Cartas a la redacción

[CARTA] Sobre la polémica de la Roca Oceánica de Concón

Aquí algo huele mal, aparte de la Enap y el agua “potable”. La comunidad conconina ha aprendido de las batallas que ha perdido, y tiene una visión más clara desde que entran menos granos de arena dunar en nuestros ojos. No se dejen engañar. Exijan a las autoridades comunales, y a los futuros candidatos a alcaldes y concejales, información clara y transparente.

Las obras que ya fueron realizadas en la Roca Oceánica nunca debieron hacerse con fondos del cuestionado Punta Piqueros, ya que fueron producto de una Resolución de Calificación Ambiental (RCA) que fue anulada por el Segundo Tribunal Ambiental, y luego la Corte Suprema ratificó esa nulidad. No tengo claro si estas obras “ilegales” se efectuaron por un error burocrático, o fueron producto de una actitud arbitraria del alcalde Sumonte, quien en reiteradas oportunidades ha incurrido en ilegalidades, según señala la Corte Suprema en su fallo (rol 22.221-2018).

Las obras en la Roca Oceánica costaron 100 millones de pesos, que perfectamente podrían haber sido de fondos municipales, para evitar así entregarle argumentos legales que podrían favorecer al Punta Piqueros en el futuro cercano.

Hoy en día, la edificación Punta Piqueros se encuentra en una situación de ilegalidad, ratificada por la Corte Suprema y el Tribunal Constitucional. El Permiso de Edificación y la RCA del Punta Piqueros fueron cuestionados judicialmente, y ya culminó todo su proceso legal en abril de este año 2020, donde el Tribunal Constitucional declaró inadmisible el requerimiento de Punta Piqueros, que buscaba defenderse de la sentencia de la Corte Suprema, una sentencia hoy vigente, y ya no apelable, que indica la ilegalidad del Permiso de Edificación, y la nulidad de la Resolución de Calificación Ambiental.

La sentencia de la Corte Suprema es clara y contundente, el cuestionado proyecto Punta Piqueros debe obtener una nueva RCA favorable, y luego de eso solicitar el Permiso de Edificación al municipio, quien estaría obligado a entregarlo.

Debido a esto, la última defensa posible que tiene la comunidad conconina para evitar que el hotel entre en funcionamiento es impedir una RCA favorable para Punta Piqueros. Lamentablemente, gracias a la ineptitud (o astucia) del alcalde Óscar Sumonte, la pequeña posibilidad de que el Punta Piqueros acceda a solucionar su situación legal ha ganado terreno. Y no cualquier terreno. A espaldas de la comunidad, se está intentado posicionar las obras de mitigación financiadas por Punta Piqueros como obras de conservación.

Si la Municipalidad de Concón está realmente interesada en proteger y mejorar el sector de la Roca Oceánica, ¿por qué dejaron que el proyecto ilegal Punta Piqueros sea quien financie esos trabajos? Recién en octubre de 2019, la Municipalidad de Viña del Mar realizó el traspaso de la Roca Oceánica a Concón, algo que se venía pidiendo hace varios años. Aquí algo huele mal.

Igor Mimica

2 replies »

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s