Pacientes logran su reinserción gracias a terapia ocupacional en Hospital Dr. Gustavo Fricke

Ya sea por lesiones de origen traumático, como fracturas o amputaciones, o por patologías neurológicas como los accidentes cerebro vasculares, una treintena de pacientes de la red del Servicio de Salud Viña del Mar Quillota recibe diariamente terapia ocupacional, una de las especialidades de la Unidad de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Dr. Gustavo Fricke.

Tita Aguilera, jefa de Unidad de Medicina Física y Rehabilitación explica que muchos pacientes vienen desde Quintero o Quilpué como centro de derivación. La terapia ocupacional es “parte del equipo interdisciplinario de rehabilitación, trabaja muy en conjunto con la labor que desarrolla el kinesiólogo y el fonoaudiólogo. El terapeuta ocupacional busca dar un sentido al movimiento, que el paciente vuelva a ser autovalente, y si por algún trastorno motor no lo logra por sí solo, realiza adaptaciones para que sí logre esa independencia a nivel de sus actividades de vida diaria y actividades laborales. Habla de la reinserción, tanto familiar como social, y laboral, complementa la labor en este objetivo terapéutico que es favorecer la funcionalidad del usuario, y por ende, la calidad de vida”, explica.

La terapeuta Melissa Vera explica que además de pacientes con lesiones traumáticas o patologías neurológicas, también trabaja con pacientes pediátricos, quemaduras, controles de cicatrices evaluaciones y tratamientos. Esto se complementa también con el trabajo que se desarrolla con los pacientes hospitalizados, donde destaca el trabajo en la Unidad de Paciente Crítico (UPC).

Evelyn Monsalve, enfermera supervisora de la UPC Adulto, explica que los especialistas utilizan tanto órtesis (aparatos) como ejercicios para favorecer la reincorporación del paciente a su rutina. “El rol del terapeuta ocupacional es muy importante, sobre todo por los pacientes que están secuelados porque pasan mucho tiempo en la hospitalización y tienen mucha disminución de su masa corporal, de la movilidad, tanto en motricidad fina como gruesa. Salen en mejores condiciones para reincorporase a su vida cotidiana, porque sin esta terapia, saldrían más postrados, con menos movilidad, con menos motricidad”, agrega la enfermera.

En palabras de Melissa Vera, la tarea es “que la persona, aunque haya sufrido un accidente cerebrovascular, una fractura o una lesión física,  pueda reincorporarse a  sus actividades escolares, laborales, o en todos sus contextos de participación. Se le da un sello y motivación extra a la persona, que las mismas cosas que nacían de su interés las puedan volver a retomar, entonces aportamos desde el punto de vista físico pero también psicológico y emocional a través de actividades terapéuticas”.

terapia ocupacional 3UNA RECUPERACIÓN EXITOSA

Jeanette Carmona, de Viña del Mar, sufrió un choque automovilístico que terminó con fracturas expuestas en su muñeca y dedo pulgar derecho: “Yo venía con tutores externos, fierros, era impresionante como me veían todos y claro, empecé la terapia de ese modo”. Hoy, tras un año de mucha constancia, la terapia ocupacional tuvo sus resultados: “La verdad yo creo que recuperar una mano que estaba muerta. Yo en un momento no supe la gravedad de mi accidente pero al pasar el tiempo me he ido dando cuenta que la mano se salvó acá, porque estaban todas las partes blandas y los huesos rotos, entonces unirlos y hacerlos funcionar fue gracias a la terapia, nada más, porque recién estoy haciendo ejercicio y antes de eso fue todo manual – la terapeuta me movía los dedos, y volvían a estar tiesos y me lo volvía a mover, hasta que ahora yo misma soy capaz de moverlo sola”, cuenta con orgullo.

Otra paciente, Hilda Olivares, técnico paramédico del propio hospital Dr. Gustavo Fricke, sufrió la lesión “dedo en gatillo” en el pulgar derecho, lo que significó una operación y una cicatriz que  le hicieron perder movilidad. Lentamente, ha ido recuperando el movimiento y ya se reincorporó a su trabajo. “Para mí ha sido maravilloso, afirma, porque me ha permitido la funcionalidad de mi mano en general. Porque el hecho de tener un dedo inutilizado es como tener toda la mano, entonces la idea de los ejercicios es tratar de que yo vuelva a hacer mis funciones en forma normal, lo cual se va logrando no inmediatamente, sino en un periodo de tiempo. Dentro de todo, la terapia ocupacional también incluye el ámbito social, cognitivo, y la parte de la función, entonces mientras uno ejercita, conversa y se forma un ambiente muy agradable”.

Anuncios

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s