Valparaíso

Cuenta pública de Alcaldía Ciudadana destaca logros en vivienda, aseo y participación comunitaria

En sesión conjunta del Consejo de Organizaciones de la Sociedad Civil, el Consejo Comunal de Seguridad Pública y el Concejo Municipal, el Alcalde Jorge Sharp entregó la cuenta pública de los avances alcanzados durante 2017 y prioridades para el presente año.

A continuación, el texto íntegro de la cuenta pública de la Alcaldía Ciudadana. Vea el video de transmisión al final de esta nota.

Estimadas y estimados porteños:

En primer lugar, como Alcaldía Ciudadana saludamos y agradecemos su presencia. Ustedes representan una muestra de lo que es nuestra ciudad, un territorio diverso, amplio y complejo en el cual conviven diversas comunidades, actores políticos, sociales, ciudadanos y empresariales, representantes de los medios de comunicación y líderes de opinión que desarrollan de forma permanente un debate público sobre el futuro de Valparaíso

En estricto rigor, esta es nuestra primera cuenta. La que dimos el año pasado respondía a la gestión anterior. Por lo tanto, hoy intentaremos realizar un balance que identifique los principales avances de lo que lleva nuestra gestión y también señalar las dificultades y errores en que hemos incurrido. Una cualidad irrenunciable de un gobierno local que aspira a la transformación social, política, económica y cultural de un territorio, como es la Alcaldía Ciudadana, es su capacidad de autocrítica como herramienta de mejoramiento continuo de su gestión. Nosotros estamos plenamente conscientes que, en un momento tan especial como el que vive Valparaíso, cada opinión que compartamos, acertada o no, tendrá efectos directos en la vida de los porteños y las porteñas. Aunque lo que es aplicable para nosotros, sin duda también lo es para muchos de ustedes, estimados y estimadas invitados.

Porque no es el tiempo de las escaramuzas, de encendidas declaraciones inocuas o debates de sordos. No es el tiempo de una política ensimismada, que ocupó en muchos momentos a la institución local en un verdadero botín. Es momento de una política abierta, dialogante y transparente; de articular las capacidades y fuerzas productivas y creativas de nuestra ciudad en torno al bien común; de poner por delante el interés general; de pensar la ciudad integralmente, de cerro-plan-mar.

  1. Situación financiera

El proyecto que triunfó el 23 de octubre del 2016 le propuso a la ciudadanía porteña tres elementos ordenadores para una gestión municipal que debía hacer frente al descalabro de administraciones anteriores: transparencia, redefinición de prioridades y participación.

Nuestra preocupación en materia de transparencia está ligada directamente a la situación financiera de la Municipalidad de Valparaíso. Se realizó una auditoría inédita a las arcas Municipales por parte de la Contraloría, que no sólo permite identificar responsabilidades sino de hacer cambios en la gestión que actualmente se están implementando. Además, interpusimos diversas querellas para perseguir los delitos de fraude al fisco y malversación por contratos de dudosa legitimidad, apoyadas recientemente por el Consejo de Defensa del Estado. Estos y otros esfuerzos fueron reconocidos por el Consejo de Transparencia el 2017: alcanzamos un 96% de transparencia activa y 100% de transparencia pasiva.

Por tanto, el primer paso ha sido sincerar y transparentar las arcas municipales. El déficit acreditado fehacientemente es de 100 mil millones. Y la situación de los activos municipales es dramática: casi 40 mil millones consignados como activos (en dos ítem: viviendas sociales y deudas incobrables) en estricto rigor no lo son. Esto nos permite afirmar que el patrimonio real es de 7 mil millones.

