Opinión

[OPINION] Piñera usa el miedo, el racismo y la xenofobia contra los migrantes (por Gato Dequinta)

“Los migrantes son todos ladrones o narcotraficantes”. “Nos vienen a quitar el trabajo”. “Echan a perder la raza chilena”. ¿Cuántas veces hemos escuchado esto? ¿Lo ha dicho usted también? Pues sepa que está totalmente equivocado y solo se ha dejado llevar por el prejuicio y lo que dicen los demás.

Mientras que, según la encuesta Ipsos, el 69% de los chilenos y chilenas cree que los migrantes llegados a Chile son delincuentes o narcos que ponen en peligro la seguridad pública, las cifras de Carabineros y la PDI registran solo un 5% de extranjeros detenidos en algún delito, en todo el país el 2019. Es decir, para que quede muy claro: el 95% de los delincuentes detenidos en Chile son chilenos como usted o como yo.

De ese total de 5%, contrariamente a lo que muchos prejuiciosamente creen, los haitianos solo representan el 4% de los delincuentes detenidos. Lo ínfimo de lo ínfimo y, sin embargo, mucha gente arranca al ver un negro haitiano, porque cree que le va a robar, cuando en general ellos, los haitianos, son las víctimas y no los ladrones.

Para mayor información, el pueblo haitiano es enormemente creyente. Más del 85% se declara cristiano (en Chile apenas suman el 60%). Esto se traduce en un comportamiento en general apegado a la rectitud moral y legal. Por ejemplo, los haitianos se caracterizan por exigir sus derechos laborales, más que los peruanos o bolivianos. Varias veces se ha visto que son haitianos y no chilenos los que han arriesgado su vida por defender a sus compañeros de trabajo en asaltos o robos, mientras los chilenos se quedan paralizados, preocupados solo de salvar su propio pellejo.

Además, según la misma encuesta Ipsos, mientras el 67% considera que los migrantes vienen a quitarles el trabajo a los chilenos, las cifras del INE registran que los migrantes apenas constituyen el 2,2% de toda la fuerza laboral en el país.

Otro dato a tener en cuenta: del total de incidentes delictuales en que participan migrantes, el 54% de ellos son víctimas de delitos. Es decir, en más de la mitad de los casos son sujetos de robos, asaltos, homicidios, etc. No son los victimarios. Un ejemplo claro de esto es el de los “moto boy” o migrantes que trabajan en delivery, a quienes les roban con frecuencia sus motos o bicicletas.

Entonces, si las cifras reales son tan bajas, ¿cómo es que una enorme cantidad de gente cree que los migrantes son una amenaza? Pues por la propaganda de miedo, racismo y xenofobia alimentada por la derecha, especialmente ahora por el gobierno de Piñera, amplificado por los medios de comunicación afines a sus intereses, como el Canal 13, El Mercurio y La Tercera, entre otros, en los momentos en que se discute una nueva Ley de Migración que permitiría regularizar a miles de personas que han llegado al país en busca de una oportunidad. Piñera y su gobierno rechazan las indicaciones propuestas por la oposición. Una plantea la “visa de oportunidad laboral” para los que desean venir a Chile y la otra un plazo de regularización para los migrantes irregulares que permanecen en el país.

MIGRACIÓN “BUENA” Y MIGRACIÓN “MALA”

Migración hacia Chile ha existido siempre. Migrante fue Ambrosio O’Higgins, quien llegó a Chile a ejercer el poder colonia de España. Migrante fue Andrés Bello, venezolano de excepción. Migrantes fueron Mitre y Sarmiento, posteriormente presidentes de Argentina. Y así miles y miles de españoles, italianos, franceses, ingleses, alemanes y ya en el siglo XX, una gran oleada de árabes, chinos, coreanos, peruanos, bolivianos. Y ahora en el siglo XXI, venezolanos y haitianos.

A su llegada, los chilenos los recibieron con dos posturas opuestas. A los europeos se les rendía pleitesía. Ellos no son considerados migrantes, son “extranjeros”, es la “migración buena” porque “aportan arte, cultura y traen dinero”. Una gran falacia. Basta recordar que muchos de esos migrantes llegaron a Chile con lo puesto. Ya venían de lugares azotados por la miseria, el hambre, la peste o la guerra.

