[OPINION] Aires de cambio (por Giovanni Calderón Bassi)

Quienes pasamos los 40 recordamos vivamente aquellos días de invierno en que el aire de Santiago era simplemente irrespirable y no pocas veces había que quedarse en la casa para evitar las enfermedades respiratorias. Aunque desde hace décadas se han implementado numerosas medidas, desde la restricción vehicular hasta la prohibición del uso de la leña, hasta el presente parece ser un problema insoluble.

No es casual que la mayor preocupación ambiental para los chilenos sea la contaminación del aire. La percepción de los chilenos es confirmada por informes internacionales que ubican a nueve comunas chilenas entre las diez ciudades sudamericanas más contaminadas.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, en Chile mueren seis mil personas al año por contaminación ambiental, mientras que a nivel mundial el 92% de los habitantes no respira aire limpio, pereciendo por esta causa más de siete millones de personas en el mundo entero. De esta cifra, 300 mil decesos se producen en el continente americano y casi cuatro millones en la región de Asia y el Pacífico.

Por esta razón, este año el Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra cada 5 de junio desde 1972, estará dedicado a la lucha contra la contaminación del aire y China será el anfitrión global de este evento. Según ONU Medio Ambiente, China se ha convertido en un nuevo líder de la acción climática, por su alto y sostenido crecimiento en energías renovables y movilidad eléctrica.

En un año clave para las decisiones mundiales frente al cambio climático, el Día del Medio Ambiente es una oportunidad propicia para que nosotros, los ciudadanos, impulsemos a los gobiernos y a la industria a dar una respuesta más rápida y efectiva a esta emergencia global, especialmente teniendo en cuenta que la contaminación del aire es generada, entre otras fuentes, por el uso de combustibles fósiles, incidiendo directamente en el cambio climático y haciendo a nuestro país más vulnerable a sus efectos adversos.

En el caso de Chile, la principal fuente de contaminación del aire en las ciudades del centro-sur del país es la calefacción de las viviendas por leña, particularmente por el uso de leña húmeda, a lo que se suman las emisiones del sector transporte y las actividades industriales, lo que nos ha posicionado en el podio del triste ranking de las ciudades con mayor polución atmosférica de Sudamérica.

Si bien se han desplegado esfuerzos y distintos instrumentos del Estado para hacer frente al problema, el avance ha sido lento e insuficiente. Chile aún no cumple con los estándares establecidos en las normas de calidad primaria y secundaria vigentes. La calidad del aire continúa siendo un serio problema en el Gran Santiago, pero en Osorno, Coyhaique y Valdivia, la contaminación en el período invernal alcanza niveles insostenibles.

Es por eso que la próxima COP 25 representa una gran oportunidad no sólo para visibilizar los problemas ambientales que nos aquejan, sino también para lograr mayor conciencia ciudadana en torno a los cambios que cada uno de nosotros debe hacer para mejorar el aire que respiramos y, de paso, reducir el avance del calentamiento global.

Opinion_GiovanniCalderon

Anuncios

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s