Opinión

[OPINION] Dinámica laboral y salud mental (por Nataly Campusano y Alejandro Aguilera)

Es imperativo visualizar la temática de salud mental de las y los trabajadores como una necesidad constante y presente, más allá de la actual contingencia de pandemia. Dicha necesidad se posiciona como una oportunidad para dar respuesta a la multiplicidad de necesidades asociadas a la dinámica laboral, considerando los altos índices de dificultades de índole psicoemocional presentes en sujetos y sujetas en el marco de la actual estructura del trabajo.

La respuesta acertada a ello es el desarrollo de planes de apoyo constantes, partes de un sistema de desarrollo organizacional necesario y acorde a los indicadores de salud de sus miembros. Dicha necesidad, a la fecha, se visualiza profundamente enraizada en los trabajadores y trabajadoras de la salud, también llamada primera línea en el abordaje de la actual pandemia; sin embargo, y más allá de ello, se hace un llamado a tomar en atención a todos los y las trabajadores y trabajadoras públicos/as, que ciertamente también ven sus funciones impedidas o sobre-exigidas a raíz del impacto colateral que ha tenido el COVID-19.

Hoy, el cuidado de equipo, o el mal llamado autocuidado laboral, podríamos definirlo como una estrategia insuficiente toda vez que es desestimada dentro de las funciones exigidas por la mayoría de los cargos, o también cuenta con poco desarrollo y profundización en términos de diseño y regularidad. Todo ello conforma un abordaje inadecuado y poco eficiente ante el problema de la salud mental presente.

En la gran mayoría de los trabajos en Chile, la respuesta a la temática es meramente paliativa, respondiendo de manera tardía y en la figura de tratamientos médicos que intentan restituir las condiciones mínimas de bienestar, los cuales generalmente tienen costos elevados, depositando en el o la usuaria, la responsabilidad de obtener y adherir a ello.

Una política de salud mental dentro del mundo laboral tiene que estar compuesta y diversificada tanto en temáticas preventivas como en abordajes terapéuticos grupales y/o individuales, en caso de ser necesario, considerando claramente la importancia de la prevención como parte de una estructura de visualización constante de distintos indicadores de daño que se pudiesen presentar en cada función. Lo anterior, bastamente estudiado y comprobado desde la psicología clínica y laboral, se traduce en la facilitación de un entorno sano, amigable y contenedor, con políticas de buen trato emanadas desde las jefaturas y enraizadas en una lógica saludable de funcionamiento global.

Un mejor servicio para los usuarios de reparticiones públicas se traduce en mejores condiciones laborales de trabajadores públicos, y la salud mental, al ser un derecho humano, es menester que sea asegurada para todos y cada uno de los trabajadores y trabajadoras de Chile.

Nataly Campusano Díaz
Consejera Regional por Valparaíso

Alejandro Aguilera
Director, Fundación País Digno

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s