Destacado

El respiro del Patio Volantin tras 11 años de compromiso con la comunidad

En medio de un intenso trabajo de autogestión y una revuelta que se espera estalle de nuevo en marzo, el centro comunitario cerró sus puertas al menos hasta enero de 2021, y se enfocará principalmente en el desarrollo integral de cada uno de sus integrantes y el progreso del espacio.

(Por Octavio Soto Ormeño)

patiovolantin2Con el cariño de todo un barrio y una ciudad, el centro comunitario Patio Volantín, ubicado en subida Ecuador, anunció su cierre durante todo el año 2020, para dar comienzo a una etapa de reflexión y evolución interna. El período, además, lo dedicarán a invertir en la mejora del espacio y concretar el deseo de adquirir la propiedad que por 11 años los ha albergado.

patioFue en 2008 que tres jóvenes, Sebastián, María Angélica y Benjamín, con la inquietud de «formar algo donde el arte, la cultura, el amor y las personas puedan convivir», vieron en una casa abandonada en calle Ecuador, con un gran patio y una estratégica ubicación, un potencial que los llevó hacer lo posible por arrendarla, y lo consiguieron. El trabajo de orden y reconstrucción del sitio fue arduo, pero lograron acondicionarlo y echar a andar su intención de construir algo en comunidad, idea que poco a poco llamó el interés de los vecinos y vecinas.

Para el 2011 el espacio ya tenía nombre: «Patio Volantín», y un año más tarde se constituyó formalmente como un «centro comunitario autogestionado» sin fines de lucro. Así fue como con el paso del tiempo, además de ser un lugar de hospedaje en comunidad (Casa Volantín), a través de sus talleres, actividades artísticas, de reciclaje, ferias vecinales, eventos benéficos, la creación de la JJVV 70A Cerro Panteón y una diversidad de propuestas con un fuerte compromiso social, cultural y comunitario, se ganaron el reconocimiento del barrio y de las y los porteños.

patiovolantin1Uno de sus grandes sellos son los “talleres por trueque”, una innovadora forma de ofrecer conocimientos de todo tipo a través de “una de las formas de negociación más antiguas de la humanidad”. Así, con solo un kilo de harina para hacer pan amasado, venderlo y recaudar fondos para la autogestión, podías asistir a talleres de diversas disciplinas. Aquel fue uno de los propulsores de la popularidad del espacio, que dio paso a otro tipo de actividades en torno a la cultura y permitió forjar una relación inquebrantable con la comunidad, hasta el día de hoy.

Es por esto que no ha pasado inadvertida la decisión que comunicaron los encargados de Patio Volantín en sus redes sociales el pasado 21 de enero, que informaba el cierre del espacio durante todo el año 2020. A través de un comunicado, explicaron que la medida nace desde el propio espíritu de cambio social, que les hizo ver que la «sostenida y creciente demanda hacia las acciones que produce el lugar» no permitía «profundizar en este tipo de desarrollo y transformación en nuestra propia comunidad del hogar y comunidad aledaña, creemos necesario ahora mirar hacia adentro, a nuestro hogar, a nuestrxs vecinxs, amigxs».

Admiten que, después de 11 años de trayectoria, existe entre algunas y algunos de los integrantes un desgaste emocional, agotamiento e incluso distanciamiento del proyecto, que los ha llevado a pensar que «es tiempo de evolucionar».

patio0Esto último tiene que ver con los difíciles momentos que han vivido, principalmente pasado este último año. Uno de ellos fue la apertura de un sumario sanitario con orden de clausura en su contra, que les ha impedido preparar los alimentos que vendían para sustentar la autogestión, situación que pretenden normalizar durante 2020 para “seguir trabajando y creciendo”. Por otra parte, recibieron una multa tras una denuncia anónima, por el ingreso que recibían desde los arrendatarios sin declarar a Servicio de Impuestos Internos (SII); con gran esfuerzo, sin embargo, lograron pagar el monto y posteriormente cumplir los requerimientos del SII.

El estallido social tomó parte importante de la decisión, desde la reflexión propia del cambio, que inspiró en cada uno de sus integrantes, hasta las complejos momentos vividos a raíz de la represión, que les afectó directamente por la céntrica ubicación del espacio y el funcionamiento de este como enfermería para los y las heridas de las manifestaciones. “La fuerza de la crisis social hará que desde marzo el movimiento resurja con potencia, lo que aumenta el hostigamiento y la exposición del lugar cuando está abierto a público”, explican en el comunicado.

patiovolantinEn lo práctico, Patio Volantín cerró sus puertas hasta la reevaluación del proyecto en enero de 2012 y ya no contará con un horario de atención ni venta de alimentos al público. Si bien tampoco recibirán elementos de reciclaje ni impartirán talleres por trueque, se comprometen “a trabajar en la preparación y entrega de herramientas mediante nuestro sitio web y redes sociales” para su gestión y para las comunidades que lo requieran -esto último respecto a los talleres-. Aún así, es espacio seguirá siendo sede de la Junta de Vecinos Cerro 70A Panteón y abrirá para eventuales actividades de autogestión individual por parte de alguno de los o las integrantes.

patiofinal“Tenemos puesta la esperanza en estos momentos de profunda transformación, (…) la suma de nuestras evoluciones hará posible un nuevo ecosistema que esté dirigido hacia la transformación social con miras al desarrollo integral del ser humano. Desde ahora Patio Volantin cierra sus puertas para trabajar con lxs integrantes de nuestro hogar…”, concluye el comunicado.

Categories: Destacado, Valparaíso

Tagged as: , ,

Deja un comentario