Estudiantes de Valparaíso practican meditación para mejorar la convivencia escolar

Mediante un innovador programa llamado “Mente, Sintonía y Equilibrio”, el Colegio Pumahue de Curauma logró disminuir hasta en 25% los casos de desavenencia en alumnos de enseñanza básica.

Innovar en el desarrollo de las habilidades básicas de la inteligencia emocional fue lo que llevó al Colegio Pumahue de Curauma a iniciar un proyecto que ha sido exitoso y que representa un gran avance en los procesos destinados a mejorar la convivencia entre los estudiantes.

El programa “Mente, Sintonía y Equilibrio” (MSE), diseñado por las docentes Maristela Tassara y Andrea Leiva, y el rector Juan Eduardo Allendes, ha logrado avances cualitativos en las relaciones entre alumnos por cuanto busca potenciar y desarrollar habilidades básicas de inteligencia emocional.

MSE 2Según sus promotores, a través de estas prácticas de reflexión, meditación e imaginerías se alcanza un equilibrio emocional que aumenta los niveles de concentración y genera mejores condiciones para una convivencia escolar positiva en las aulas. “Se han mejorado las habilidades para reconocer nuestras emociones e identificar las de otras personas. También para percibir las causas y consecuencias de las emociones, y cómo expresarlas adecuadamente en el momento que las estamos percibiendo”, señalan los encargados del programa.

El MSE comenzó experimentalmente en 2014 por un período de seis meses para los niveles de 2° a 6° básico, logrando la disminución de un 25% de los casos de mala convivencia. El fundamento teórico de las prácticas de meditación es que, cuando las personas se encuentran en estado de vigilia o alerta, sus condicionantes neurológicos están en frecuencia Beta y, en la medida que van tomando una mayor conciencia corporal, cambian a un estado de frecuencia Alfa, en la que son más receptivas y tienen una mejor apertura a todo lo que las rodea.

La respiración a través de la meditación también cumple un rol importante para este cambio de frecuencia. Según explica el rector, “estamos en frecuencia Beta cuando manejamos, caminamos, estudiamos o trabajamos, y la meditación permite que, al estar en frecuencia Alfa, haya una mejor recepción cognitiva, ser más analítico, flexible, reflexivo y dispuesto al otro”.

“El bienestar propio es el bienestar de los demás y la meditación permite a los estudiantes que tengan un mejor reconocimiento emocional, lo que favorece el desarrollo personal y facilita el aprendizaje, alcanzando objetivos como lo son la inteligencia emocional y un clima escolar y social constructivo”, indica Allendes.

El equipo de convivencia escolar coincide en que este proyecto ha impactado positivamente tanto en los estudiantes como en los docentes, pues proporciona un espacio protegido donde pueden relajarse y prepararse para una jornada completa laboral y escolar. “En este espacio, donde practican respiraciones o meditaciones, los estudiantes pueden también reflexionar sobre situaciones que suceden dentro del aula o en sus casas. Se abre un espacio de peticiones o agradecimientos donde, el alumnos que así lo desee, puede expresar su petición, preocupación o agradecimiento con sus compañeros”, señalan.

Concluye el rector que este este programa ha sido muy valorado por los profesores, “ya que les permite enfrentar de una manera distinta las clases que vienen luego de la meditación (primeros 15 minutos del día), porque los estudiantes están más dispuestos al aprendizaje”.

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s