Ante este descalabro, el único camino posible a esta situación es un cambio profundo en el modelo de gestión municipal, el cual no podrá hacerse en el corto plazo, y que hoy nos encontramos impulsando. El objetivo es ejercer control sobre el área presupuestaria y financiera buscando tomar las medidas que permitan revertir la situación de sobreendeudamiento y pérdida patrimonial, sincerando las cifras y realizando cambios en aquellas gestiones que afectan negativamente el patrimonio municipal. Ejemplo de esta nueva forma de hacer las cosas: aumentamos los ingresos municipales en $6.892 millones; renegociamos la deuda aumentando su servicio en un 436% de lo presupuestado; hemos cerrado contratos lesivos para el patrimonio municipal y renegociado cada uno de ellos.

En definitiva, lo que podemos hacer realistamente en el corto y mediano plazo es una política de aumentos de los ingresos agresiva, frenar la curva de aumento del déficit, disminuir la deuda y proteger el patrimonio municipal.

Esto nos ha obligado a tomar decisiones como las tomaría cualquier familia porteña con su economía: ordenar la casa, cerrar contratos, pagar y renegociar deudas, generar nuevos ingresos y priorizar.  Porque si algo no nos vamos a permitir hacer es que los errores y el despilfarro del pasado lo paguen las comunidades, las personas que más requieren de un municipio presente y los trabajadores municipales.

  1. Redefinir prioridades: obras y acciones por Valparaíso

Sin embargo, como señalé anteriormente, esto no va a ser a costa de nuestras comunidades y la ciudadanía.

Redefinimos las prioridades, eje de la gestión ciudadana, para avanzar en derechos comunes, mayor calidad de vida, en definitiva, un buen vivir.

Garantizar un buen vivir, es producir salud ¿Saben por qué es importante invertir en salud?, porque ahí se atiende el 73% de los habitantes de Valparaíso. Sólo el año 2017 incrementamos la población inscrita en 2 mil personas, obteniendo un incremento de ingreso de más 130 millones de pesos. Con ello hoy los Centros de Salud Familiar atienden a una población que alcanza las 217 mil personas. Atendimos en los 5 SAPUS dependientes de la municipalidad más de 121 mil urgencias. Aumentamos los controles preventivos del ciclo vital en más de 10 mil atenciones. Renovamos la flota de ambulancias en más de un 50%.

La farmacia popular y la óptica popular hasta la fecha han atendido a más de 15 mil personas. Porque vimos cómo la gente gasta lo poco que tiene en medicamentos inauguramos una sala de fraccionamiento de la farmacia popular disminuyendo un 70% de su valor total en promedio y además realizamos estudios de factibilidad y una serie de gestiones para las farmacias de Laguna Verde y Placilla que pensamos inaugurar en las próximas semanas.

El año 2017 nuestra farmacia popular vendió cerca de 200 millones de pesos en medicamentos constituyendo un ahorro para los vecinos de Valparaíso de aproximadamente 140 millones, si comparamos con los precios de las cadenas de farmacias.

Redefinir prioridades es hablar de educación pública. Impulsamos el proyecto de Escuelas Abiertas y durante el segundo semestre del año 2017 se realizó la apertura de la Orquesta Latinoamericana y la Escuela de Danza comunal. Además, debido a la precaria situación de infraestructura de varias de nuestras escuelas, definimos un programa de mejoramiento de cerca 1.200 millones de pesos que se empezó a ejecutar el año 2017 y que sigue hasta el día de hoy con fondos propios y otros provenientes del ministerio de educación.

Todo esto nos permitió frenar el deterioro de la educación municipal en lo que a matrícula tiene relación. Hoy son más de 19 mil niños los que estudian en nuestras escuelas.

Redefinir prioridades es fortalecer el trabajo territorial y comunitario que cientos de organizaciones y dirigentes realizan en nuestra ciudad. Por eso es que, en conjunto al Concejo Municipal, a  través del Fondo de Desarrollo Vecinal (FONDEVE), Fondo de Deporte (FONDEPORTE), Fondo de Iniciativas Culturales (FICVAL) y el Fondo para iniciativas de personas en situación de discapacidad (FOIDIS), transferimos 650 millones de pesos para financiar proyectos comunitarios beneficiando a más de 200 organizaciones sociales, vecinales, deportivas y culturales.

