fueron anunciadas siquiera. De la participación ni hablar. Algunos declararon que “se enteraron por la prensa” y el propio Seremi de Obras Públicas de la región de Valparaíso, no fue ni consultado.

Un triste espectáculo para un gobierno que se declara amante de las regiones y dice estar jugado por la descentralización del país. En Santiago se decidió que el tramo directo Valparaíso – Santiago era demasiado caro y punto. Aunque en la capital de Chile, existan formidable autopistas;  una enorme ampliación del aeropuerto; un metro que crece por toda la ciudad, en las regiones la precariedad vial y de obras importantes simplemente no se concretan.

Por el contrario, en Valparaíso, tenemos un Merval con estaciones pequeñas y andenes diminutos. Ni hablar de las estaciones al aire libre, sin abrigo suficiente para la lluvia y refugio para el calor. Esa es la realidad cuando comparamos el Metro de Santiago y el Merval de Valparaíso. Ni la ley espejo ayudó a cerrar la brecha vial entre Santiago y la región de Valparaíso.

Por otra parte, el proyecto de un aeropuerto para la región simplemente se esfumó. Me imagino que fue producto de las mismas decisiones centralistas de los gobiernos que todo lo construyen en Santiago y las migajas terminan en las regiones que siguen postergadas.

¿VALPARAÍSO OLVIDADO?

Cuesta creer que Valparaíso siga olvidado. Pero la realidad es más fuerte que las promesas. Si uno ojea los planes del MOP (2010) y que proyectaban obras viales al año 2020, se supone que deberían estar construidos al menos: un Túnel Ferroviario Chile- Argentina; la Ruta 60 CH con 6 pistas; la expansión de una tercera vía por ambos sentidos de la Ruta 68; el Metro Tren Valparaíso- Concón; un enorme desarrollo portuario en la zona de Yolanda y San Mateo. Además de un Terminal de Cruceros, para Valparaíso. Nada de eso se construyó. Ni pensar en el Corredor bioceánico y la conexión con Argentina y Brasil.

Tal vez el nuevo anuncio del Tren Quinta Normal- El Salto jamás se concrete en toda su extensión, no al menos como lo anunciaron las autoridades y termine en una tren interior Quinta Normal- Limache, sobre una ruta férrea ya construida y probada. Por ahora el tren de alta velocidad que muchos soñamos, no fue nada más que una dulce ilusión.

Daniela Carrillo Arriagada
Excandidata a CORE por los territorios de Valparaíso y Casablanca
Panelista de FTV

Categorías:Sin categoría

Etiquetado como:,

Deja un comentario