Destacado

Ollas comunes en Valparaíso en tiempos de cuarentena

Gran incertidumbre ha provocado el funcionamiento de las ollas comunes y comedores populares o comunitarios durante el período de cuarentena que comienza hoy, viernes 12 de junio, en las comunas de Valparaíso y Viña del Mar.

La crisis social que se ha desatado producto de la emergencia sanitaria ha tenido como resultado la proliferación de ollas comunes, colectas y otras iniciativas barriales que aseguren la alimentación para personas en situación de vulnerabilidad y que no tienen más alternativas para subsistir, por lo que buscar la forma más segura y expedita para que funcionen durante la cuarentena es vital.

Si bien la Alcaldía Ciudadana aclaró que las ollas comunes de Valparaíso podrán funcionar de manera normal y será el propio municipio, a través de la Dirección de Desarrollo Comunitario (Dideco), el que generará la lista de espacios que se encarguen de preparar los alimentos para la comunidad, aún existen dudas respecto de las medidas concretas de registro y protección para quienes, de manera voluntaria, se han puesto a disposición de sus comunidades para preparar y entregar las raciones.

Ante esto, la consejera regional Nataly Campusano indicó que ha oficiado al jefe para la Defensa Nacional para la Región de Valparaíso, Yerko Marcic, al intendente Jorge Martínez y a los alcaldes Jorge Sharp de Valparaíso, Virginia Reginato de Viña del Mar, y Omar Vera de San Antonio con el fin de resguardar el derecho a la alimentación y la seguridad alimentaria.

olla1“Sabemos que las distintas comunas que están entrando en cuarentena están pasando por un momento crítico en lo económico, y esto golpea a las familias de estos territorios. Para ello hemos solicitado al intendente y al jefe de Defensa que se garantice el derecho humano a la alimentación, al igual que se garantice la seguridad alimentaria en estos determinados territorios y comunas. También, a la vez, garantizar los movimientos y las acciones que están haciendo distintas organizaciones sociales como las ollas comunes. Sabemos que esto no es la solución, pero sabemos que ellas están llegando mucho más rápido que las mismas instituciones con las distintas medidas que se están tomando. También creemos necesario que los alcaldes tengan que avanzar en un decreto alcaldicio para garantizar lo antes ya dicho como también darles todas las herramientas pertinentes a las comunidades que hoy día se organizan bajo la línea de las ollas comunes que tanto se requieren”.

Esta capacidad de organización comunitaria también fue destacada por la consejera del Frente Amplio en la misiva dirigida a los alcaldes de Valparaíso, Viña del Mar y San Antonio, resaltando la necesidad de coordinarse con las organizaciones vecinales y comunitarias para determinar dónde se encuentran las familias más afectadas y que, por tanto, necesitan de manera más urgente la ayuda.

En concreto, Campusano solicitó tres medidas para esto: la primera, inyectar recursos que permitan aumentar la compra de alimentos, así como de elementos de higiene personal y de limpieza; la segunda, que se genere un mecanismo de distribución ordenado de estos elementos y que se cerciore que la ayuda será repartida equitativamente a quienes la necesiten, lo que incluye incorporar especialmente a las organizaciones barriales que están ayudando directamente a la población; y la tercera, que se realice un catastro de las iniciativas que están colaborando en la alimentación a sectores vulnerables de manera centralizada en cada uno de los barrios que habitan.

VIÑA DEL MAR

Quien se sumó a esta preocupación fue Hernán Madariaga, vocero de la Asamblea Territorial de Miraflores en Viña del Mar, quien también resaltó el derecho a acceder a la alimentación y que el rol que las ollas comunes han cumplido para ello ha sido crucial. “Desde luego nosotros entendemos que es necesario garantizar la existencia y funcionamiento de estos espacios toda vez que están siendo para gran cantidad de vecinos muy importantes para asegurar su alimentación real y su derecho a acceder a una alimentación, cuestiones básicas para tener una vida plena. En ese sentido, nos gustaría que a la brevedad pudiera haber una claridad tanto de la autoridad comunal, a nivel de alcaldía como de la autoridad policial y de salud, de cómo se va a dar este funcionamiento y que sea de la manera lo más amigable posible con resolver el problema de fondo que es la alimentación de nuestros viñamarinos y viñamarinas que no están pudiendo tenerla bajo sus propios medios debido a la crisis de salud y económica derivada de ello”, manifestó.

