[CRONICA] El Reino de lo Posible (por El Asiduo)

En el año 1788, el gobierno de Francia cayó, básicamente, en la bancarrota, lo que significó que a sus deudores, en lugar de pagarles en oro y plata, como era la costumbre, tuvieron que empezar a darles vales, sujetos a un cierto porcentaje de interés, que era cobrable… bueno, no se sabía bien. Y los eventos del año siguiente, para quienes estudiamos historia, sabemos que no fueron bien. Toma de la Bastilla, revolución, etc., etc., etc.

De aquella época turbulenta, me quedo con las palabras de una persona llamada Emmanuel Joseph Sieyès, que escribió un famoso panfleto llamado “Qué es el Tercer Estado”. Haciendo corta una historia larga, en Francia había tres estados: el clero católico, la nobleza, y el tercer estado que era… todo el resto del weonaje. El historiador marxista Georges Lefebvre argumenta, muy convincentemente, que no había “tres estados”, sino realmente dos: los privilegiados y “todo el resto”. Lo que me llama la atención es el argumento de Sieyès que dice, en su histórico panfleto: “¿Qué es el Tercer Estado? Todo. ¿Qué es lo que el Tercer Estado tiene ahora? Nada. ¿Qué es lo que el Tercer Estado quiere? Algo”.

Lo que me llama la atención de eso es que, ¿no debería el Tercer Estado, siendo “Todo”, pretender serlo… todo? Después de todo, el mismo Sieyès argumenta que el Primer y Segundo Estado son una horda de parásitos que lo único que hacen es drenar la sangre de la verdadera “alma de la nación”, como Sieyès lo entiende. No defiendo estas ridículas ideas del siglo XVIII sobre naciones, ni patria, ni ninguna otra estupidez decimonónica que, lamentablemente, está tan de moda ahora. Lo que me llama la atención es esta idea de los filósofos, incluso radicales de, llegado el punto de determinar el límite de sus ideas, siempre detenerse en algo… es una especie de barrera invisible, que todos creemos que es lo que sostiene la sociedad, y que no puede ser rota. No pensamos habitualmente en esto, pero estoy seguro que Sieyès, filósofo radical para los estándares de 1789, imaginaba que incluso si dijese que “El Tercer Estado es TODO”, de todas formas el rey tiene ejércitos, tropas y gente con palos para acabar con quien fuera. No se puede hacer nada radical, hay que vivir en el “Reino de lo Posible”.

Lo curioso de esta historia es que, al final, los soldados enviados a asesinar multitudes se terminaron rebelando incluso contra el rey y la aristocracia. El resto de la historia por supuesto que no es un cuento de hadas. Hubo gobiernos radicales, tiránicos, terror público, miles de muertos, etc. Y, sin embargo, hoy en día todos en nuestra ilustrada época creemos que lo que Sieyès sin duda pensaba que era el “reino de lo imposible” es lo que todos pensamos que es lo habitual que debería ser: voto universal, libertad de pensamiento, culto, expresión, etc. Pero de todas formas, todos lo que piensan que el mundo actual es injusto siguen atrapados en pensar en alternativas, igual que Sieyès, que funcionen en el “reino de lo posible”.

Pero lo posible, en política, no es un reino. La política es un producto de acuerdos humanos, así que lo posible es un acuerdo humano, al fin y al cabo.Opinion_ElAsiduo

Anuncios

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s