Cultura

Rodeo de Villagra: tradición de un pueblo tribal de Juan Fernández

Durante toda una semana, gran parte de la comunidad del poblado San Juan Bautista de isla Robinson Crusoe se traslada al Valle de Villagra, donde se realiza el tradicional rodeo cada año, el primer fin de semana del mes de febrero.

Esta tradición del pueblo tribal fernandeciano data del año 1877, organizada por el colonizador Alfred Von Rodt, con el objetivo de realizar el primer censo del ganado. En esta ocasión, se trasladaron más de 300 personas para acampar y disfrutar de las actividades que se realizan, en torno a una fogata y en buena compañía.

Semanas antes se realiza la competencia de los reyes de Villagra. Este año la oportunidad fue de los jóvenes entre 15 y 22 años, quienes tuvieron que realizar distintas destrezas, como hervir el “choquero”, ensillar el caballo, preparar el “empoleado” (brebaje típico a base de poleo y aguardiente), preparar “cauceo”, y realizar destrezas ecuestres y de tiro al blanco, además de responder preguntas de conocimiento en base al rodeo.

La coronación se llevó a cabo el viernes 4 de febrero, luego de las palabras del alcalde de la comuna, Pablo Manríquez, del presidente del Grupo Ganaderos de Villagra, Ambrosio Araya, y del guardaparques de turno, José Cortez. En seguida, la Juventud Robinsoniana realizó su entrada al ritmo de los bombos, con antorchas y montados a caballo. Junto a la Juventud llegaron los reyes de Villagra, Karen Rojas y Gabriel Melo. También lo hizo la otra pareja en competencia, formada por los hermanos Antonia y Daniel González. La corona fue entregada por la madre y el hijo de la reina del año pasado, ya que por problemas de salud y laborales no pudieron estar presentes.

Mientras se realizaba la coronación, el Grupo de Ganaderos ofrecía a todo el público asistente el “empoleado”, para que se pudiera realizar el brindis.

El Grupo Dresden deleitó con su típica música en base a temáticas del archipiélago, haciendo bailar a los asistentes, para luego seguir con el baile con música envasada.

El día sábado, desde temprano, los ganaderos cabalgan sus caballos y van en busca de los vacunos, para encerrarlos en el corral, censarlos y ponerles vitaminas y antiparasitarios. Algunos dueños matan algún vacuno para vender la carne y poder compartir un asado con todos los asistentes.

En ese momento se realizan actividades para los más pequeños, como carrera a caballito de palo y tirar la cuerda.

Finaliza la jornada con la competencia de la carrera a la chilena, en donde compitieron ocho jóvenes, siendo el ganador Vicente Tobar.

El día domingo comenzó el regreso hacia el poblado de las primeras personas, en una travesía que demora cerca de tres horas por tierra, mientras que los adultos mayores y embarazadas se trasladaron vía marítima.

1 respuesta »

Deja un comentario