Opinión

[OPINION] Por ti, por mí y por todas: ¡Reforma a la sociedad conyugal, ahora! (María Soledad Flores)

Cambios urgentes requerimos las mujeres de cara al 2021. ¿Es este el momento oportuno para hacerlo? Siempre lo ha sido, más en tiempos de COVID-19, en donde las familias han debido reestructurar su patrimonio.

Comenzaremos señalando que la solidaridad es un principio que ha de practicarse no sólo como sociedad, sino al interior del matrimonio y de la familia.

Necesitamos de una institución que sea capaz de resguardar tanto la solidaridad como la igualdad entre los cónyuges. La mujer hace años ingresó al mercado del trabajo, luchamos día a día por capacitarnos y avanzar, de modo de contribuir al sustento no sólo personal, sino también familiar. Existen hombres valiosos y conscientes de su rol en la familia, quienes hacen que a diario el teletrabajo sea más llevadero, ya que luchan codo a codo con sus mujeres en una co-parentalidad absolutamente compartida.

Entonces, en este contexto, entendemos que es de toda justicia contar con una institución que se presente como una alternativa real frente a la separación de bienes y la participación en los gananciales. Abogamos por una “Comunidad de Bienes”, ya que pensamos que en el contexto de la familia no podemos seguir utilizando una expresión propia del derecho comercial. Aquí no hablamos del reparto de utilidades, sino de auxilio mutuo y contribución a la familia.

Necesitamos, por tanto, de una “Comunidad de Bienes”, que rompa con la estructura jerárquica y desigual de la sociedad conyugal, en donde ambos cónyuges puedan administrar los bienes comunes y no existan “jefes”. Hoy, es el marido quien administra los bienes propios de la mujer y los bienes sociales.

Ya en el año 2008, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a propósito de la petición de la señora Sonia Arce, recomendó a Chile modificar su legislación relacionada con la sociedad conyugal. Sin embargo, hasta ahora, nada más que eternos proyectos de ley que duermen en primer y segundo trámite. Sólo para citar a modo de ejemplo, el año 2019 se presentó el proyecto de ley (boletín N°12468-18), que permite a las mujeres la enajenación de bienes adquiridos vía sucesión por causa de muerte. Este, como muchos otros, es un proyecto que soluciona uno de los problemas, pero requerimos de una reforma estructural a la institución de la sociedad conyugal. No queremos ni parches ni mejoras. Es momento que se fusionen los proyectos relacionados con la igualdad entre cónyuges y que se mejore lo que haya que mejorar, dotando a esta iniciativa de suma urgencia, ya que del año 1995 que se vienen presentando proyectos en este sentido.

¡Basta ya! Requerimos de una tramitación legislativa valiente, de cara a la familia y que de una vez por todas cumpla con los estándares internacionales y con nuestra Constitución Política de la República, la cual consagra la igualdad ante la ley.

María Soledad Flores
Abogada
Candidata a concejal por Valparaíso (DC)

Categories: Opinión

Tagged as: ,

Deja un comentario