En definitiva, redefinir prioridades son obras que impactan directamente en la calidad con que se vive en los cerros y quebradas.  Desde la Dirección de Operaciones atendimos a través del Departamento de Asistencia Técnica más de 1.200 solicitudes de diferentes organizaciones sociales, entre los que destacan evaluaciones técnicas, traslados de enseres, limpieza de sumideros aguas lluvias, retiro de escombros, gasfitería, apoyo de eléctricos, apoyo de soldadores y maquinaria, limpiezas de tranques de la comuna, bacheos de las calles en la ciudad, construcción de escaleras, reparación de mobiliario público, reparación de sedes sociales, construcción de paraderos y apoyo a otras unidades municipales.

Redefinir prioridades nos ha llevado a trabajar por el aseo de la ciudad. Gestionamos 21 nuevos camiones recolectores de los cuales ya contamos con 7. Además, 4 nuevas camionetas, 13 hidrolavadoras, 40 bateas, 4 camiones aljibes y 4 camiones ampliroll que a principios del 2017 no existían. Todo esto es el resultado de más gestión técnica y capacidad política.

Avanzamos decididamente a través del Departamento de Emergencia en una serie de iniciativas que contribuyeron, en conjunto a otros esfuerzos realizados por los órganos de emergencia de Valparaíso, a tener uno de los veranos con menos incendios forestales de los últimos 20 años. Retiramos más de 800 camionadas de escombros, cerrados vertederos ilegales, limpiamos quebradas y educamos a través de prevencionistas de riesgos casa por casa a los vecinos en incendios y riesgos. Sin embargo, aún queda mucho por hacer.

En este contexto, reimpulsamos el programa “Todos a la calle” en conjunto con la Dirección de Desarrollo Comunitario y más de 20 juntas de vecinos de diferentes cerros de Valparaíso.

Eso no nos conforma ni nos tranquiliza. Pero nos demuestra que cuando hay gestión las expectativas de las personas aumenta. El aseo de Valparaíso requiere de un mayor compromiso de los vecinos y sus organizaciones; necesita un plan de reciclaje y reutilización de residuos; no se va a resolver sólo con más bateas. Se requiere de una verdadera revolución cultural ya que en todo el año 2017 se recogieron más de 130 mil toneladas de residuos.

III. Participación comunitaria

Para este gobierno local la ciudadanía es el actor central de su gestión. Hoy producto de más de un año de gestión municipal estamos vinculados con al menos 10 veces más organizaciones y dirigentes que con los que contábamos al principio del proceso ciudadano hace casi dos años. Hoy somos muchos, muchísimos más.

El carácter ciudadano está más vigente que nunca en el trabajo que hemos realizado con los vecinos afectados por el incendio del 2017, con los cuales hemos diseñamos viviendas que tienen más metraje y más calidad que las que tradicionalmente se entregan y que pronto comenzarán a construirse.

El carácter ciudadano también estuvo presente, no exento de debates y diferencias propios de un proceso complejo, en el marco de la modificación parcial del PRC, en el cual se logró sentar en una misma instancia y poner de acuerdo a los denominados 7 y 12 metristas, construyendo una propuesta de consenso, que también involucró la valiosa opinión de los Concejales ¡Comunidades que nunca antes se habían siquiera escuchado lograron confluir en una visión común de ciudad!

Hoy, a 25 de abril, en Valparaíso se reactivaron 40 juntas de vecinos, y según cifras entregadas por la secretaría municipal durante el 2017 se crearon 217 nuevas organizaciones sociales.

El Municipio trabaja actualmente en vivienda digna con más de 10 campamentos y con un conjunto de comités de vivienda que agrupan a alrededor de 1.500 familias.

