[CRONICA] El Buen Porteño saluda a los profes

El Buen Porteño saluda a quienes ejercen la profesión más importante de la Humanidad, cual es el ejercicio docente; el querido o querida profe.

El BP fue educado bajo disciplina prusiana, aquella donde el orden y el respeto hacia el maestro era regla de oro, donde el profesor paseaba entre los pupitres con total autoridad, seguidos por la silenciosa mirada de los pupilos. Ante los numerosos castigos, el BP moría piola, jamás acusaba al profesor porque el cumplimiento del castigo era cosa de honor, además que ningún apoderado se atrevía a cuestionar al profesor y sus sabias decisiones.

“Lalo y Lila miran el aleli”, las tablas de multiplicar, el poroto envuelto en algodón, las revistas de gimnasia, las copias de tres hojas, los cuadernos de croquis y la desaparecida caligrafía son parte de las primeras e inolvidables enseñanzas, aquellas que forjaron nuestro ser.

El día del profesor era todo un evento. No sólo por la convivencia que permitía capear clases todo el día, sino también por las decenas de regalos y dádivas que eran enviadas desde todos los hogares, además de frutas de la estación y sentidas tarjetas de agradecimientos, generalmente escritas por las madres. Mientras más porro era el pinganilla, más ostentoso era el regalo. Más que un regalo, era como el salvoconducto que llegaba en el momento justo del año y que permitía pasar de curso, a la espera de otro día del profesor, otros regalos y otros salvoconductos.

¡Feliz día profesores!

Opinion_ElBuenPorteno

Anuncios

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s