Opinión

[OPINION] Los cerros dan la cara, el Concejo da la espalda

El pasado miércoles 27 de mayo, el Concejo Municipal de Valparaíso rechazó una iniciativa presentada por la Alcaldía Ciudadana para reorientar fondos del presupuesto municipal con el objeto de enfrentar la pandemia. En concreto, se trataba de la reorientación de 1.300 millones de pesos destinados a la compra de mercadería, elementos de protección personal para trabajadores/as de la salud, contratar personal extra para aseo y servicios sociales, y un bono de acogida para víctimas de violencia intrafamiliar en el marco de la cuarentena. La propuesta fue rechazada por los concejales Ruth Cáceres (RN), Luis Soto (UDI), Carlos Bannen (UDI), Marcelo Barraza (DC), Eugenio Trincado (DC), Daniel Morales y Claudio Reyes (ambos del Movimiento Valparaíso Ciudadano); mientras que los votos a favor fueron de Iván Vuskovic (PC), Zuliana Araya (PPD), Yuri Zúñiga (Ind) y del propio alcalde Jorge Sharp.

En este contexto, han existido una serie de declaraciones por parte de quienes rechazaron esta iniciativa, con argumentos bastante cuestionables, como la desconfianza para entregar un “cheque en blanco” a la actual administración, en circunstancias que varios de ellos han sido concejales/as desde varias administraciones anteriores, donde entregaron su voto para la suscripción de contratos que aún merman las arcas fiscales. Aún más, destaca el hecho de que incluso los concejales del MVC hayan votado junto a partidos conservadores como la UDI, argumentando que no había información y que una partida del presupuesto -la que está destinada a la compra de mercadería- estaría cubierta por los recursos entregados por el gobierno central. Estos concejales parecen desconocer que vivimos una verdadera crisis, que los recursos no pueden esperar, y que 13.000 cajas de mercadería (que son las que el gobierno central entregó para la comuna) no cubren de ninguna manera las necesidades de nuestra gente en los cerros.

Han sido precisamente los territorios y sus organizaciones los que han tenido que enfrentar esta pandemia de forma colectiva y solidaria. Desde el 18 de octubre se han levantado diversas organizaciones autoconvocadas en los distintos territorios de la ciudad, tanto de carácter político-social como comunitario, con el objetivo de unir a los ciudadanos en torno a demandas que exigen terminar con el abandono de las familias más vulnerables, así como también con políticas que se alejan de la protección de los derechos económicos y sociales de la gente y que solo benefician a los grandes grupos empresariales.

Son estas organizaciones -tanto las que nacieron el 18-O como aquellas que han trabajado históricamente en los territorios- las que hoy se organizan para enfrentar la pandemia, y que miran con decepción como gran parte del Concejo niega recursos para enfrentar la pandemia, sobre cuestiones tan básicas como el alimento y la protección de la población más vulnerable. En la Asamblea Ramaditas Despertó, por ejemplo, nos hemos organizado con diversas iniciativas, como la sanitización de distintos sectores del cerro o la realización de compras comunitarias, como el “Yo compro por ti”, que busca apoyar el bolsillo de las familias más vulnerables y evita exponerlos a contagios por aglomeraciones en el comercio del plan de la ciudad.

Para Asambleas como la nuestra, que viven en carne propia las carencias de nuestra gente, los recursos que ha destinado el gobierno central son manifiestamente insuficientes. Por eso nos parece inexplicable que en el Concejo Municipal de nuestra propia comuna ocurran situaciones como esta. Más aún cuando estas organizaciones dependen de la autogestión y la voluntad de sus propios vecinos/as para llevar a cabo estas iniciativas, pero con recursos muy limitados y sin ningún apoyo gubernamental. Hoy más que nunca es necesario que las autoridades actúen con rapidez y eficacia, sin intentar gallitos o puntos políticos, sino que pensando únicamente en lo que está demandando nuestra gente, y teniendo claro que cualquier medida seguirá siendo insuficiente mientras no logremos discutir un modelo de desarrollo que garantice el Buen Vivir.

Por Manuel Lanas y Michael Salgado, coordinadores de la Asamblea Territorial Ramaditas Despertó

(Foto portada: Flickr/oSCAR Pizarro)

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s