Nacional

Alarmantes cifras de trastornos psiquiátricos entre funcionarios de salud a causa de la pandemia

Un interesante estudio elaborado por la Secretaría de Salud de la Central Unitaria de Trabajadores Dr. Salvador Allende Gossens se dará a conocer hoy, en el marco del Día Mundial de la Salud Mental, que se celebra cada 10 de octubre. La encuesta reveló que gran mayoría de los funcionarios que han enfrentado la pandemia por Covid-19, desarrollaron patologías psicológicas severas. La presentación completa del estudio se llevará  a cabo por la plataforma Facebook Live de la Cut Chile, a las 11.00 horas.

El Síndrome de Burnout, o Síndrome de Estar Quemado, resultó evidente en parte importante de los funcionarios de la Salud que han estado expuestos a la crisis sanitaria; se trata de una patología de origen psicosocial del ámbito laboral, por trabajar bajo condiciones de estrés permanente.

Dirigentes sindicales hacen un llamado urgente al Estado y sus autoridades a hacerse cargo de la reparación del daño a la Salud Mental de miles de funcionarios afectados por las malas condiciones laborales en que han tenido que desempeñarse en pandemia y emplazan al gobierno a generar las condiciones necesarias para prever y prevenir situaciones irreversibles.

Karen Palma, encargada de la Secretaría de Salud de la CUT, indicó que “debe existir una política pública eficiente, que considere este síndrome, como enfermedad derivada de las funciones laborales propias del sector”.

Algunos resultados del estudio fueron alarmantes; reveló, por ejemplo, que un 66% de los funcionarios de la Salud estuvo bajo sospecha de estar contagiado de Coronavirus o dio positivo a la enfermedad. El 46% de los trabajadores que presentaron síntomas de trastornos psiquiátricos asociados al agotamiento, había realizado turnos extras. El 62% de los encuestados ejerció labores clínicas directas con pacientes contagiados. Sin embargo, únicamente, el 29% de los lugares de trabajo adoptaron medidas adicionales para evitar el contagio, mientras que el 26% de los trabajadores aseguró no haber recibido elementos de seguridad personal suficientes.

Se logró establecer que un alto porcentaje del personal de Salud con Síndrome de Burnout califica también para el diagnóstico de depresión mayor y se demostró que existe estrecha relación entre la ansiedad y la percepción de situaciones estresantes como amenazantes. Además, fue posible observar actitudes de “despersonalización”, que podrían traducirse en el endurecimiento afectivo, automatización y deshumanización de los trabajadores en el ejercicio de sus funciones.

“Ante ese riesgo, resulta urgente adoptar medidas no sólo en lo laboral, sino también en el ámbito clínico, para reparar el daño psicológico de los trabajadores de la Salud y desarrollar un sistema de monitoreo preventivo, con la participación de todos los involucrados”, agregó Karen Palma.

En términos positivos, el estudio destaca la alta valoración que los trabajadores tienen de su labor combatiendo el COVID-19, ello da cuenta de su marcada vocación y sentido de compromiso con la comunidad.

La alta demanda física y mental a la que han estado sometidos los funcionarios de Salud durante los largos meses de pandemia, teniendo que realizar turnos extenuantes de 24 horas; las horas extras; la imposibilidad de tomar días de descanso; el distanciamiento de sus seres queridos; la falta de elementos de seguridad adecuados para evitar el contagio; la precariedad contractual, sobre todo, de los funcionarios a honorarios; la constante sospecha de contagio por contacto estrecho; son algunas de la razones que están gatillando la  aparición de  trastornos psiquiátricos de  la  esfera depresiva y ansiosa entre quienes están a cargo de salvar nuestras vidas.

El estudio se basó en una encuesta realizada de manera online, entre el 7 de julio y el 10 de agosto del año en curso, estuvo dirigido a trabajadores y trabajadoras asociadas a las 16 organizaciones de Salud pertenecientes a la Secretaría de Salud de la CUT. Fue posible obtener 8.719 respuestas de las 15 regiones del país, lo que representa un 7.26% del total de trabajadores asociados a este gremio. El diseño muestral no fue probabilístico, sino por cuotas de tipo transversal, las respuestas fueron anónimas y con el correspondiente consentimiento informado de quienes participaron.

En la elaboración del estudio participaron también profesionales de la Confedeprus, Confusam, Afured, Fedeprus Valparaíso-San Antonio, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, Fundación Fiel, Fenpruss y del Colegio Médico.

Categories: Nacional

Tagged as: ,

Deja un comentario