A los otros, los negros, asiáticos, mestizos o latinos, la “migración mala”, se les considera “flojos, delincuentes, sucios e ignorantes”. Fueron y continúan siendo usados como carne de cañón, mano de obra barata, un mal necesario para que el sistema capitalista pueda generar lucro al patrón.

También olvidan los xenófobos que por el mundo hay repartidos más de un millón de chilenos. ¿Nos gustaría que los trataran en el extranjero como tratamos aquí a los migrantes?

USO POLÍTICO DE LA MIGRACIÓN

“Vamos a establecer una migración, segura, ordenada y regular” es el eslogan del gobierno piñerista. Este ha machacado con la idea de que existe una inmensa cantidad de migrantes que han entrado ilegalmente al país por pasos no autorizados. Pero del total de un millón 450 mil migrantes existentes al año pasado en Chile, solo entraron de esa forma 6.130 en el 2018 y algo más de 8.000 el año 2019, según la propia Jefatura Nacional de Migraciones y la Policía Internacional. Otra mentira más de Piñera.

Piñera ha usado el tema de los migrantes para bien suyo y para mal de los demás. Ha criticado duramente a Bachelet por traer haitianos a Chile. Pero nada dice de los 400.000 venezolanos que él permitió entrar, luego de su mediático show en Cúcuta, Colombia, cuando creía que con su sola presencia Maduro iba a caer, empujado por una ola de protestas en Venezuela. Lo que no ocurrió.

Después de ese fracaso y que Guaidó se ha desinflado como un viejo globo cumpleañero, los migrantes venezolanos en Chile se han convertido en un “cacho” para el Gobierno. Son sus propios adherentes, especialmente los fanáticos nacionalistas y xenófobos, los que le reclaman por el exceso de migrantes venezolanos, en medio de la pandemia que azota a Chile con sus efectos de desempleo y aumento de la pobreza en el país. Entonces, obligado por ello, ha tenido que acelerar la nueva Ley de Migraciones.

“VISA DE OPORTUNIDAD LABORAL” Y REGULARIZACIÓN

Según avanza en el Senado, se va viendo que la “visa de oportunidad laboral” propuesta por el senador Latorre para aquellos migrantes que lleguen a Chile y que les daría un plazo de 90 días para encontrar trabajo, es la que va teniendo cada vez más rechazo. Ya dijeron que no están de acuerdo todos los senadores de la derecha, más Insulza, Harboe y Pizarro. Sus argumentos se basan en que, en el Chile de hoy, con casi un 30% de cesantía y con una caída de la economía de un -8%, no hay ninguna posibilidad de darles trabajo a los extranjeros. “Los chilenos primero” es el eslogan del momento. Esta indicación podría ser rechazada, ya que requiere de mayoría simple.

La otra indicación, que establece un plazo de 90 días para que los migrantes irregulares puedan regularizar su situación en Chile, no ha recibido rechazos de los senadores opositores y es posible que se apruebe. Tal vez sea modificada, especialmente en lo que se refiere al período que acotaría para que los migrantes pudieran regularizar. Lo más probable es que, si se aprueba, el período que abarcaría sería desde la última regularización dada por Piñera en julio del 2018 hasta la fecha en que se apruebe la nueva ley. Entonces, estos migrante comprendidos en este rango, tendrían 90 días para regularizar. (La regularización anterior permitió hacerlo a 264.000 migrantes. Se espera una cifra similar en esta nueva regularización).

Pero Piñera ya ha amenazado con vetar ambas indicaciones, incluso si llegan a ser aprobadas por el Congreso. De ser así, ¿qué va a hacer Piñera? ¿Va a expulsar, por ejemplo, a los miles de venezolanos que él mismo llamó a venir al país, mostrándoles a Chile como “el asilo contra la opresión” y ahora dándoles la espalda? ¿De qué manera se podría expulsar del país a más de 300.000 personas? Es una locura, pero para locuras Piñera ya nos tiene acostumbrados.

Es de esperar que prime la cordura en el Congreso, la que no hay en La Moneda.Opinion_GatodeQuinta

Categories: Opinión

Tagged as: , , ,

1 reply »

  1. Claro, recibamos más inmigrantes. Como si la cesantía estuviera disminuyendo.
    ¿Se rechaza al inmigrante latino porque se cree que es delincuente? ¿Y la poca delincuencia que proviene de estos extranjeros serán de inmigrantes europeos, o norteamericanos, o asiáticos? No, todos los casos son de inmigrantes latinos ¿o no es cierto?

Deja un comentario