[EN MEMORIA] Carlos Zamora: un canto revolucionario por siempre

(Por Mabel Zúñiga)

Carlos, casi como una determinación del destino, nació el mismo día en que la clase trabajadora internacionalmente conmemora su día: un 1 de mayo, el año 49.

Abrazó la causa del internacionalismo proletario desde muy joven. Militante primero de las juventudes y luego del Partido Comunista, encontró allí la forma organizada de desplegar su ingenio y capacidad al servicio de la causa de los pobres del mundo.

Organizó y lideró procesos durante la Unidad Popular y luego en dictadura. Cumplió todas las tareas que colectivamente le eran asignadas con una capacidad creadora y comprometida y desarrolló una multiplicidad de acciones de su propia creación. Esto le significo también la represión y la cárcel.

Su fusil siempre era una guitarra; con su voz y sus acordes, recorrió junto a otros músicos, desde el año 76, los cerros de Valparaíso y Viña, organizando la resistencia. Fue tan importante su aporte que las crónicas de la memoria porteña no pueden soslayar la decisiva influencia de las peñas del Brasero y del Francés, y la acción sostenida de ACUVAL en los procesos que dieron origen a múltiples organizaciones de pobladores, trabajadores y estudiantes en lucha contra la dictadura; tanto así que Carlos es detenido y relegado. Creyeron que sacándolo de la región y enviándolo a un lugar apartado de Chile podrían detener su compromiso y entrega. Tan equivocados estaban que no consideraron que su carisma, su inteligencia y su convicción lo convertirían en un activista en ese lejano lugar de relegación en Futrono.

En la búsqueda constante de nuevas formas de lucha, descubrió la importancia de la propaganda y la educación popular, aprendió y trabajo con serigrafía a decir las verdades al pueblo que la dictadura acallaba desde su taller de serigrafía mantuvo intacta sus convicciones hasta el último minuto, pese a haber abandonado la militancia en el PC, en los 2000, con quien sostuvo diferencias de análisis de contextos y formas; se declaró comunista siempre y nunca militó en otro partido.

Su compromiso con el pueblo y la clase trabajadora, su inquebrantable conducta revolucionaria y su profunda sensibilidad social, lo hicieron militar en la causa de la memoria y los derechos humanos. Así trabajo en la reconstrucción de memoria, para “aprender de los errores, las traiciones y las derrotas”. Trasladó su militancia al pueblo, a la memoria, al canto y la construcción de futuro, vio necesario reivindicar a los combatientes, a los que se atrevieron a combatir, reivindicar la causa que defendieron los miles de compatriotas desaparecidos y ejecutados. Militó en la causa de la cultura del respeto, defensa y recuperación de los derechos humanos. Su voz y su guitarra nuevamente se convirtieron en su mejor arma para combatir, ahora, la herencia de la dictadura.

Homenajear a los caídos debía hacerse reivindicando la causa por la cual estuvieron dispuestos a dar la vida. Es así y en memoria del joven Gonzalo Muñoz, asesinado en la cárcel de Valparaíso el año 85, que junto a otros compañeros de lucha, es fundador del Colectivo 19 de Noviembre y la Casa Memoria de Valparaíso. Y miembro fundamental del Colectivo El Brasero.

Carlos no solo era un cantor, era una voz de compromiso revolucionario, que no dejará nunca de sonar.

Mabel Zúñiga Valencia
Valparaíso

CarlosZamora

Anuncios

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s