OLLAS COMUNES DE VALPARAÍSO

huenufil1x1La ‘Cocina en Resistencia Inalmew’ impulsada por la chef mapuche-porteña Rossana Huenufil lleva ya dos semanas en funcionamiento en el cerro Perdices. Este comedor comunitario, que partió con raciones para ir en apoyo de algunas personas del barrio, hoy está sirviendo más de 100, con plato principal, ensalada, pebre, postre y un sándwich de pan amasado para la once.

Si bien “estamos con el corazón llenito por todo lo que nos entregan, porque recibir esas sonrisas al abrir nuestra puerta para iniciar con las entregas no tiene precio”, una de las principales preocupaciones de Rossana es cómo seguirá funcionando la distribución de alimentos durante el período de cuarentena. “Al parecer, la única solución de funcionamiento sería repartir a domicilio los 100 almuerzos diarios que entregamos, pero, ¿cómo lo hacemos si no tenemos auto? ¿Como lo hacemos si somos una familia que trabaja en esto y además tendremos que repartir?

Placilla2En Placilla de Peñuelas partirán este sábado los almuerzos solidarios del condominio social Cumbres de Placilla organizados por el Comité de Salud Cumbres de Placilla, el Club de Adulto Mayor Las Reinas del Hogar y la Asamblea Ciudadana de Valparaíso.

El condominio tiene más de 300 departamentos y “sabemos que en nuestra población hay muchos adultos mayores”, comenta Edgar Eldredge, presidente del Comité de Salud de Cumbres de Placilla. “Ya estamos yendo a buscar sus medicamentos y sanitizando espacios comunes, y hoy lo que nos exige la crisis social es ir en ayuda con alimentación para que nuestra abuelas y abuelos no tengan que salir de sus departamentos y exponerse a un contagio que para ellos puede ser mortal”. Para este sábado 13 se prepararán 50 almuerzos y para el próximo y posteriores fines de semana se espera poder entregar un total de 100 colaciones, 50 el día sábado y otras 50 el domingo.

En la parta alta del cerro Placeres también partió hoy una olla común, en la Población Vista al Mar, donde viven más de 360 familias, muchas de ellas encabezadas por mujeres sin ingresos, cuidadoras de adultos mayores y de niñas y niños, “más un número importante de vecinos sin ingresos por perder su trabajo y muchos que viven el día a día, que dificulta tener dinero para que sus familias tengan qué comer”, explica Carol Bascuñán, presidenta de la Junta Vecinal 143-B.

VistaAlMar_final“Hoy nuestra población está pasando por un momento muy difícil. Jamás pensamos tener tantos vecinos y vecinas sin trabajo, y hoy la realidad es que no tienen para parar la olla, por lo que hemos decidido, a partir hoy, viernes 12, preparar una rica carbonada, la que entregaremos en sus hogares”, agrega la dirigenta vecinal. El almuerzo es preparado en las instalaciones del Colegio Cirujano Videla desde donde se reparten a las familias.

“Ahora estamos pidiendo colaboración para poder tener otra olla común el próximo viernes 19 para lo que solicitamos nuevamente el apoyo de los vecinos y vecinas. Se requieren alimentos y utensilios para el alimento, elementos de higiene, gas etcétera. ¡Todo es bienvenido!”.ollacomun_placeres

PROTOCOLO

El “Protocolo de prevención y control en el funcionamiento de ‘ollas comunes y/o comedores comunitarios’ en el contexto de pandemia COVID-19” de la Seremi de Salud incorpora recomendaciones para los recintos donde se elaboren alimentos, entre ellas, la necesidad de contar con acceso a agua potable, alcantarillado y baño con dispensador de jabón y toallas desechables; alcohol gel (concentración mínima de 70%) en cantidad suficiente para todos los manipuladores de alimentos y personal que ingrese al sector de elaboración; que los manipuladores en todo momento entre sí mantengan una distancia preventiva mínima de 1,5 m; el uso en todo momento de mascarillas cubriendo nariz y boca, y guantes al manipular los alimentos, y eliminarlos sanitariamente si son desechables o desinfectarlos si son reutilizables.

PROTOCOLO DE PREVENCIÓN Y CONTROL EN EL FUNCIONAMIENTO DE_001PROTOCOLO DE PREVENCIÓN Y CONTROL EN EL FUNCIONAMIENTO DE_002

3 replies »

Deja un comentario