[OPINION] Un Frente Amplio igual sin cambios políticos (por Pablo Varas)

Luego del pacto/acuerdo de los militares con la Concertación el parlamento fue un elefante blanco. Podrán decir en su defensa los diputados y senadores que en esos tiempos existía el binominal y que habían designados, impecable obra constitucional de Jaime Guzmán. Pero no se rebelaron los elegidos binominales, todo era tácito. Por años vivían algo así como de la casa al trabajo y de allí a mirar la hora de salida.

Por años caminaron sin levantar la voz como si no quisieran que nadie despierte, sólo lo hacían en periodos eleccionarios para pedir el voto. No se atrevieron a manifestar absolutamente un gesto de rebeldía que algo les habría ayudado a sostener la poca dignidad con la que se vestían… el miedo y el conformismo los embargó.

Sostienen los comunistas en la voz de Karol Cariola, que gracias al “sacrificio” de ingresar y estar en la ex Nueva Mayoría logró ser cambiado el sistema binominal, que posibilitó el ingreso al parlamento del Frente Amplio, y que sin ellos todo posiblemente habría seguido igual electoralmente hablando en Chile. Cabe hacer notar que los tres primeros parlamentarios comunistas ingresaron al Poder Legislativo luego que la Concertación examinó las muestras de conducta que desde 1990 había dado el PC, y entonces les cedieron tres lugares. También está el cupo/regalo de Giorgio Jackson, pero eso fue un capricho presidencial y también otra historia.

Conocimos en el congreso todo un juego de dinero/boletas/facturas entre políticos y los empresarios, todos en una danza que se mantiene en el silencio bajo la sombra que da la impunidad y los pactos de oscuridad. Nadie hace ruido para que la ciudadanía no los olvide y puedan quedar sin trabajo. Allí cayó el telón de la más podrida tragedia. Todos alegando inocencia, caminando a los tribunales mientras las suegras, esposas, hijos, secretarias reconocían sus mentoras y por nada habían escrito.

Las pesqueras y banqueros, Ponce Lerou, Patricio Contesse, Penta, todo un cartel comprando y vendiendo. Pagando arriendos, viajes, hoteles, cartas compromisos, pedazos/párrafos enteros de leyes escritas por los mecenas para que fuesen incluidas en alguna ley, como la de pesca o las Isapres; todo era válido. Toda una lista de curso en liquidación.

Hace un año, cuando el Frente Amplio irrumpe en la escena parlamentaria, todos los que por años de forma consciente y consecuente levantaron candidatos a todo, intentos presidenciales incluso, creyeron se rompería aquel embrujo que todo se hacía en “la medida de lo posible” y la “política de los acuerdos”, porque así fue realmente practicada durante más de dos décadas. Se esperaba que más allá de andar sin corbata alguno hubiera pedido prestado algo de Palestro para colocar algunos detalles en acta y levantara la voz.

Llegaron los del Frente Amplio y qué…poco.

De la ruidosa calle al parlamento para ser absorbidos por la institucionalidad pinochetista/guzmán postdictadura en un país sin transición. Confusos en visión internacional con las condenas gratuitas a Cuba o Venezuela para alegrar al Mercurio y Kast, sustentada en un purismo que desconoce la historia verde oliva y los años de los tiempos fríos cuando los yanquis intentaban Playa Girón y mataban en Vietnam.

No llegó la nueva forma de hacer política, cayeron en los mismos y viejos vicios que ya son inventario nacional. Amiguismo como de cuarto medio preparando el paseo de fin de año. Zancadillas y pasadas de cuchillos sin cloroformo con público presente y aplaudiendo. Ni pasos nuevos ni camino nuevo, el mismo empedrado desde los 90.

Chile es en la actualidad un listado de problemas serios y profundos que no se han resuelto. Han sido las victimas que los han instalado en el escenario político nacional. Los frenteamplistas fueron los que llevaron la educación al sitial del olimpo, y ahora ellos, cuando les llega su hora de algo hacer, de jugar al Prometeo, el fuego tiene el sepia del abandono.

