Comunidad

[ENTREVISTA] Claudio Poblete: “Mi cargo será un instrumento para que las comunidades organizadas puedan incidir en las leyes de este país”

Claudio Poblete Duran (54 años, 3 hijos, vive en Quilpué) nació en Copiapó. Nieto de un ferroviario anarquista e hijo de una pequeña comerciante y de un funcionario de Correos, vivió su infancia en la localidad minera de El Salvador, donde cursó su enseñanza básica y media.

Entró a estudiar Trabajo Social en la Universidad de Antofagasta, titulándose en 1993. Durante su periodo universitario fue delegado de carrera y facultad, fue presidente del centro de alumnos de su carrera y luego secretario general de la Federación de Estudiantes, y de ahí vocero de la Confech zonal norte.

Su primer trabajo fue en la ONG Tamarugal para luego entrar al servicio público en Gendarmería. Organizó la Asociación de Directivos Profesionales Técnicos de Gendarmería (ADIPTGEN) de Atacama, de la cual fue presidente en tres periodos, pasando a ser dirigente nacional del mismo gremio.

Claudio ha sido un deportista (fútbol y natación, sobre todo) y un amante de la lectura, el cine, la filosofía y la música.

Actualmente se desempeña como encargado de la oficina de sumarios de Gendarmería de la Región de Valparaíso. Además, acaba de egresar de la carrera de Derecho de la Universidad de Atacama.

Hoy es candidato a diputado por el Distrito 6 (Cabildo, Calle Larga, Catemu, Hijuelas, La Calera, La Cruz, La Ligua, Limache, Llaillay, Los Andes, Nogales, Olmué, Panquehue, Papudo, Petorca, Puchuncaví, Putaendo, Quillota, Quilpué, Quintero, Rinconada, San Esteban, San Felipe, Santa María, Villa Alemana y Zapallar).

En momentos de una profunda crisis institucional, donde el Parlamento es uno de los más cuestionado por la ciudadanía, ¿qué lo motiva a ser candidato a diputado?

“Antes que todo, me gustaría hacer una precisión respecto del poder legislativo -o mal llamado Parlamento- en Chile. Lo cierto es que en este último no se parlamenta, es más bien un Congreso con escaso debate de ideas. Y ahí sí, tengo coincidencias con la mayoría de los ciudadanos que observan una crisis que afecta a esta y al resto de las instituciones en Chile”, aclara Claudio.

“Respecto a mi motivación, 35 años de vínculos con organizaciones sociales y políticas, alientan y renuevan mi permanente compromiso con la vida pública; en consecuencia, mi candidatura a diputado es el resultado de todos estos años de servicio público, es el fundamento a mi postulación”, precisa el candidato.

En pocas palabras, casi es una consecuencia natural, después de haber ocupado diversos cargos, estudiantiles en dictadura y, posteriormente, en la fundación y organización de asociaciones de funcionarios públicos y otras organizaciones sociales.

Tu slogan es «Una voz para las comunas». ¿Qué quieres decir con ello?

-El slogan es el resultado de un trabajo colectivo, de un proyecto político con presencia en la tercera, cuarta y quinta región, y que hemos denominado La Comuna. Una voz para las comunas es la expresión de que buscamos que todas las comunidades organizadas puedan expresarse en mi futura diputación a través de un mandato. La idea es que dichas comunidades puedan tener incidencia directa en la labor legislativa y que yo sea un mero vocero de esa acción. Por cierto, sin inhabilitarme respecto de iniciativas propias de leyes que estime necesarias para lograr mayor justicia y libertad en nuestra sociedad.

¿Y cómo se estructura ese mandato?

