Valparaíso

Emprendimiento en un entorno comunitario: el taller de restauración patrimonial en cerro Mariposa

(Por Octavio Soto Ormeño)

charp4Katherine Charpentier es restauradora patrimonial; trabaja en su taller junto a su casa, en cerro Mariposa. Según dice, «los conocimientos no pueden quedar entre cuatro paredes, hay que compartirlos», y es por ello que las puertas de su espacio están abiertas para que la comunidad lo utilice, aprenda de su oficio y de otras disciplinas artísticas que allí se manejan. Convicción que se vio potenciada tras el estallido social, que afianzó los lazos entre vecinos y vecinas del barrio e instaló instancias de solidaridad y enseñanza colectiva.

Hoy por hoy, Katherine se proyecta con una serie de actividades con una lógica comunitaria y talleres de mayor accesibilidad.

Estudió técnico en restauración patrimonial e hizo un diplomado en gestión cultural, entre otras especialidades. A lo largo de su carrera, trabajó en roles que van desde la metodología y ejecución hasta la asesoría de obras de restauración. Ha sido parte de proyectos en puntos patrimoniales importantes en la región, como son los ascensores Concepción y Cordillera, el Palacio Vergara en Viña del Mar, el Teatro Condell y la ex-Cárcel de Valparaíso.

charp2Hace un año, y con la intención de optimizar sus tiempos y economía en un difícil rubro, decidió independizarse. Así, junto a su hermano José, químico y grabador, formó Charpentier Restauraciones, empresa dedicada a la «conservación, restauración, difusión y ejecución de obras artísticas y de carácter patrimonial», que estableció un lugar de trabajo en su propia casa, y con la cual ganó hace unos meses un proyecto FOSIS.

Ambos con conocimientos e interés en el arte, conformaron un taller donde, además de contar con las herramientas técnicas necesarias para ejercer el oficio, existe un constante labor artística en disciplinas como la serigrafía y la pintura, que se ve reflejada en los trabajos que decoran el lugar.

Si bien, como dice Katherine, la restauración «no es solo un trabajo estético, sino un trabajo químico, físico y biológico», es inevitable, incluso para ella, atraparse en el valor histórico y artístico muchos de los lugares y objetos albergan.

charpEs el caso de, precisamente, uno de los trabajos de los que confiesa haberse enamorado, y se trata de la restauración de la figura colonial de una Virgen Mariana que una amiga le pidió restaurar. Llegó deteriorada y pintada con colores sobrios y «rígidos», propios de su época, sin embargo, medio de pruebas en su vestido, descubrió que su aspecto original gozaba de colores indigenistas. Estos probablemente fueron tapados para guardar una imagen de prudencia y el recato de la mujer. «Quedé super enamorada, partí restaurando a la virgen y terminé restaurando una alusión a la madre tierra».

charp5Aun con todo lo bello que puede significar el oficio a lo largo de su historia, su relación con el pueblo ha sido prácticamente nula. Así lo señala Katherine, quien asegura que «como restauradores, conservadores, y los historiadores también, estamos un poco en deuda con ellos», ya que todo lo que se conserva y restaura «tiene que ver con los dueños del país, con la oligarquía».

Valparaíso es un ejemplo de ello. La restauradora repara en que, aunque en el ámbito turístico se explote el título de «ciudad patrimonial», lo declarado patrimonio consta de un espacio acotado que excluye a la gran masa de cerros. En los lugares donde residen la mayoría de los porteños, el trabajo de conservación es inexistente, aun cuando cuenten con una historia e identidad popular propia y potente.

marimonjasHa sido una de las razones por las cuales Katherine, que ha participado enérgicamente en actividades comunitarias como una de las integrantes de la Asamblea Territorial Marimonjas, ha sentido la necesidad de crear instancias para democratizar conocimientos que se imparten en carreras universitarias o cursos costosos, dentro de un ambiente comunitario. Así fue como nació, en un período de cambio social, la idea de un ciclo de talleres de color y restauración con un valor accesible y sin la exigencia de contar con conocimientos previos. Tendrán nueve cupos, uno de ellos liberado para quien no tenga los medios para pagar la inscripción

El primer curso consistirá en una doble jornada intensiva de Teoría del Color, de 14 a 15 de febrero, y se realizará en el taller de Charpentier Restauraciones (J.M. Ríos 131, cerro Mariposa) en conjunto con Taller Albayalde, con profesionales expertos en policromía y maderas.

Sumado a ello, Katherine espera realizar con compañeras de la comunidad una serie de talleres abiertos y gratuitos para el barrio, con el fin de enseñar oficios y disciplinas artísticas. Uno de ellos será un curso de baile flamenco que se impartirá en marzo.

Categories: Valparaíso

Tagged as: , , ,

Deja un comentario