[OPINION] ¿El modelo no se toca? (por Aland Tapia)

Chile, no te rindas

El Presidente escuchó fuerte y claro, pero no atendió la mayor demanda ciudadana, porque no será él quien acabe con el modelo, el que ponga la firma al fin del ultraliberalismo, eso deberemos hacerlo nosotros en la próxima elección presidencial y parlamentaria.

Los anuncios hechos este martes 22, en medio de la cuarta jornada de toque de queda, se pueden entender como realistas en el actual modelo, con un mínimo aprete de cinturón de gastos prescindibles en el próximo presupuesto de la nación. No se va a desangrar Chile con 20 mil pesitos más para la pensión básica solidaria ni con el sueldo mínimo garantizado de 350 mil pesos (que el Estado no paga, sino los privados).

Debemos poner el sillón en el living y el refrigerador en la cocina, esto es, hacer con orden de prioridad los asuntos fundamentales que sirvan de base a un país estable y próspero.

Uno de los pilares de ese objetivo es nuestra base cultural, rescatando aquello que subyace en nuestra expresión más profunda y amplia, que es la que hemos visto abrumadoramente en estos días, como es el compromiso de solidaridad y comunidad, valores humanos esenciales. Estas expresiones pacíficas vencieron al pillaje, que comenzó copando las transmisiones de TV en esta crisis. Chile tiene una base social que está siendo rescatada con una educación gratuita que ahora debe avanzar hacia la calidad. Este es el segundo pilar donde apoyarse para lo que debemos construir.

Y también posee miles de profesionales posgraduados y doctorados esperando aplicar aquello que el mismo Estado les ayudo a estudiar con becas, en muchos casos. Y tiene miles de empresarios y emprendedores que no bajan los brazos ante la adversidad de la colusión, la corrupción y la concentración de empresas que practican los más poderosos, los que se consideran así mismos dueños de Chile. Y ahora también, como cuarto pilar hacia el desarrollo, nuestro país es más diverso y debe ser además, día a día, más inclusivo.

Todo lo anterior suena bien, pero para realizarlo se requiere dinero, y la pregunta es si hay, cuánto y para qué alcanza. La respuesta a esas interrogantes requiere de datos duros y que éstos estén reflejados en un programa.
Como paso previo debemos considerar que la gente no quiere regalos, solo necesita un trabajo digno y bien pagado. Hasta hoy la política pública se ha centrado en subsidios, el caldo de cultivo de cierto clientelismo político, que se ha manejado como coto de caza de determinados partidos o grupos de interés. Eso debe acabar generando una estructura autónoma para la vivienda, por ejemplo.

Y hay un factor que no debemos soslayar, los grandes grupos empresariales. Aquí debemos detenernos, porque ellos aparecen en la cúspide de la pirámide y son motores de inversión. A estos grupos el modelo también se les agotó y necesitan nuevos desafíos. Hasta ahora estaban entretenidos, muchos de ellos, comprando empresas y concentrando el mercado, con el grave daño que eso hace al país (que varios, llaman mercado).

Surgieron los llamados Family Office, una especie de bancos paralelos con dinero de inversionistas especuladores hasta la usura, que han encarecido el acceso a la generación de proyectos y el desarrollo del país. A los grandes grupos de inversión habrá que hacerles pagar más impuestos y mejores sueldos. Las utilidades de estos capitalistas no pueden afianzarse en la miseria de los trabajadores de las empresas que financian. Además, será necesario desconcentrar el mercado para generar más competencia, acabando con toda integración vertical y promoviendo el giro único de la actividad en áreas estratégicas como la banca, la minería, los puertos y los medios de comunicación.

Con estas definiciones básicas Chile podrá dar un salto real en su ruta al desarrollo. Podrá ofrecer un horizonte posible a todos, con las reglas claras, suscribiendo un pacto social que nos permita vernos, reconocernos y tratarnos como hermanos.

Tenemos un país rico, amplio, en un lugar privilegiado, con un desierto y su riqueza en un extremo, y el Polo Sur y todo su potencial en el otro, el cual sólo será posible con la voluntad de todos nosotros.

Chile, no te rindas.

Opinion_AlandTapia

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s