Valparaíso

Cooperativa de Mujeres Maestras Certificadas: “La razón más grande de esto es la sororidad”

Con un espíritu de ayuda mutua frente a los estereotipos del rubro, este equipo de mujeres especialistas se unió para ofrecer un servicio de reparación y mantención. La gasfitería, carpintería, revestimiento e instalación sanitaria son parte de sus principales áreas de trabajo.

(Por Octavio Soto Ormeño)

maestrasPamela y Josabet se conocieron en un curso de ‘instalación de gas’ en la región de Valparaíso, tras haber sido seleccionadas para especializarse gratuitamente en esta área junto a otras 14 integrantes del Programa Mujeres Jefas de Hogar. Ambas de contextos sociales distantes, no solo compartían el interés por la gasfitería, sino también una historia de esfuerzo como madres responsables de su familia y la economía de sus hogares.

Aquella conexión fue uno de los factores que las unió y les permitió abrirse paso a la idea de generar un apoyo mutuo para surgir dentro de un campo laboral profundamente masculinizado. Al día de hoy esa idea se cimentó y está en funcionamiento bajo el nombre de ‘Cooperativa de Mujeres Maestras Certificadas’, equipo de siete especialistas que ofrece servicios de gasfitería, instalación sanitaria, carpintería y revestimiento, entre otras labores relacionadas.

Pamela Caballero tiene 46 años y es madre de tres hijos. Estudió restauración arquitectónica y paralelamente realizó trabajos artísticos. Se crió y desenvolvió en un ambiente de clase acomodada, donde conoció a su expareja, quien la violentó psicológica y económicamente. Tras recibir ayuda profesional, Pamela fue derivada al Programa de Mujeres Jefas  de Hogar del Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género. Al encontrarse allí con testimonios parecidos al suyo, en los que, por diversos motivos, se dificultaban las oportunidades laborales a mujeres, nació su idea de crear una cooperativa, sociedad que se organiza de manera que el beneficio se maneje transversalmente y sea ventajoso para todas las partes por igual. A comienzos de año, intentó hacer sociedad con colegas restauradoras, pero no se pudo concretar.

Josabet Cisternas, de 38 años, tiene cuatro hijos. Después de su separación decidió probar suerte en la construcción con la intención de mejorar sus ingresos para sobrellevar los gastos que tenía como madre soltera. Si bien sus primeras labores fueron de aseo, paulatinamente adquirió los conocimientos que le permitieron aumentar sus ganancias; hoy, Josabet es ‘maestra yesera’ y especialista en revestimientos. Tras años de experiencia, al ver que existían muy pocas oportunidades para mujeres en este campo laboral, formó una empresa con la intención primordial de crear un espacio que permitiera acogerlas. El emprendimiento, sin embargo,  sufrió de prejuicios y discriminación de parte del rubro.

Cosa del destino o no, ambas, con la misma idea pero distintas fórmula, se conocieron en el curso de gasfitería y se complementaron perfectamente para, poco después, dar vida a la Cooperativa de Mujeres Maestras Certificadas. No pasó mucho tiempo más para que otras cinco maestras, también integrantes los talleres, fueron cautivadas por el proyecto. Las siete con historias similares, y totalmente capacitadas para cumplir lo que ofrecen, se embarcaron en un desafío que pretende ampliar los límites del estereotipo.

“Son grandes mujeres, mujeres con muchos valores, que están criando entre dos a cuatro hijos solas. Mi parte humana es para apoyar a otras mujeres, y apoyándonos entre nosotras, creando esta cooperativa, nos podamos dar las manos sin importar las diferencias con las que nos han hecho crecer”, señaló Caballero, quien también agregó que “es una oportunidad para empoderarnos dentro de la sociedad” y de “romper los paradigmas sociales que nos han creado”.

Cisternas, por otra parte, afirmó que la idea “se formó más que nada para poder ayudar a otras mujeres, porque siendo madre es tan difícil salir a trabajar. Poder disponer de nuestros tiempos y de igual manera poder sustentar nuestros hogares”. Lo anterior, sustentado en la estructura de la cooperativa propuesta por Pamela Caballero, como una asociación que les permitiría “repartir lo que se esté ganando en siete”, aun cuando cada una esté haciendo diferentes trabajos.

maestra3En la primera semana que llevan de actividad han tenido gratas experiencias y una buena recepción de la clientela. Funcionan desde la región de Valparaíso y ofrecen instalación de agua, instalación de gas, revestimiento, carpintería, soldadura al arco, soldadura blanda y fuerte, medición de gases. Ambas reafirman que se han capacitado un largo tiempo para esto y que, recalcan, trabajan “apegadas a la normativa del SEC (Superintendencia de Electricidad y Combustibles)”, que fue uno de los organismos que impartió los talleres.

A modo de conclusión, Josabet quiso resumir todo lo que están haciendo en una sola sentencia: “La razón más grande de todo esto es la sororidad, poder apoyarnos entre nosotras”.

Para el contacto, los números son: +569 86471012 (Pamela Caballero) y +569 79259086 (Josabet Cisternas).

maestras1

Categorías:Valparaíso

Tagged as: , ,

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s