Nacional

[OPINION] ¿Adiós a la DC? (por Gato Dequinta)

Apenas ha pasado un par de días y todavía duele la votación de la Cámara de Diputados que rechazó la acusación constitucional contra tres ministros de la Corte Suprema por otorgar la libertad a siete criminales de Punta Peuco. Duele porque es una bofetada a todas las víctimas de la dictadura y en especial a los asesinados, torturados y desaparecidos por esos mismos sujetos que hoy deben estar celebrando con champaña. Duele porque deja la sensación de que, después de décadas de lucha por verdad y justicia, en esta pasada ganó la impunidad.

Si para algo sirvió la acusación constitucional fue para despejar la paja del grano, separar a quienes tienen un compromiso ético y político con las víctimas y con el respeto a los derechos humanos; de quienes votan con la derecha a favor de los victimarios. En esta ocasión, la DC se dividió entre ambas posiciones, lo que dejó claro que este partido volvió a ser lo que siempre ha sido: un partido golpista, aliado de la derecha política y económica. En 1973 apoyó el derrocamiento de Allende y después, cuando los militares no le pasaron el poder se volvieron de oposición, avizorando que el cambio venía con quienes luchaban por la democracia. Profitaron por años de la Concertación. Impusieron a una controvertida figura como Aylwin -que reconoció públicamente su apoyo al Golpe- como el primer Presidente tras el regreso a la democracia. Chantajearon y boicotearon innumerables veces los intentos de avanzar más rápido y más profundo en los cambios que se necesitaban.

Y ahora que la Concertación fracasó, ahora que sólo quedan los pedazos de una antigua unidad, ahora que ya no hay cuotas de poder ni cargos de Gobierno que defender ni disputar, se declaran con la independencia suficiente como para aliarse sin escrúpulos con la derecha.  Este camino en retroceso lo comenzó en los últimos meses Mariana Aylwin y lo culmina ahora la directiva partidaria, escuchando los cantos de sirena de la burguesía nacional. Son las contradicciones de un partido pequeño burgués que oscila en su mayoría hacia la burguesía y una minoría hacia las clases populares.

Sólo quedan esos cuatro diputados DC dignos y consecuentes que votaron por la acusación. Representan lo mismo que los que firmaron la «Carta de los 13» que se opusieron al Golpe. Pero la DC, como partido, ha traicionado al pueblo chileno.

Sería bueno ir pensando que ya no se puede contar con ellos como partido para reconstruir la unidad que necesita el pueblo para vencer al modelo neoliberal.

Opinion_GatodeQuinta

 

Categories: Nacional, Opinión

Tagged as: , ,

Deja un comentario