[EDITORIAL] La derecha chilena y su ADN golpista

La maniobra imperialista para derrocar al presidente constitucional de Venezuela Nicolás Maduro, viene –entre otras cosas- a recordarnos que la derecha chilena que propició el golpe de Estado en Chile y luego se instaló a gobernar con los militares golpistas, como cómplices activos de los horrores que implicó esa dictadura, tiene en su ADN la vocación golpista, su hipocresía con las reglas democráticas y su desprecio por los derechos humanos.

Resulta indignante escuchar el desfile de declaraciones en favor de la democracia en Venezuela que los voceros de los diversos partidos de derecha en Chile repiten con insistencia y que los medios de comunicación de su propiedad replican con grandes titulares. No se trata de una posición de un sector extremo como el que representa Kast. Es el conjunto de la derecha que sale a apoyar el golpe de Estado en Venezuela, con el guaripola circense de Sebastián Piñera a la cabeza.

A pocos días de concretarse la maniobra de Trump en Cúcuta, con toda la evidencia que, gracias a las redes sociales, tenemos sobre los verdaderos intereses que mueven al gobierno de EE.UU. y sus lacayos. Cuando sabemos quién es Guaidó. Cuando conocemos del robo perpetrado por el propio Trump de los dineros de Venezuela y el bloqueo impuesto para ahogar la economía del gobierno bolivariano y ahondar la crisis económica que afecta profundamente la vida del pueblo venezolano. Cuando tenemos la información necesaria para concluir que dicho país se enfrenta a los mismos poderes y criminales que enfrentó el gobierno de la Unidad popular en Chile. Cuando todo eso es innegable, argumentar desde la defensa de la democracia, es un insulto a la inteligencia y a la decencia más elemental.

La salida pactada por la Concertación y la derecha que dio origen a esta seudo democracia que tenemos en Chile, no solo trajo como consecuencia la continuidad y profundización del modelo neoliberal, con todas las injusticias e iniquidades que le son propias; sino que, además, sirvió como lavado de imagen de esta derecha esencialmente antidemocrática y golpista. Desde esa legitimación otorgada por los progres de la política nacional, los golpistas hacen gárgaras con la palabra democracia.

Siempre los momentos críticos que enfrentan los pueblos dejan a la intemperie las posiciones valóricas, las consistencias ideológicas y los intereses e intenciones de los actores políticos.

Lo que pase en Venezuela no nos es ajeno. Y eso lo sabe cualquiera que esté relacionado al tema del poder. Por lo mismo, los posicionamientos son claros e ilustrativos de quién es quién en el escenario político nacional e internacional.

En ese contexto, las dirigencias de los partidos de la ex Nueva Mayoría (excepto los comunistas), han salido rápidamente a calificar de dictadura al gobierno constitucional de Venezuela y a reconocer al autoproclamado Guaidó como lnterlocutor válido. De la Democracia Cristiana no nos sorprenden; oficialmente respaldaron el golpe en Chile en 1973. Pero de los socialistas, radicales y el PPD, todos miembros de la Internacional Socialista, se esperaba un mínimo de dignidad. Ciertamente su conversión alcanzó niveles repugnantes.

Más patético aún resultan las declaraciones de los parlamentarios de Revolución Democrática y del Autonomista Gabriel Boric, quienes se sumaron al libreto pauteado por el imperialismo yanqui, en relación a declarar a Maduro como un dictador. Todo esto, ante la indefinición del Frente Amplio en materia internacional y la invisibilidad de quienes dentro del conglomerado tienen una posición de apoyo al proceso bolivariano de Venezuela.

Ver coincidir a los dirigentes de la derecha golpista, con los democristianos, con los hijos de la Internacional Socialista y con la mayoría de los parlamentarios del Frente Amplio (hay quienes han guardado un silencio cómplice), nos debe hacer reflexionar con quiénes podemos contar para los procesos de cambios radicales que requiere el país y, sobre todo, para la defensa de los cambios que pudieran lograrse.

Anuncios

Un comentario sobre “[EDITORIAL] La derecha chilena y su ADN golpista

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s