Opinión

[OPINION] La Revolución de Valparaíso: política desde los territorios (por Jairo Jorquera)

Hace cuatro años Valparaíso comenzó a vivir una revolución, primero al realizar una primaria ciudadana para elegir la candidatura alcaldicia para terminar con décadas de mala administración que llevaron a la Municipalidad y a la ciudad a una decadencia terrible; luego, y una vez ganadas éstas primarias ciudadanas y autoconvocadas por el candidato, Jorge Sharp logra el triunfo en las elecciones municipales dando una de las más grandes derrotas de la historia electoral porteña a la extrema derecha y a la derecha concertacionista.

Pero esto no quedó ahí, porque se levantó un proyecto, hoy conocido como la Alcaldía Ciudadana, que trajo nuevos aires a la forma de administrar el municipio porteño, con una mirada no sólo local sino también con una mirada país que pretende, desde el gobierno local, realizar cambios profundos en el modelo de gestión para poder sentar los cimientos de una forma de hacer política basada en la ciudadanía y en la expresión de los territorios.

74978106_2942636072417639_2561959781749227520_n-650x250-1Es así como, de la mano de las vecinas y vecinos organizades de Valparaíso, se logra una modificación parcial del plano regulador comunal que permite frenar la invasión y devastación que las grandes empresas inmobiliarias llevaban a cabo en los cerros porteños.

También se toma el modelo de las farmacias populares y hoy tenemos farmacias, óptica y ortopedia populares, y se está construyendo el primer laboratorio clínico popular de Valparaíso.

Por otro lado, durante esta gestión se ha ido instalando una nueva forma de relación con las comunidades territoriales que pretende arrancar de raíz el modelo clientelar instalado desde tiempos del alcalde Pinto que tanto daño le hizo a las organizaciones barriales y que profundizaba la destrucción del tejido social.

Es importante destacar que también el proyecto Alcaldía Ciudadana ha logrado disminuir el déficit municipal arrastrado por tanto tiempo por las administraciones anteriores.

Y estos son solo algunos ejemplos de la revolución que ha estado viviendo la comuna y sus habitantes durante los últimos cuatro años.

Es claro que como cualquier actividad humana no ha estado exenta de errores que seguramente no hay que dejar de observar, analizar y obviamente corregir, además de aprender de ellos para no volver a cometerlos. También hay que asumir que como en todo proceso revolucionario han quedado “herides” en el camino; por un lado, quienes pretendían estar del lado del proyecto para su propio beneficio o el de sus élites y, por otro lado, quienes siempre han estado en contra de que las cosas cambien.

Hoy cuando ya se ven cada vez más cerca las próximas elecciones municipales, ya han comenzado los ataques al proyecto y también a quien lo encabeza el alcalde Jorge Sharp y seguramente es solo el comienzo ya que quienes durante décadas estuvieron viviendo, haciendo uso y abuso del municipio porteño para su propio beneficio y el de sus financistas ven cómo se les escapa de las manos lo que siempre tuvieron controlado.

Pero como dijo el compañero presidente Salvador Allende, “no se detienen los procesos sociales”. Valparaíso ya comenzó su propia revolución y seremos las ciudadanas y ciudadanos unides y organizades desde sus barrios y territorios quienes no les vamos a permitir que vuelvan, no por defender a la figura de un alcalde, lo haremos porque no vamos a permitir que se destruya un proyecto transformador, revolucionario, que poco a poco comienza a devolver la dignidad al pueblo.

Porque esto no se trata de peleas entre partidos y figuras políticas; esto se trata de recuperar Valparaíso para quienes lo habitamos, no para quienes se han llenado los bolsillos a costa de nuestra pobreza. Esto se trata de profundizar los cambios, de dar más autonomía a los territorios en la toma de decisiones. Se trata de reconstruir nuestra comuna realmente entre todes y para todes, no solo para algunes.

Es por esto que tanto la extrema derecha como sus aliades deben tener claro que la ciudadanía no caerá fácilmente en sus intentos por destruir este proyecto, mucho menos cuando esto ataques se hacen para tratar de disimular o desviar la mirada de los casos de corrupción y pésima administración de sus propias figuras, como es el caso de lo que ocurre en Viña del Mar.

No somos personas tontas y no caeremos en el juego que siempre hacen quienes se manejan bajo las reglas de la vieja política. Es por eso que las vecinas y vecinos estamos y seguiremos construyendo desde los barrios.

JairoJorqueraJairo Jorquera
Vocero en Cordones Territoriales
Asamblea autoconvocada “Ramaditas”

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s