[OPINION] Asesinato en el río Claro: Carabineros actuando como en dictadura (por Gato Dequinta)

Carabineros continúa actuando como si siguiera viviendo en dictadura. Además, de llenarse los bolsillos con el dinero de todos los chilenos en el vergonzoso caso “Pacogate”, sus procedimientos policiales no han cambiando nada y continúa con una serie de chilenos “muertos en extrañas circunstancias”.

El más reciente caso es el de Isaac Escanilla San Martín, de 38 años, cuyo cuerpo fue encontrado en el estero, con un balazo por la espalda.

IMG_2480Según investigó la Fiscalía, el autor de la muerte de este chileno es un teniente de Carabineros de la Cuarta Comisaría de Talca, identificado como Hardy Niklas, que, al ver que Escanilla escapó de un control policial, persiguió a la víctima en su moto institucional hasta la orilla de un estero y le disparó al menos ocho tiros, según testigos, uno de los cuales lo mató.

La misma investigación estableció que el carabinero, en vez de dar cuenta a sus superiores de lo ocurrido, volvió a su unidad policial esa noche y escribió en el libro de novedades esa noche: “Sin novedad”. Es decir, había disparado al menos ocho tiros y había matado a una persona y escribió ¡sin novedad! Peor aún, como tenía que dar cuenta de las municiones utilizadas, él las reemplazó de su propio bolsillo, dice la fiscalía.

Diez días después, el cuerpo de la víctima fue encontrado flotando en un estero cercano al río Claro. La investigación llegó hasta el oficial, quien, encarado a contar lo sucedido, argumentó que el arma se le había disparado “accidentalmente”. (No dijo cómo se podían disparar “accidentalmente” ocho tiros). La fiscalía probó la posibilidad de que se disparara un tiro de la pistola del policía, arrojándola al suelo en cinco ocasiones diferentes, pero el arma nunca se disparó accidentalmente. Fue formalizado por homicidio y dado de baja junto con un cómplice de la institución, que supo de lo ocurrido y no dio cuenta de ello.

Todo lo ocurrido es igual a lo que hacía Carabineros y la CNI en dictadura.  Mataban a una persona y luego decían que era un “extremista”, o que hubo un “enfrentamiento” o que fue un “accidente”, ocultaban las evidencias, alteraban el sitio del suceso, le ponían una pistola a la víctima, etc., etc. y el autor del homicidio se quedaba riendo.

Pero hoy estamos en democracia –semidemocracia, democracia penca, democracia incompleta, llámela como quiera– pero hoy se puede llegar a saber, finalmente, la verdad.

CASO HUENANTE Y OTROS

El caso de Isaac Escanilla sólo se pudo resolver porque apareció su cuerpo flotando cerca del río Claro. Entonces, Carabineros se vio obligado a reconocer lo sucedido.

Por ello,  ojalá que esto que sucedió con el asesinato de Isaac Escanilla se aplicara también a otros casos en que las víctimas fueron detenidas por personal de Carabineros y aún no aparecen, presumiéndose con mucha certeza que también fueron asesinados.

Tal es el caso del joven mapuche José Huenante, de 15 años, detenido desaparecido en democracia luego de haber sido aprehendido por una patrulla de Carabineros en Puerto Montt el 3 de setiembre del 2005. En esta situación, los policías ni siquiera han reconocido haber detenido a Huenante.

Otro caso parecido es el de José Vergara, detenido desaparecido por Carabineros en Alto Hospicio el 13 de septiembre del 2015. En este caso, los carabineros tuvieron que reconocer la detención, debido a que se comprobó que alteraron el libro de novedades. Pero tampoco han dicho qué hicieron con el cuerpo de Vergara. Sólo fueron condenados a miserables 41 días de presidio remitido por “detención ilegal”. Una burla para la familia de la víctima, pues debieran ser condenados por homicidio calificado.

Es por ello entonces que todos somos responsables de que haya verdad y justicia en estos casos. Carabineros debiera cambiar sinceramente su actitud de ocultar la verdad. Al mismo tiempo, debemos exigir que rompan los pactos de silencio que aún dominan las instituciones armadas.

Sólo la presión constante de todos nosotros, nuestro deber de no olvidar nunca estas muertes que pesan sobre la democracia chilena y nuestro compromiso de no dejar estos crímenes impunes, permitirá, finalmente saber dónde están, qué pasó con ellos y que los culpables vayan a la cárcel a cumplir las condenas que se merecen por crímenes de lesa humanidad.Opinion_GatodeQuinta

Anuncios

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s