Opinión

[OPINION] Las siete vidas de Donald (por Carlos Schneider)

Un debate en un país civilizado, la primera potencia mundial, suponía la expresión profunda de ideas, propuestas y el despliegue de parafernalias comunicacionales; pero no, la mediocridad pudo más… siempre puede más con Trump. Hijo de ricos, con una fortuna heredada, glamour, una vida inmaculada y fuera de todo peligro mundano, resultó no ser perenne y Donald contrajo el coronavirus. En la revista Time se indicó que hay más casos de coronavirus relacionados con el brote de la Casa Blanca, de los que ha informado Nueva Zelanda durante la semana pasada.

El magnate de Washington siempre nos trae sorpresas. Fue rápidamente encapsulado por los mejores médicos, tratado con los más complejos y novedosos medicamentos vedados para los mortales y observado con lupa. Al salir del centro médico de Maryland se erigió triunfante, airoso, prepotente, arrojó la mascarilla y lleno de la fuerza que da la sinrazón, señaló que si él pudo contra el coronavirus, todos pueden.

A sus 74 años debía comprobarle al mundo y sobre todo a los estadounidenses (América primero) que él sigue con más ímpetu y salud que nunca, que es su contrincante, Joe Biden, quien no goza de la energía necesaria para encabezar el país más poderoso del mundo. Lo dejó claro en el debate presidencial, donde en base de interrupciones groseras e impertinentes hacia su contrincante, intentó demostrar que Biden no es apto para dirigir América, que no tiene la fuerza para demoler con argumentos, ni tiene el ímpetu y poderío que se necesita para gobernar; qué importa la verdad y el respeto si lo importante es hablarle a su público.

Está por verse el resultado, los votantes estadounidenses deberán decidir en una peculiar elección en noviembre, quién gobierna por los próximos cuatro años el gigante del norte. Sin embargo, este virus demostró una vez más que todos somos débiles, mortales y que incluso los que parecen fuertes, también van agotando sus siete vidas.

Carlos Schneider Yañez
Odontólogo y Magister en Gestión en Salud
Universidad de Chile
M.B.A. Tulane University (USA)

Categories: Opinión

Tagged as: , ,

Deja un comentario