[OPINION] Las vueltas de la vida (por Héctor Cataldo)

El domingo 21 de julio, Daniel Jadue, alcalde de Recoleta, militante comunista, sorprendió a la cátedra al arremeter contra el informe de Michelle Bachelet sobre la situación de los Derechos Humanos (DDHH) en Venezuela. A quienes lo conocemos de antes no nos sorprendió tanto, sobre todo porque se pronunció en el marco de la declaración oficial de su partido, emitida a propósito de dicho informe.

Inmediatamente se levantó un tsunami de críticas desde la pléyade de súbditos del capital financiero, esto es, desde el PPD, el PS, el PR y la DC, que es digno de ser revisado aunque sea rápidamente.

Heraldo Muñoz, canciller de Bachelet, presidente del PPD, cofundador del Grupo de Lima (contra Venezuela) dijo muy suelto de cuerpo que fue “virulento” y que el PPD está con Bachelet mientras Jadue y el PC están con Maduro. Considerando que el enemigo declarado de Maduro es Trump (para seguir con la personificación de los conflictos políticos), Heraldo Muñoz reconoce tácitamente que Bachelet está del lado de Trump, de las sanciones económicas y del golpismo de Guaidó a quien, después de todo, el informe le dio el oxígeno que urgentemente necesitaba.

El presidente del PR, Carlos Maldonado, por otro lado, celebró que Jadue haya mostrado “su verdadero rostro ideológico, su simpatía por el régimen de Maduro. En su entrevista, leemos a un comunista dogmático”, dijo. Es de suponer que el rostro ideológico del PR, hoy día, es el dictado por Washington. Lo anterior es porque la ideología del PR parece ser una especie de péndulo. Va desde un Pedro Aguirre Cerda comprometido con la industrialización del país y la educación del pueblo al crear la CORFO y construir más de 500 escuelas, hasta un Gabriel González Videla traidor con sus aliados, vasallo del imperialismo norteamericano post segunda guerra mundial y flagrante violador de los DDHH. Va desde un compromiso por la soberanía nacional frente al imperialismo yanqui con la Unidad Popular, hasta un obsecuente apoyo al bloqueo y a las sanciones impuestos al pueblo venezolano por ese mismo imperialismo.

Por su parte, Álvaro Elizalde, presidente del PS, dijo que el trabajo de Bachelet en Naciones Unidas “acredita su irrestricto compromiso con los derechos humanos”. Mientras que el diputado socialista Leonardo Soto señaló que sus “credenciales democráticas son intachables”.

Veamos cuál fue el compromiso de Bachelet con los DDHH en Chile:

En su primer gobierno se negó a indemnizar a los ex presos políticos, víctimas de las torturas en dictadura, pese al apoyo transversal que éstos obtuvieron en el Congreso para dictar una ley al respecto. Y en su segundo mandato ni siquiera los recibió para conversar sobre sus demandas, pese a una Huelga de Hambre nacional y las tomas de las dependencias del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH). Herodes Bachelet mandó a Pilatos Aleuy a hacer el trabajo sucio y negar la indemnización que es, digámoslo claramente también, un mandato del Derecho Internacional de los DDHH. Finalmente, mostrando su “verdadero rostro ideológico” y político, mandó al Congreso un proyecto de ley de indemnización simbólica, al estilo Lagos, la última semana de su mandato. Nunca estuvo por defender a las víctimas de su familia militar.

La misma actitud tuvo con el terrorismo de estado contra el pueblo mapuche que no amenguó en ninguno de sus mandatos. Tampoco impulsó medidas para prevenir catástrofes ecológicas como la contaminación de Quintero. Nos mintió cuando dijo que cerraría Punta Peuco y, una vez más, le echó la culpa a un suche. Nunca tomó medida alguna para solucionar la carencia de geriatras en los hospitales de once regiones denunciada el año 2015. Muertes en las listas de espera del Servicio de Salud; explotación y torturas en el SENAME; gases tóxicos, aguas pestilentes, palos y vejaciones en las manifestaciones públicas. Ese es su “irrestricto compromiso con los derechos humanos”.

En cuanto a sus credenciales democráticas intachables, destaca su “proceso constituyente” que sirvió de distractor ante la presión real del movimiento No + AFP, para diluirse absolutamente antes, incluso, de llegar al Congreso. También fue notable su respuesta democrática a las demandas previsionales ante el fracaso del modelo de AFPs: una reluciente Comisión Bravo, cuyas conclusiones fueron aumentar la edad de jubilación y sostener el modelo de AFP creando una estatal. Pero el broche de oro democrático, sobre todo al entender del capital financiero internacional y criollo, es que le entregó el gobierno en bandeja a la derecha… dos veces.

Pero volvamos a las críticas a la entrevista del alcalde Jadue. Desde el Frente Amplio, Vlado Mirosevic (PL) y Pablo Vidal (RD) dicen que es injusto atacar a la ex presidenta Bachelet, siguiendo la misma lógica de la derecha. No importa que las críticas sean veraces ni que la derecha no haya levantado ni una sola crítica al famoso informe. ¿Qué estará tramando el FA para las próximas elecciones presidenciales? No ganarlas obviamente, tal vez, ¿cogobernar con la ex presidenta?, sospechosa la cosa.

Desde la DC casi guardaron silencio. Solo Chahín lanzó un tímido “las declaraciones de Jadue son delirantes”. Aún pesa el ridículo que hizo la “shole” Alvear, toda la DC y la Concertación incluidas, cuando apoyó el golpe de estado del 2002 contra Chávez. Después de todo, ellos sí son golpistas.

Pero el número de fondo de este circo de los partidos políticos del neoliberalismo lo puso el propio PC. El diputado Daniel Núñez dijo: “Me molesta que se esté utilizando esto para tratar de excluir al Partido Comunista”. O sea, hay que callar para no ser excluidos… ¡Linda ética!

Karol Cariola fue más clarita: “Me interesa que haya una renovación de las ideas en el PC” y “no personalizar en la figura de Bachelet el debate sobre el informe”, le dijo a El Mercurio. Honestidad pura al reconocer que hay que ajustar las ideas a la práctica de apoyar el modelo neoliberal y de abandonar la defensa de los trabajadores, al mismo tiempo de asegurar el puente de plata para hacerlo: Michelle Bachelet, la gallina de los huevos (votos) de oro.

Poca importancia tienen las críticas apitutadas a Jadue, de los ex ministros de Bachelet, Claudia Pascal y Marcos Barraza, o de la diputada Carmen Hertz que fue, desde junio de 2006 a marzo de 2009, Embajadora Extraordinaria y Plenipotenciaria en Hungría y concurrente en Bosnia Herzegovina, nombrada por Bachelet. Hachitas que afilar o deudas que pagar.

Raya para la suma:

Show mediático de los partidos políticos de la repartija que prueban, una vez más, que son parte del problema de los DDHH y de la democracia.

Error no forzado del alcalde de Recoleta como precandidato presidencial de las grandes mayorías sociales, porque se cortó la mano derecha cuando le dijo sus verdades a Bachelet y la izquierda cuando le pidió perdón.

Camino libre para el tercer periodo. Primarias innecesarias en el ala izquierda neoliberal.

Héctor Cataldo
Presidente
Mesa Coordinadora por los Derechos Humanos Valparaíso

 

Anuncios

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s