Valparaíso

Cecilia Bravo, dirigenta sindical: «Las mujeres tenemos que empoderarnos y los movimientos sociales tenemos que copar la institucionalidad»

Las candidatas feminista y medio ambientalista a concejalas por Valparaíso, Cecilia Bravo y Ximena Ugalde, abordaron en conversación con Puerto Aprueba la crítica situación económica que enfrenta Valparaíso, la posibilidad de que llegue una conducción municipal de derecha y se refieren a los errores que ha cometido la actual alcaldía durante el período que ya concluye. “Quienes respondimos el año pasado fuimos las mujeres, tenemos a flor de piel los cuidados”, sostiene Ugalde.

A pocos días de que comenzara la cuarentena en la comuna de Valparaíso, las candidatas al concejo municipal (independientes) conversaron con Puerto Aprueba. Cecilia Bravo es madre, trabajadora, lleva 30 años en un instituto de investigación del área pesquera; ha sido dirigenta sindical dentro de la misma institución y desde allí participa de otras organizaciones sociales como No+AFP. Por su parte, Ximena Ugalde es activista socioambiental del Cerro Placeres, ingeniera antes dedicada a la empresa privada.

Se agudiza la crisis económica con la pandemia. ¿Cómo se imaginan Valparaíso post cuarentena y post pandemia?

Cecilia Bravo: Es inquietante. Cuando vemos los datos de cesantía de Valparaíso, estos aumentan con la pandemia, la violencia hacia las mujeres también aumenta. Tenemos que hacernos cargo y de manera inteligente. Desde los espacios institucionales tenemos que reconocer las ocupaciones informales, como el comercio, que están tomados por mujeres. Hay que trabajar unidas y pensando en las mujeres y cuáles son las soluciones. Así también, reconocer el trabajo doméstico y atender la salud mental de muchas mujeres violentadas. Esto debe estar contemplado en la red de salud primaria que depende del municipio. También hay que generar empleo a través de un trabajo coordinado con la gobernación. La situación es apremiante especialmente para las mujeres, muchas han tenido que renunciar a sus propios trabajos x la crisis de cuidados, no tienen con quién dejar a sus hijos y tienen que encerrarse en sus hogares. Y ya tenemos las peores pensiones y los peores salarios. Hay que trabajar con las mujeres y hacer el vínculo con el municipio. Si bien hay esperanza puesta en la vacuna, el proceso de recuperación de puerto será más largo.

Ximena Ugalde: Las medidas del Gobierno son políticas, no tienen que ver con lo sanitario. Va a haber un antes y después de las elecciones, a mi parecer. El decreto de la cuarentena, sin desconocer la enfermedad, no es la medida correcta, esta es una ciudad precaria, de pocos recursos. La necesidad es real.
El hecho de que la votación sea en dos días no gana nada, no se descongestiona, solo aporta desconfianza al proceso. Hubiese sido interesante un conteo el primer día y otro al segundo y así nos íbamos a la casa tranquilas conociendo un resultado. Al final, la política tradicional y que queremos derrotar se sigue tomando los espacios y aprovechando de la vulnerabilidad del país. La concejalía será un trabajo difícil y, por eso, hay que confiar en las mujeres. Es fundamental que la gente se de cuenta de esto. Quienes respondimos el año pasado fuimos las mujeres. Es hora que todo lo que vivimos desde fuera, desde la organizaciones sociales, se meta en la institucionalidad, las mujeres tenemos a flor de piel los cuidados.
El primer año de la concejalía será remota, online, todavía no va a terminar a pesar de la vacuna porque los índices no van a bajar. Se necesita una ayuda institucional distinta.

¿Ven posible que la derecha gane el municipio?

XU: Creo que no tiene mucha posibilidad, pese a la división que hay dentro de las izquierdas -concepto que hay que resetear de todos modos-. Lo que se ve en la calle es que hay harta confianza, pero hay mucha desinformación. Las concejalías tienen 108 candidaturas y el Servel ni siquiera ha aclarado el número que toca a cada una. No tengo duda en que la actual alcaldía tendrá un segundo período. Las concejalías también, las ganaremos a la derecha que, por primera vez, veo dividida en 4 o 5 listas. Tenemos una gran oportunidad de hacer algo diferente en el concejo municipal, siendo pioneros en el país. A nivel de gobernadores también está claro hacia dónde se inclina la gente, a favor del compañero (Rodrigo) Mundaca. La mayor desinformación tiene que ver con el proceso constitucional en curso, la gente no sabe por quién votar, no entiende muy bien el rol ni qué harán. No hemos tenido información adecuada en ese sentido.

CB: Sería un tremendo retroceso. El déficit dejado por anteriores alcaldes ha sido enorme y ha sido muy complejo saldarlo durante la actual administración. Sin embargo, hay mucho por avanzar. Esperemos que exista un segundo período de esta alcaldía, pero hay mucho que mejorar ahí como la participación. Me preocupa que hay mucha incertidumbre que arroja el puerta a puerta. Se ve una desesperanza en muchas zonas de Valparaíso, pobreza y abandono. Entonces, no hay interés en votar porque apremia la preocupación por la olla “cómo me voy a preocupar de la elección si no tengo qué comer y he estado mucho tiempo cesante”, es una frase que hemos escuchado reiteradamente. Se ha avanzado, pero el camino es muy largo

¿Más allá de la inexperiencia, qué errores consideran que ha cometido la Alcaldía Ciudadana durante su gestión?

XU: No se avanzó en medio ambiente, pese a que pulsamos desde la comunidad, podemos decir que si bien ahora está incluido en el plan de desarrollo comunal, está en el papel y eso no es suficiente. Necesitamos acciones. Mientras no lo hagamos carne, no estamos avanzando porque no se vuelve prioritario. Es importante incluir las prácticas medio ambientales incluso al interior del municipio. No es posible que en el patio haya gente fumando o colillas de cigarro en el piso; no puede pasar al interior de una oficina municipal que no existan contenedores diferenciados de residuos y en un mismo tacho de basura haya latas de bebidas y cartones. El cuidado al medio ambiente se debe vivir. Aquí falta demasiado.

Mi evaluación es positiva desde la perspectiva de la participación, de abrir el municipio a la comunidad y seducir a nuevos liderazgos, como yo, que vengo de la comunidad. Y estoy poniéndome a disposición, como ecologista, de hacer ecologista el municipio

CB: Me parece importante recalcar que hay avances sustantivos. Sin embargo, hay errores que tienen que ver con derechos laborales y su vulneración. El municipio es el mayor empleador de Valparaíso, con 7 mil trabajadores y se han cometido errores de fiscalización ante algunas acusaciones que se han hecho. Hay que tener protocolos de acoso, transparentes y objetivos, y evitar que los casos lleguen a tribunales como pasó en este período. Ahí hay que avanzar, un municipio progresista no puede ser que cuando denuncien maltrato, no haya fiscalización objetiva. Por otro lado, la protección hacia las mujeres y casas de acogida, el municipio carece de recursos en este ámbito. Las mujeres estamos siendo violentadas y no tenemos espacios para acogernos y evitar así la violencia. Aquí hay que avanzar. Se supone que en el último período se abrieron dos casas, pero de todos modos este es un ámbito sustantivo en el que avanzar. No puede morir una mujer en esta comuna porque no tiene donde acogerse.

Categorías:Valparaíso

Etiquetado como:,,

Deja un comentario