Valparaíso busca obtener nombramiento UNESCO como “Ciudad Creativa de la Música”

Jornada “Valparaíso, Puerto de Músicas” reunió a músicos, productores de espectáculos, gestores culturales y empresarios asociados al mundo de la música porteña.

Como parte del proceso de postulación de Valparaíso como “Ciudad Creativa de la Música” se realizó el jueves la jornada “Valparaíso, Puerto de Músicas: hacia un modelo de Ciudad Musical”, encuentro organizado por el programa Valparaíso Creativo impulsado por la CORFO, el gremio de la Industria Musical de Valparaíso (IMUVA), la Alcaldía Ciudadana a través de la Dirección de Cultura del municipio porteño, y el programa Escuelas de Rock y Música Popular del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. La actividad, realizada el 23 de octubre en el Centro de Extensión del DUOC UC, tuvo por objetivo congregar a músicos, empresarios y emprendedores de la música y sectores sinérgicos, tales como turismo, gastronomía, audiovisual, diseño, tecnología, arquitectura, patrimonio, teatro, entre otros, en una jornada de trabajo para idear propuestas para incorporar a la postulación de Valparaíso a la Red de Ciudades Creativas de UNESCO.

La Red de Ciudades Creativas se creó en 2004 para promover la cooperación entre ciudades que identifiquen la creatividad como factor estratégico de desarrollo urbano sostenible. La Red está constituida actualmente por 180 miembros de 72 países, cubriendo siete ámbitos creativos: artesanía y artes populares, diseño, cine, gastronomía, literatura, música y artes digitales. En América Latina y el Caribe son seis las ciudades con esta denominación: Bogotá y Medellín, en Colombia; Kingston, Jamaica; Salvador de Bahía, Brasil; Morelia, México, y, desde el año 2017, Frutillar.IMG_20181025_123047

“La idea de postular a Valparaíso como Ciudad Musical fue básicamente de Cristián Zúñiga y Matías Mancisidor, el primero desde las Escuelas de Rock y el segundo desde las Industrias Musicales de Valparaíso”, explica Sebastián Redolés, encargado de Contenidos y Programación de la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Valparaíso. “Posteriormente, nos dimos cuenta que es el municipio el que tiene que presentar esta postulación ante la UNESCO y, siendo exhortados a sumarnos a esta campaña, accedimos bajo ciertas condiciones que tienen que ver con permitirnos liderar este proceso y resguardar lo que la ciudadanía hoy día está demandando y que tiene que ver con garantizar el bien común de la comunidad de Valparaíso, porque de otra manera nos exponemos a repetir historias, como la denominación de Valparaíso como Patrimonio de la Humanidad, que fueron desastrosas para nuestra propia historia”.

MancisidorEl proceso de postulación ha pasado por varias etapas, explica Matías Mancisidor, presidente de INMUVA. “Se partió, nosotros como comité, conociendo el modelo de Ciudad Musical en visitas a mercados internacionales, y luego trayendo esta idea y seduciendo un poquito al sector público con respecto a la pertinencia que tenía el modelo en el territorio. Somos de Valparaíso y queremos nuestro territorio; estamos tratando de colaborar y viendo cómo se pueden mejorar las condiciones y el desarrollo de la ciudad. Entonces, al ver este modelo, lo encontramos pertinente y lo empezamos a socializar y a trabajar con distintas interlocuciones y los tomadores de decisiones del sector público. Una vez que se logró, se armó una mesa ejecutiva que es la que organizó esta jornada”.

La próxima etapa será la de sistematizar las propuestas planteadas en la jornada y “seguir levantando la mayor cantidad de información que se pueda. Luego lo que viene es el diseño de los proyectos y las actividades propiamente tal y con eso se arma la postulación UNESCO y se envía”, señala Mancisidor.

Para Jorge Rosenthal, director del programa Valparaíso Creativo, “lo más concreto es tomar los muchos insumos que acá se consiguieron, sistematizarlos porque debemos transformarlos en diseño de proyectos, en diseño de iniciativas para la postulación de Valparaíso a la UNESCO como Ciudad Musical, pero también para ir armando la agenda, ya que una cosa es que la UNESCO nos reconozca como Ciudad Musical, que es algo creo no tan difícil de lograr, pero mucho más importante es que aprovechemos el potencial que como ciudad creativa tenemos, que como ciudad musical tenemos, y para eso estos espacios de encuentro y articulación son muy importantes”.IMG_20181025_140415

Respecto de la metodología empleada para recoger las ideas y propuestas de los asistentes, “como todos somos muy buenos para hablar en este mundillo, elegimos una metodología donde pudiéramos hacer preguntas y contestarlas en un par de horas”, explica Rosenthal, metodología que permitiera “conversar, conocernos, intercambiar ideas, pero que no pasara que el que más habla es el que termina ocupando el espacio completo y monopolizando las ideas”.

