Internacional

A través de Twitter ministra de Medioambiente se niega a firmar Acuerdo internacional más importante de los últimos 20 años

Con argumentos poco veraces, la titular de la cartera de Medioambiente, Carolina Schmidt, desestimó la firma del Acuerdo de Escazú, el primer acuerdo ambiental de América Latina y el único en el mundo en contener disposiciones específicas para los defensores ambientales.

Latinoamérica es una de las regiones más peligrosas para proteger el medioambiente. Tan solo en los últimos ocho años se han registrado más de 499 ataques y 83 homicidios a defensores de derechos humanos en asuntos ambientales. Es por esto que el 4 de marzo de 2018, los países de América Latina y el Caribe, después de seis años de largas discusiones lideradas por el Estado de Chile, junto a Costa Rica y representantes de la sociedad civil, lograron redactar el primer acuerdo ambiental de América Latina.

El Acuerdo de Escazú, de ser implementado, garantizaría el derecho de todas las personas a vivir en un medioambiente sano, protegería a nuestros defensores ambientales y le permitiría a la ciudadanía, entre otras cosas, participar de los procesos de toma de decisión sobre aquellas materias que la afectan. Sin embargo, dos días antes de la firma, Piñera decidió desdecirse de su compromiso con explicaciones muy poco claras, pese a todas las presiones realizadas tanto a nivel nacional como internacional. Hoy, un año y medio más tarde, la titular de la cartera de Medioambiente sigue repitiendo afirmaciones poco veraces a través de Twitter, como que “Chile tiene ya en su legislación ambiental incorporado todos estos temas a diferencia de los otros países de AL y el Caribe”.

Su tweet no pasó desapercibido, en pocos minutos recibió una oleada de críticas por importantes figuras del mundo político y medioambiental. El presidente de la Comisión de DDHH del Senado, Juan Ignacio Latorre, encaró a la ministra, respondiendo su tweet de la siguiente manera:

También se sumó a las críticas la senadora Ximena Órdenes, quien señaló que los dichos de la ministra no se contrastan con la realidad: “No es efectivo que todas las materias que regula Escazú estén contempladas en nuestra legislación nacional. Por ejemplo, en Chile no se regula específicamente la protección de defensores de derechos humanos en asuntos ambientales, cuestión que sí hacen instrumentos de carácter internacional”.

benfeldDesde la sociedad civil, el activista de Fridays For Future Chile y embajador del Acuerdo de Escazú, Sebastián Benfeld, señaló que “es indignante la respuesta que ha dado la ministra para no firmar el Acuerdo de Escazú. Hoy día, en Chile las comunidades y territorios deben enfrentarse a importantes estudios jurídicos para defender su tierra de nuevos proyectos contaminantes y tampoco existen mecanismos de participación temprana, en muchos de los casos las comunidades se enteran de los proyectos cuando estos ya se empiezan a construir”. Para el activista, “el Gobierno ya nos falló a todos los jóvenes del mundo una vez en la COP 25, no permitiremos que nos vuelvan a fallar dejándonos fuera del Acuerdo por los Derechos Humanos y el Medioambiente más importante de los últimos 20 años”.

En la misma línea, la vocera del movimiento Mujeres en Zona de Sacrificio, Katta Alonso, aseveró que “la verdad es una verdadera vergüenza lo que habla la ministra. Ella tiene que firmar el acuerdo de Escazú porque ya somos muchos los dirigentes amenazados y estamos a la deriva porque al final nadie nos cuida de nada”.

estefaniagonzalezDesde Greenpeace Chile, Estefanía González aseguró que “es urgente que el Gobierno deje de dar excusas y firme el Acuerdo de Escazú porque es la única manera de poder garantizar y resguardar los derechos de las defensoras y defensores ambientales, pero también de las personas que hoy día, por vivir en un medioambiente que no está sano, ven afectada directamente su salud y su vida”.

Deja un comentario