Quintero

Cadetes de la Escuela de Aviación realizaron su campaña de paracaidismo militar en la Base Aérea de Quintero

Durante cuatro semanas, los jóvenes cumplieron con el entrenamiento para saltar en paracaídas desde un avión en movimiento.

“Al principio estaba muy nerviosa, pero después del salto uno siente mucha satisfacción, porque el arduo trabajo de un mes se vio reflejado al lanzarse del avión. El hecho de disfrutar el paisaje al descender hace que se olvide todo el esfuerzo que implicó la campaña”, contó la cadete Catalina Figueroa sobre la fase de salto de la campaña de paracaidismo militar que se desarrolló hasta el 22 de febrero en el Regimiento de Artillería Antiaérea y Fuerzas Especiales “Escuela Táctica” de Quintero.

paracaidasDesde el 26 de enero, 71 cadetes de la Tercera Bandada “Ares” de la Escuela de Aviación Capitán Manuel Ávalos Prado de la Fuerza Aérea de Chile se encontraban en la base aérea de la Región de Valparaíso realizando la instrucción que tenía como objetivo que pudieran lanzarse en paracaídas desde un avión en movimiento.

Sobre la campaña, el oficial a cargo de la bandada, teniente (DA) Ernesto Hinostroza, explicó que “se realiza en Quintero porque acá están los instructores preparados y aptos para realizar este tipo de entrenamiento y enseñarle a los cadetes de la mejor manera todos los procedimientos que implica preparar y equiparse con su paracaídas, y saltar de una aeronave”.

En total son 40 los cadetes de la bandada “Ares” que provienen de distintas regiones del país.

INSTITUCIÓN ACREDITADA

paracaidas2La Escuela de Aviación es un instituto acreditado por cinco años, lo que la transforma en una alternativa para muchos jóvenes para continuar sus estudios superiores. El proceso de formación de los cadetes de aviación se extiende por cuatro años. Los tres primeros tienen un plan común y en el cuarto optan por su especialidad: Aire, Ingeniería Aeronáutica, Defensa Antiaérea, Telecomunicaciones e Informática, e Ingeniería en Administración.

paracaidas3La cadete Estefanía Espinoza, nacida en Quilpué y proveniente de una familia de integrantes de la Armada de Chile, cambió los buques por los aviones de la FACh. Postuló a la Escuela al salir del colegio y en su primera postulación fue aceptada. “Decidí entrar a la FACh cuando estaba en primero medio, no conocía mucho sobre ella, solo veía a los aviones pasar fuera de mi casa y eso me motivó”, señaló. Ahora, en su tercer año de formación, busca convertirse en piloto de la institución.

“El plantel es reconocido porque entrega una formación completa en sus diversas especialidades y eso le permite compararse con instituciones de educación superior, lo que le entrega al postulante una posibilidad para poder desenvolverse en distintas áreas a nivel nacional, en caso de no poder continuar con su proceso de formación con nosotros”, explicó el director del plantel, coronel de aviación (A) Andrés Leiva.

Categories: Quintero

Tagged as:

Deja un comentario