La metodología consiste en que cada participante escribe sus ideas, en respuesta a una misma pregunta adaptada a cada una de las mesas temáticas, en tres post-it que luego se adhirieren a un papelógrafo.  En este primer paso, se ofrece un espacio para la reflexión en el cual los participantes ordenan las hojas de papel, categorizándolas en el papelógrafo. En un segundo paso, los participantes se cambian a otra mesa para ir complementando las propuestas anteriores, “lo que también nos permitía ratificar algunos puntos de vista, ya que siempre la comprobación es un tema que permite ver qué líneas o qué acciones tienen más apoyo o consenso que otra”, explica Daniela Fuentes, facilitadora de una de las mesas.

Las mesas de trabajo se organizaron en base a cinco áreas temáticas: Música y educación; Destino de turismo musical; Comunidad y calidad de vida; Dinamización del sector musical, y Dinamización del sector musical: polo latinoamericano.

IMG_20181025_130523El historiador e investigador Rodrigo Oteiza fue uno de los más de 50 asistentes. La primera mesa en la que participó se centró en cómo “dinamizar el sector musical, pero con perspectiva latinoamericana. Me interesa eso porque creo que tenemos suficientes características de músicos como para poder generar una dinámica de intercambio”, argumenta. La segunda mesa elegida por Oteíza se enfocó en la comunidad y la calidad de vida. “Valparaíso tiene una infraestructura cultural suficiente, existe y ha existido siempre; yo creo que es una de las mejores de Latinoamérica históricamente hablando, por cantidad de habitantes, pero ha caído en el abandono, y el abandono es no respetar, es una falta de respeto; o sea, una devaluación de los lugares. Lo que pasó con el Hospital Ferroviario puede suceder con los teatros, eso mismo puede suceder con las salas, con espacios que eran profundamente culturales, que están precarizados porque la institucionalidad tampoco los cede a espacios culturales, a organizaciones que los necesitan. Entonces de a poco hay que ir generando una relación de respeto y responsabilidad, y la responsabilidad es institucional, es organizativa, es comunitaria y es cultural” sentenciaó el historiador.

IMG_20181025_123034En esta misma línea, otra de las participantes, Evelyn Henríquez, directora de la Cámara de Comercio y Turismo de Valparaíso, afirma que “desde la experiencia, de lo que yo entiendo desde el territorio, es que existe una gran oferta en términos de propuestas ligadas al ámbito musical en la ciudad, a nivel de espacios, de presentaciones, de eventos; también de talleres, a nivel de formación hay distintas opciones formales o no formales que están presentes en la ciudad, pero eso no tiene una vitrina en la cual el turista -en este caso- pueda acceder a esa información. Ahora está la aplicación VLPO, que está recién tomando fuerza, que se supone debiera ser una parte de esto, pero también tiene que ver con que estos mundos recién se han estado vinculando. A pesar de que de manera natural coexisten en el territorio, no hay una vinculación tal, programada, coordinada, lo que fue parte de la discusión de la mesa. Hay que ponerse a conversar. Ahora, obviamente, para poder mostrar en la vitrina uno tiene que preparar el producto en términos de condiciones, de profesionalismo, de generar cierto estándar, por ejemplo, si te dicen que el espectáculo empieza a las diez, no empiece a las doce, a la una o no llegue; y eso sucede mucho en esta ciudad”.

IMG_20181025_123108Para el músico Luchín Salinas, quien participó en las mesas Música y calidad de vida y Música vinculada con el circuito latinoamericano, “Valparaíso era una ciudad muy importante en el circuito, en esta parte del continente, los espectáculos que llegaban a Buenos Aires llegaban directamente a Valparaíso. Espectáculos mundiales que llegaban a Sudamérica tenían que pasar obligatoriamente por Valparaíso. O sea, hay un peso que históricamente nosotros lo conocemos, pero falta dimensionarlo y entenderlo. Creo que va todo de la mano; esto de las mesas ha sido toda una simbiosis muy importante, hay una sensación de organismo. Para mí es muy importante lo que conversamos y vamos a seguir conversando”.

Anuncios

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s