Hemos sido parte y liderado el esfuerzo de recuperar los cruceros y convertir a Valparaíso en el puerto ancla del Pacífico, junto a empresas públicas, privadas, emprendedores y pequeñas empresas del turismo.

En procesos de participación diferentes, especialmente en el nuevo PLADECO, actores comunitarios definieron más de 1000 iniciativas para ser impulsadas desde la SECPLAC, por iniciativa propia o con fondos externos.

Hoy existen vecinos en Laguna Verde, Placilla y el cerro Placeres que se están organizando para tener su propia farmacia popular.

Se construyó el plan de salud 2018-2020, el proyecto educativo comunal, el plan maestro de riesgos y emergencia, la política de turismo, cultura y tantos otros, con participación y ciudadanía.

Existen 3 nuevas oficinas en pleno funcionamiento: de la diversidad sexual, pueblos originarios y migrantes, a través de las cuales cientos de ciudadanos se relaciona con la gestión municipal y participan en el Valparaíso que soñamos. Y una en camino que es la de Memoria y Derechos Humanos.

¡Eso es ciudadanía activa y organizada!

Ahora, reconocemos que sobre el rol de la ciudadanía ha existido un debate local, que se produce dentro un debate nacional relativo a la crisis de la representatividad del sistema político. Nuestra ciudad está en el centro de este escenario. Hoy hemos puesto a Valparaíso en un lugar importante en el concierto nacional.

La propuesta de participación de la Alcaldía Ciudadana busca empoderar al habitante del territorio y las organizaciones sociales y ciudadanas. Nos hemos preocupado en abrir espacios a aquellos que no han tenido por décadas voz: organizaciones deportivas, de adultos mayores, comunitarias, organizaciones de mujeres, el mundo de los campamentos y el de las miles de familia sin agua potable ni alcantarillado, el de los hermanos migrantes, de la diversidad sexual, de los pueblos originarios.

Buscamos que la ciudadanía se hagan parte de las definiciones más importantes de su barrio, cerro y ciudad. Buscamos abrir el debate, ampliar la democracia, poner a la institución local al servicio de la gente. Esto requiere una nueva forma de entender a las instituciones, del rol de los representantes y la profundidad del carácter vinculante de la participación. Sin duda, esto implicará cambios, tensiones y que todos definamos nuestro rol. Debemos adecuarnos a este nuevo estado de cosas. En definitiva, proponemos ampliar la ciudadanía y profundizar la democracia

  1. Planificación y desarrollo urbano

Desde la SECPLAC abordamos una serie de materias de importancia para la ciudad.

Uno de los principales aportes que podemos hacer es avanzar en la construcción del modelo de planificación integrada y participativa que considera las distintas dimensiones del desarrollo local y permite un diálogo entre los diferentes  instrumentos municipales entre los que destaca el Plan de Desarrollo Comunal, el Plan Regulador Comunal y Presupuesto Municipal.

El centro del modelo propuesto, dado el programa de la Alcaldía Ciudadana, es la justicia social y la sostenibilidad ambiental, desarrollada en los siguientes ejes que orientan la construcción del PLADECO: derechos comunes (vida en común); Superación de la pobreza y la desigualdad; adaptación al cambio climático; desarrollo económico local; territorio Integrado y desconcentrado; construcción desde la memoria; y democratización del gobierno local.

Para esto se desarrollaron una serie de encuentros de planificación participativa en los barrios, con más de mil asistentes, que se realizaron en todo el territorio, incluidos Placilla y Laguna Verde, así como los llevados a cabo con mujeres, migrantes, niños, personas y organizaciones vinculadas al tema vivienda. En todo ellos el producto fue una priorización de iniciativas de inversión y desarrollo. Con esto buscamos un mayor protagonismo ciudadano ya no solo en el diagnóstico o identificación de problemas, sino en la generación de propuestas.