-Existe una instancia legal a nivel comunal que son los Consejos de la Sociedad Civil (COSOC). En ella se expresan los distintos estamentos de la comuna sin la mediación de partidos. Entre juntas de vecinos, sindicatos, centros culturales, gremios, etc., configuran este organismo consultivo que es presidido por el Alcalde, en tanto sus miembros eligen la vicepresidencia. Pues bien, nuestra propuesta es que las vicepresidencias de los 26 COSOC del Distrito 6, se constituyan en el Consejo Asesor de esta diputación. De este modo, las iniciativas de ley serán el resultado de las demandas más importantes y representativas de cada rincón del territorio que me corresponde.

En otro orden de cosas, a dos años de la revuelta, ¿cómo la valoras?

Desde dos vertientes. La primera: como unos de los hitos más importantes de los últimos años en la historia de Chile, donde el pueblo cansado de las desigualdades que el modelo económico nos trajo, se expresa de múltiples formas; y cuya consecuencia más importante es la Convención Constituyente.

De otro tanto, lo que dice la gente -y coincido plenamente con ello- nada en Chile ha cambiado en los últimos dos años en el día a día de las personas, porque a mi juicio este fenómeno social requiere de su conversión en un hecho político; es decir, donde todas las instituciones se comprometan, sin lugar a ninguna duda, a transformar todas y cada una de las demandas sociales en políticas de Estado que, decididamente, vayan en beneficio de la mayoría de la gente.

¿Y tienes expectativas del proceso de la Convención Constitucional?

Todas. Será muy importante el resultado de ésta, pero no para los cuatro años siguientes del gobierno que asuma, sino para la vida de todas las personas que vivan en Chile durante los próximos 40 años.

Nosotros como organización política entendemos que la Convención es el ejercicio capital de un proceso que –efectivamente- termine siendo representativo del soberano, del pueblo. Por eso haremos todo lo que esté a nuestro alcance para promover, potenciar y cuidar lo que resulte de esta Convención.

Tú vas como independiente en un cupo del partido Igualdad, pero en representación del Proyecto La Comuna. ¿En qué consiste este proyecto?

El Proyecto La Comuna hunde sus raíces en la búsqueda de una democracia no representativa, sino participativa. Es decir, con una organización del tejido social, en donde las demandas y propuestas de todas sus partes se expresen tanto en políticas de Estado, como en políticas autónomas. El Proyecto La Comuna es crítico de las vanguardias iluminadas, de quienes creen saberlo todo y que impiden la participación popular. Nosotros afirmamos que los procesos de construcción de una nueva sociedad es en conjunto con las personas que se articulan en las comunidades; de no ser así,  no hay posibilidades de cambios radicales..

Respecto a las presidenciales, ¿tienes candidato?

-No, no tengo candidato, porque no se expresa en casi ninguno de ellos un interés sólido en socavar los pilares del modelo económico, que no es más que la artera y espuria expresión del capitalismo en su vertiente más abusiva e inmoral: el neoliberalismo. Por cierto, existen diferencias importantes entre las candidaturas de la derecha y ex Concertación -coaliciones que son parte del problema que ha evidenciado la revuelta- y las candidaturas de izquierdas que representan Artes y Boric. No obstante, por diversas razones, ninguno de los dos consigue representarme. Lo que está claro es que no votaré ni por la derecha ni por los representantes de la ex Concertación.

¿Cuáles son los ejes de tu candidatura?

-Recomponer el tejido social, vehiculizar las demandas de las organizaciones y transformar la diputación en un instrumento que sea permanentemente fiscalizado.

Hay, eso sí, una premisa: El sistema capitalista y, especialmente, su modelo neoliberal han devastado el planeta y diezmado a quienes lo habitamos. Su patrón cultural se basa en el individualismo, la competencia y el consumo, y se expresa –en diferentes grados- en todos nosotros. No es posible, entonces, pensar y organizar una sociedad más justa, cooperante, solidaria y comunitaria, si no cambiamos de raíz ese patrón cultural dominante. Por eso es tan importante para nosotros la recomposición del tejido social y el que las comunidades se organicen y practiquen nuevas formas de relaciones.

Deja un comentario