Opinión

[OPINION] Mañalich, el Mengele chileno, avalado por Piñera (por Gato Dequinta)

El exministro Mañalich nos trató a todos los chilenos y chilenas como conejillos de Indias, avalado por la soberbia e indolencia de Piñera, y hoy estamos pagando el alto costo en vidas y contagiados de sus fracasados experimentos.

Su estrategia recuerda al exjerarca nazi, Josef Mengele, que se caracterizó por realizar crueles y sangrientos experimentos con los prisioneros del Tercer Reich.

FOTO 1 mañalich y piñeraCon una severa indolencia, Mañalich dirigió la estrategia de la infección total de la población, la tristemente famosa “inmunidad de rebaño”, la que fue avalada a rajatabla por Piñera, también responsable de este enorme fracaso.

“En la medida que más personas desarrollan inmunidad, la tasa reproductiva del virus cae violentamente, porque el virus se encuentra con personas que no son capaces de defender y, por lo tanto, nosotros hablamos de que hay una inmunidad de rebaño, una inmunidad de grupo, colectiva”, dijo Mañalich en abril.

“El esfuerzo aquí no es que nadie se contagie, sino que se contagien las personas, porque la única manera que tenemos para protegernos de esto es que la gente se contagie, pero de una manera lenta”, enfatizó.

Y para dejar más claro a qué se refería con “inmunidad de rebaño”, explicó que “tiene que haber mucha gente infectada al lado mío, esa es la única manera, o tengo que andar en Metro, qué se yo (…) El destino de esto es que toda la población se infecte”, reiteró.

“Lo que tenemos que lograr es que la tasa de contagio sea baja, que vayan lentamente contagiándose las personas, de manera tal que, por ejemplo, cuando llegue a un familiar o adulto mayor, que va a ocurrir de todas maneras, sea lo más tarde posible y nuestro sistema de salud sea capaz de sacarlo adelante”, agregó.

Y de manera taxativa, advirtió que no se tomarían medidas para parar la pandemia: “Si nosotros dijéramos que vamos a hacer medidas para que nadie se enferme, sería un error”.

La misma criminal estrategia fue respaldada por la subsecretaria Daza, quien aparece como una suave e inofensiva funcionaria pública, pero que piensa en forma idéntica: “Tenemos que lograr que las personas se vayan enfermando progresivamente”, dijo Daza a la prensa en abril.

En tanto, el subsecretario Zúñiga, con su temblorosa voz cuando entrega las cifras, ha avalado todo esto también.

EL DINERO POR SOBRE LAS VIDAS

Piñera necesitaba una estrategia como esta para salvar el capital y los capitalistas, y la respaldó política y públicamente al empujar al país a salir a las calles, señalando que había una “meseta”, es decir, los contagios se mantenían, pero no crecían, por lo que decretó los fracasados caminos de la “Nueva normalidad” y el “Retorno seguro”.

Fue Mañalich el ideólogo y Piñera el difusor de este inédito concepto que hizo sentirse respaldadas por el Gobierno a cientos de miles de personas que necesitaban salir a las calles a buscarse el sustento diario.

Para explicitar cómo sería esa “nueva normalidad”, la subsecretaria Daza señaló: “¿Me puedo juntar con un grupo de amigos a tomar un café? Probablemente sí, con unos pocos, unos cuatro amigos”. Entonces, más de 600.000 personas salieron de sus casas a los supermercados, a las ferias, a hacer trámites, y muchos trabajadores informales a tratar de vender sus mercaderías, los taxistas a buscar pasajeros, etc., etc.

FOTOS 2 coronavirus chileEsta masiva salida disparó las cifras de contagios y de muertos a números que colocan hoy a Chile en el Top Ten de los fallecidos e infectados en el mundo. Y cuando todo esto sucedió, el Gobierno, con una sinvergüenzura extraordinaria, culpó a la gente (¡!) de ser irresponsable, indolente y no solidaria con los demás.