Colocarse del lado como defensores del UDI Urrutia como lo hiciera el diputado Renato Garín (RD) y Wlado Mirosevic (PL), que agredió con insultos a los ex presos políticos/desaparecidos/ejecutados durante la dictadura, quedó en evidencia la nula sensibilidad frente a la dura memoria con la que transita la patria y que sostienen los que se enfrentaron el oprobio en esos tiempos de plomo y dolor.

Cuando Chile necesita explicaciones de las autoridades piñeristas, como lo que sucede en el crimen de Camilo Catrillanca, no están los votos en el parlamento de algunos FA. Toda una vergüenza cuando hay un país golpeado y con toda una región llorando su muerto. Ninguno sale y levanta la voz, o se coloca frente a La Moneda con la bandera mapuche, nadie de ustedes. Quedemos entonces que no están los rebeldes, ya se hicieron caducos.

La calle que convocada sola, sale denunciando al terrorismo de Estado desatado en las tierras de esos que estaban desde siempre. Así no son los asuntos, por ese lado no van los tiros. Guardar silencio es casi como colocarse al lado de la criminalidad. Aún quedan en la memoria y existen los que no pasaron por el lado de las agresiones, los que cobraron a sus compañeros y los guardan para seguir sosteniendo que es posible, que no todo está perdido.

La nueva generación parlamentaria no ha ganado nada, sólo la batalla que los llevó al parlamento. Pero eso es poco, no da la altura del liderazgo imprescindible que necesita el ahora cuando queda en evidencia la absoluta inoperancia y fracaso del bloque UDI/RN/EVOPOLIS/PIÑERA que será sencillamente un periodo de la historia donde nada se alcanzará.

Los agoreros del desarrollo no tocarán las puertas de los pobres y de los que se encuentran aún más abajo. Las pensiones miserables que se mantienen cuando la vida se les acaba a la tercera edad. La mercantilización de la salud: una para ricos y la de los pobres. Las elevadas cifras de la desigualdad entre los chilenos.

Nacieron de la élite y con miedo a la plaza pública, lejos de lo popular sin conocer un pliego de peticiones.

No hay duda que desde el FA nacerá un referente que será la continuación de lo ya conocido con la ex Nueva Mayoría. Primará esa mirada débil de los pincelazos al modelo, dado que para sentar las bases de algo diferente se requiere -necesariamente- conocer con quién se transita, cómo se acumula fuerza y cómo se perfila el futuro.

No sería creíble para cambios serios un bloque con los mismos que poco y nada alcanzaron en sus gobiernos, con esos que entregaron la educación a los banqueros, los que corrieron para salvar a Pinochet en Londres. Los que durante sus periodos asesinaron a Mendoza Collio, Alex Lemuy, Rodrigo Melinao, Matías Catrileo, José Huenante, actualmente detenido desaparecido.

La izquierda y las expresiones populares, pescadores artesanales, maestros y funcionarios no logran estar representados consecuentemente en el parlamento. En el FA hay votos del pueblo es cierto, algunos aburridos de la Nueva Mayoría, pero también de la élite que aún no logran convencer que lo fundamental es el poder. Hay que instalarse entre los que ganan menos de $ 300.000.

Siempre en política los tiempos son los de ayer, es por eso que se mantienen las expectativas para que se levante un proyecto popular, amplio y con más de historia. La izquierda aprendió la lección y conoce perfectamente cuál su espacio, su proyecto y con quien recorrerlo. No son los nuevos arrogantes los que dictan y colocan las urgencias, esas ya están desde mucho antes. La invitación será siempre a la apertura de las grandes alamedas, y ser realista para pedir lo imposible es una buena frase.

Opinion_PabloVaras

Anuncios

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s