Paralelamente, a solicitud de distintos actores de la ciudad, se postergaron los permisos de construcción para los dos polígonos de 1.200 hectáreas aproximadamente, que no contaban con límite de altura definido y se continúan estudiando respuestas específicas para casos de alta urgencia como son Placilla y Laguna Verde.

La comunidad ha planteado que el desarrollo inmobiliario desregulado, ha dañado el patrimonio social, arquitectónico y medio ambiental de sus barrios, ante el avance de la construcción de torres en altura, por lo que ha exigido su protección. En eso hemos avanzado junto al Concejo Municipal.

Para nuestro gobierno local la vivienda es un derecho social. Es así como hemos señalado que el territorio tiene en nuestro departamento de vivienda a una unidad municipal capaz de observar la ciudad a escala humana e integral, pues el derecho a la vivienda está inalienablemente unido al barrio, a la ciudad y al territorio.

Durante el año 2017 diseñamos el proyecto de reconstrucción de Puertas Negras, en conjunto al Comité de Vivienda Nuevo Amanecer, que considera el entorno del barrio para acoplarse a su morfología y aporta desarrollo barrial mejorando los espacios públicos para los habitantes actuales y los futuros. La primera piedra la pondremos durante el primer semestre.

Tenemos buenas noticias en relación a la ejecución de proyectos. Durante el año 2017 la gestión municipal a través del equipo de la SECPLAC se hizo cargo de 62 iniciativas de inversión del total de 99 que se implementaron en el territorio. De las iniciativas que lideró directamente el municipio 15 se terminaron de ejecutar y 47 se encuentran en estado de ejecución.

Cabe destacar en el listado de proyectos terminados durante el período 2017, la apertura transitoria a la comunidad del Mercado Puerto, para realizar uno de los encuentros territoriales de Planificación Participativa para la construcción del Plan de Desarrollo Comunal.

La reapertura del Parque Italia es otro hito importante durante el año 2017 que permite la reactivación de una parte de la zona del Almendral devolviendo este espacio público de encuentro a la comunidad, mejorado y hermoseado.

Asimismo el proyecto de compra de 7 camiones, ya terminado, y la adquisición de contenedores y camionetas, en ejecución, permitirán fortalecer la flota municipal de aseo, ayudando a enfrentar el problema largamente arrastrado de la basura en la comuna y avanzar en la línea de ahorro presupuestario que ha implementado esta gestión municipal.

Considerando solo aquellas fuentes de financiamiento de Gestión Municipal, la inversión en el territorio aumentó un 70% del año 2016 al año 2017. Subiendo de 17 mil millones del año 2016 a 30 mil millones del año 2017.

En cuanto a la inversión que proviene solamente de fuente Municipal, esta se incrementó en un 217% en comparación al 2016. Pasando de 527 millones a más de 1.670 millones el año 2017.

Son muy buenas noticias porque demuestra una capacidad de gestión que va en alza lo que al mismo tiempo permite fortalecer al gobierno local y al instrumento municipal. Para el 2018 debemos continuar por este camino.

Estimados y estimadas,

Finalmente, quisiera compartir con ustedes el sentido y las prioridades que animarán los esfuerzos de la Alcaldía Ciudadana en el presente año, a partir de una idea general que las vincula.

Requerimos un nuevo pacto para el desarrollo y el porvenir de nuestra comuna. No uno que olvide la pluralidad de posiciones políticas y legítimas orientaciones presentes en distintos segmentos de nuestra ciudadanía, sino que se base en una conversación entre diferentes, y que dé origen a un acuerdo sobre líneas fundamentales para el desarrollo integral de la ciudad, que mire al futuro con realismo, y a la vez funde un nuevo optimismo donde los sueños puedan dar origen a realidades.