Mañalich, viendo que ya se le venía encima una avalancha imparable de muertos y contagiados, no tuvo más remedio que reconocer que toda su maquiavélica estrategia caía al suelo “como un castillo de naipes”.

(Solo un dato: en los gráficos de las instituciones especializadas, Chile es el único país del mundo que no tiene curva en los contagios, sino una recta creciente que no tiene visos de bajar. Demasiado preocupante).

CONTANDO LOS MUERTOS

Cada día los jinetes del Apocalipsis del Ministerio de Salud -Mañalich, Daza y Zúñiga- entregaban las cifras de contagiados y fallecidos en una macabra ceremonia de “contar los muertos” de manera mecánica, fría e indolente. Queda claro que para el Gobierno los muertos no son más que “bajas” en la guerra por salvar el capital del desastre económico que ha traído la pandemia.

Para hacer más escabrosa la situación, no solo contaban los muertos, sino que los contaban mal a propósito, sabiendo el alto costo político y social que tiene mostrar tantos decesos.

Pero Mañalich también ocultó el número de muertos. La destacada periodista Alejandra Matus les lanzó un enorme misil desde Nueva York, revelando que las cifras de muertos que entregaban eran incompletas o derechamente falsas, y que había cientos de muertos más por Covid que no estaban contados.

Al principio, Mañalich respondió con furia, tratando de desmentir a la periodista, diciendo que eran noticias falsas. Pero después, con el correr de los días han tenido que reconocer que los muertos hoy ya suman más de 7.000

QUERELLA CONTRA MAÑALICH Y PIÑERA

Frente a todo este gigantesco fracaso del Gobierno, el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, que se alza como una de las cartas presidenciales de la oposición, presentó una querella contra Piñera, Mañalich, y los subsecretarios Daza y Zúñiga, por cuasidelito de homicidio, denegación de auxilio y abandono de destino, por la muerte por Covid de 62 de un total de 135 vecinos de esa comuna.

La querella no es sólo una acción judicial, sino también, qué duda cabe, una crítica política a Piñera y su Gobierno que han dejado en la total indefensión al pueblo chileno, convirtiendo a todo Chile en una “zona de sacrificio”.

PARIS, MÁS DE LO MISMO

Para reemplazar a Mañalich, Piñera finalmente nombró a Paris, un sujeto que desde hace años quería ser ministro. Primero se ofreció a Bachelet y después, como no lo pescaron en la entonces Nueva Mayoría, se pasó al comando de Piñera. (Como se ve, un tipo que no tiene escrúpulos en cambiarse de chaqueta con tal de alcanzar sus objetivos personales).

Paris es más de lo mismo. Desde que llegó no ha cambiado una coma de la estrategia de Mañalich. Solo ha tratado de cambiar la forma, aparentando más diálogo, pero en definitiva es como el “paco bueno”, habla muy suave, dice que escuchará a todos, pero, al final, hará lo que su jefe, Piñera, le ordene y diga. Ha tratado de desmentir que se aplicó la “inmunidad de rebaño” para la contundencia de las cifras lo desmienten a él.

LUZ AL FINAL DE TÚNEL

FOTO 3 olla comunEntonces, frente a todo este monumental descalabro, la ciudadanía debe alzar la voz. Es verdad que nos quieren tener encerrados, pero es necesario organizarse y luchar para ver la luz al final del túnel. Primero, apoyar decididamente las ollas comunes en cada territorio y población del país. Segundo, respaldar a los equipos sanitarios en sus demandas; tercero, crear equipos de apoyo solidario a vecinos que estén solos, cesantes, enfermos o que necesiten ayuda; cuarto, exigir que los alcaldes, concejales, diputados, senadores y cores, así como el más amplio arco de organizaciones sociales, políticas y culturales, impulsen la declaración de una drástica cuarentena nacional, que implique que al pueblo se le den las condiciones económicas suficientes para que pueda mantenerse en sus hogares y, a partir de ese momento, se apliquen controles perentorios en las salidas callejeras.

Opinion_GatodeQuinta

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s