Nacional

Animales en la Constitución: la campaña apoyada por académicos chilenos que busca incluir a los animales por primera vez en la Carta Magna

Más de ocho mil personas han firmado para unirse a esta causa creada por la Fundación Derecho y Defensa Animal.

Desde que se anunció el plebiscito para este año, distintas fundaciones y organizaciones se han articulado para dar a conocer algunas de las peticiones que tiene la ciudadanía y la Fundación Derecho y Defensa Animal es una de ellas.

La agrupación creada por abogadas chilenas en el 2014 lanzó este año la campaña «Animales en la Constitución», con la que buscan incluir a estos por primera vez en la Carta Magna y que ha captado el apoyo de más de 50 agrupaciones animalistas y la difusión de influencers por redes sociales.

“Lo que nos motivó a lanzar esta campaña es que la legislación ha demostrado ser insuficiente para la protección de los intereses de los animales”, señaló la Licenciada en Ciencias Jurídicas y asociada a la Fundación Derecho y Defensa Animal, Javiera Farga. Además, agregó que “la Constitución es la norma más importante de nuestro país y es fundamental que el proceso constituyente incluya los principales temas éticos de nuestra época, como lo es la consideración de los animales”.

En tanto, el académico de la Universidad de Chile y abogado de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Ricardo Quezada, manifestó que “los derechos reconocidos por la Constitución se fundan en la protección de intereses humanos, por lo que la vulneración de los intereses de animales no humanos no encuentra amparo en nuestro ordenamiento jurídico”.

La propuesta de esta campaña es simple: que la protección animal tenga reconocimiento en la eventual nueva Constitución, para así otorgarles el grado más alto de protección jurídica y el compromiso del Estado en este trabajo.

El programa de Animales en la Constitución cuenta con tres puntos fundamentales: la individualidad, que reconoce a los animales como individuos en sí mismos y no como un fin para satisfacer alguna necesidad humana o del medio ambiente; la sintiencia, que es la capacidad de tener experiencias positivas y negativas; y el deber estatal, que se refiere a que el Estado deberá tomar medidas para la protección de los animales.

Rodrigo Gil, abogado y académico de la Universidad de Chile, declaró que “lo ideal sería que esta protección constitucional se dé con independencia de la especie del animal, se les reconozca un grado de dignidad y se prohíba explícitamente la crueldad en estos”.

Hasta ahora la petición lanzada por la Fundación ha sido firmada por más de ocho mil personas y fue respaldada por 26 importantes académicos de diversas universidades del país por medio de una carta, en la que apuntaron que “estamos convencidos de que incluir la protección de los animales no humanos en la eventual nueva Constitución no es solo posible, sino también necesario, en tanto materializa uno de los principales temas éticos de nuestra época, pensando en el bien de todas y todos, humanos y no humanos”.

Foto portada: Flickr/mario2130

Deja un comentario