Por tal motivo, en el año 2018 no sólo se trata de consolidar lo avanzado sino orientar los esfuerzos en cuatro dimensiones centrales:

  1. Desarrollo económico y generación de empleo local.

Proponemos abrir camino a un nuevo proceso de desarrollo económico para un territorio que en buena medida ha sido olvidado por las principales líneas de desarrollo productivo de la economía chilena. Valparaíso se ha empobrecido tanto como efecto de un subdesarrollo dilatado de consecuencias acumuladas, como por la sistemática miopía de autoridades que sin un compromiso claro con la gente, aprovecharon los recursos para beneficio de intereses particulares.

Hoy el desarrollo económico es para nosotros una prioridad. Nuestra gente mejorará sus condiciones de vida, solo si nos involucramos creativamente con la producción de riqueza. Hemos combatido la corrupción, hemos mejorado las formas de administrar los recursos existentes, buscamos permanentemente una mayor equidad del acceso de nuestras vecinas y vecinos a bienes y servicios; pero ahora resulta fundamental impulsar un proceso de desarrollo productivo que integre de forma articulada y armónica a agentes económicos como el Estado, la empresa privada y también, por cierto a las comunidades. Resulta fundamental el desarrollo de una economía social y solidaria, con centro en las comunidades.

Requerimos más inversión, por cierto, y requerimos que esta se produzca conforme a los intereses mayoritarios de la ciudad y con respeto a las normas que hemos venido construyendo de forma democrática y participativa. Todo lo que vaya en beneficio del desarrollo sostenible y equitativo de nuestro territorio, será bienvenido. Si necesitamos conversar más, derribar mitos, remover prejuicios entre empresarios y autoridades comunales, dispongámonos a hacerlo a la brevedad y de verdad.

  1. Avanzar en producción en espacios públicos y comunitarios

La construcción común del territorio, de forma participativa y justa, se expresa de forma especial en la forma en que tratamos los espacios públicos. Es por ello que nos proponemos avanzar en 2018 de forma clara y decidida en la recuperación, mejoramiento y construcción de nuevos espacios públicos, de manera de promover la apropiación colectiva y comunitaria del espacio. Lo colectivo nos sirve más, lo colectivo nos hace más felices, lo colectivo nos mejora la vida.

  1. Salud y deportes para una mejor calidad de vida

Un eje de nuestra política ha sido la producción de salud. Buscamos entregar una atención de cada vez mayor calidad a la comunidad a través de los Centros de Salud y las unidades de urgencias, pero nuestro mayor interés está en el involucramiento participativo de la comunidad en la construcción de comunidades más sanas.

  1. Desarrollo de una política de vivienda y reactivación de barrios emblemáticos

El derecho a la vivienda está inalienablemente unido al barrio, a la ciudad y al territorio. El derecho a la ciudad como bien común para el ejercicio de la soberanía del habitante sobre los bienes públicos y la vivienda como derecho humano fundamental, forman parte de las prioridades del ejercicio de gobierno de la alcaldía ciudadana.

Como podrán apreciar ustedes de la lectura de la Cuenta Pública que ahora presentamos, nuestra gestión ha estado colmada de esfuerzos, hemos logrado avances relevantes en muchas áreas y los indicadores así lo muestran. Nos enorgullecemos particularmente de aquello en lo que los avances de la Alcaldía Ciudadana significan mejoras concretas y comprobables por la ciudadanía, especialmente aquellas que hemos construido juntos, con participación real.  También hemos enfrentado un conjunto de dificultades, muchas veces a consecuencias de problemas heredados, y en otras ocasiones, producto de las dificultades propias de la gestión municipal de una comuna como Valparaíso.

Ha sido un año de aprendizaje, no cabe duda. Y tengan por seguro que lo aprendido será puesto al servicio de una mejor gestión, de un trabajo mejor realizado, por más justicia social, por más democracia, por más dignidad, por más bienestar, con el norte puesto siempre en el puerto querido, en su gente irrepetible y en el sueño de convertir a Valparaíso en la Joya del Pacífico del siglo XXI.

¡Muchas gracias!

 

 

Categories: Valparaíso

Tagged as: , , ,

Deja un comentario