Internacional

Nuevo informe de Global Witness revela que más de 212 defensores de la tierra y el medio ambiente fueron asesinados sólo en 2019

El informe expone que se ha registrado el mayor número de personas defensoras de la tierra y el medioambiente asesinadas en un sólo año. Según el estudio, más de dos tercios de los asesinatos sucedieron en América Latina.

Este miércoles 29 de julio, la ONG con sede en Londres, Global Witness, hizo público un nuevo informe en el que revelan que 212 defensores de la tierra y el medio ambiente fueron asesinados tan solo en 2019, lo que corresponde a un aumento del 30% respecto de los 164 asesinados en 2018.

Según el informe, en promedio, cuatro personas defensoras del medioambiente han sido asesinadas cada semana desde la adopción del Acuerdo climático de París en diciembre de 2015.

Más de dos tercios de los asesinatos ocurridos el año pasado se concentran en América Latina y el Caribe, región que ha sido catalogada como la más peligrosa para defender el medioambiente y los Derechos Humanos en todo el mundo. Al respecto, el Champion del Acuerdo de Escazú para América Latina y El Caribe, Sebastián Benfeld, señaló que “todos los días personas valientes arriesgan sus vidas para defender nuestro hogar común y no puede ser que por hacerlo sean víctimas de amenazas, intervenciones telefónicas y hostigamientos”.

Chile no está ajeno a esta realidad. Conocido es el caso de Macarena Valdés, activista que se sospecha habría sido asesinada por defender su comunidad. Asimismo, distintos activistas han denunciado amenazas por defender los derechos humanos y el medio ambiente. La dirigenta de Petorca, Barbara Astudillo, se encuentra en esta situación, luego de que en junio de este año fuera amenazada tras demandar el acceso a agua potable. BarbaraAstudillo

Astudillo indica que “defender la tierra no puede ser motivo para vivir con miedo a ser perseguido o atacado; eso no es propio de una sociedad democrática. No podemos permitir que por defender nuestros bienes comunes se vulneren los derechos de un activismo que solo busca una vía sostenible para la supervivencia de la vida en este planeta”.

El Acuerdo de Escazú, tratado que se encuentra a la espera de ser firmado por el gobierno de Sebastián Piñera, apunta justamente a proteger a los activistas ambientales para que sus vidas no corran peligro. Se trata de un acuerdo por los derechos humanos y ambientales ya firmado por 22 países de la región y ratificado por 9 de ellos, cuyo objetivo es garantizar el derecho de todas las personas a vivir en un medioambiente sano y a tener justicia ambiental. SebaBenfeld

Al respecto, Benfeld señala que “es el primer tratado en el mundo que incluye disposiciones específicas para proteger a quienes defienden nuestro medioambiente. En su artículo 9 se garantiza un entorno seguro y propicio para que las personas, grupos y organizaciones que defienden los derechos humanos y el medio ambiente puedan hacerlo libres de amenazas e inseguridades”.

“Este informe deja de manifiesto la importancia de proteger a nuestros activistas ambientales y de que nuestro país firme el Acuerdo de Escazú. Si realmente queremos avanzar hacia una reactivación económica que ponga en el centro la dignidad, la salud y el bienestar de las personas, debemos garantizar un entornos seguro y propicio para que luchar por un mundo mejor no nos cueste la vida”, sentenció el joven nombrado por la CEPAL para difundir el acuerdo en la región.

El activista añadió que espera que el Presidente anuncie la firma del acuerdo en la cuenta pública de este viernes. “Estamos a menos de 60 días de que termine el plazo para que Chile pueda firmar Escazú. Durante el fin de semana hicimos tendencia en redes sociales y este martes ingresamos un proyecto de acuerdo conjunto con nueve parlamentarios exigiendo la firma de este acuerdo. Los jóvenes queremos cambios y esperamos que en esta cuenta pública el presidente no nos de la espalda y anuncie la firma de Escazú”, finalizó.

Informe disponible en: https://www.globalwitness.org/es/defending-tomorrow-es/

Deja un comentario