Riesgos de enfermedades cardiovasculares aumentarían con trastorno del sueño

Agosto es el mes del corazón en nuestro país, periodo importante para recordar los riesgos y cuidados que debemos tomar para prevenir enfermedades cardiovasculares. Según el Ministerio de Salud y la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 28% de las muertes en Chile son causadas por este tipo de enfermedades, donde 34 personas de cada 100.000 habitantes mueren por infarto agudo al miocardio y 31 de cada 100.000 mil de otras enfermedades hipertensivas.

Muchas veces, quienes sufren este tipo de padecimientos prenden una luz de alerta a síntomas como el dolor opresivo en el pecho, sudoración fría, sensación de desmayo y posibles nauseas, pero dejan de lado señales como los trastornos del sueño. Según los últimos estudios en medicina del sueño, dormir mal y roncar cada noche también puede indicar problemas al corazón, o incluso, generarlos.

Al respecto, la cardióloga del Centro Especialista en Medicina del Sueño de la Clínica Somno, Cindy Goldberg, sostiene que “el principal daño cardiovascular proviene de la apnea del sueño que lleva al paciente a tener ahogos mientras duerme, lo que también provoca fuertes ronquidos. Esto genera que entre menos aire al cuerpo, lo que estresa al corazón y al cerebro, quedando la persona expuesta a infartos, accidentes cerebrovasculares e, incluso, a la muerte súbita”

¿Cómo saber si aumenta nuestro riesgo cardiovascular al dormir?

Actualmente, existe un cuestionario online llamada “Stop Bang”, probado científicamente por la Universidad Health Network de Canadá, que permite detectar síntomas de apnea del sueño y, por ende, el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Además, uno de los exámenes claves para evaluar el dormir de una persona es la polisomnografía. Esta evaluación se hace mientras el paciente duerme de noche, lo que permite monitorear el sueño a través de múltiples parámetros: pulso, esfuerzo respiratorio, registro de sonidos para evaluar ronquidos, entre otros.

Durante el sueño, el cuerpo pasa por un estado de relajo al que no llega en ningún otro momento, lo que permite medir elementos que nos otorgan información acerca del riesgo cardiovascular. La doctora Goldberg explica que “al estar durmiendo no significa que nuestro cuerpo deje de funcionar; los ronquidos, y apneas del sueño son la muestra más elocuente de que algo está pasando, por eso nuestro cuerpo nos envía señales de alerta”.

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s