San Antonio

Jefa de Pediatría del Hospital Claudio Vicuña: “No hay que bajar la guardia con nuestros niños en esta pandemia”

Comúnmente, la Campaña de Invierno comenzaba a fines de mayo con un aumento sostenido de consultas respiratorias en niños. Sin embargo, el 2020 fue la excepción. El COVID-19 fue y sigue siendo protagonista dentro de los virus circulantes, afectando en mayor cantidad a la población adulta.

“El año pasado fue el más atípico. No tuvimos niños con enfermedades respiratorias hospitalizados y los que tuvimos fueron por COVID y no fueron muchos. Estos los manejamos de forma ambulatoria en la Urgencia Respiratoria y los que hospitalizamos, especialmente los más complejos, se trasladaron todos”, detalló la jefa del Servicio de Pediatría del Hospital Claudio Vicuña de San Antonio, doctora Maritza Calderón.

Por protocolo, los niños y niñas con cuadros complejos de COVID-19 son trasladados al Hospital Carlos van Buren.

PIMS

Lo mismo ocurre con aquellos niños y niñas que han estado contagiados con COVID y presentan síntomas compatibles con el Síndrome Inflamatorio Multisistémico (SIM/PIMS), una reacción inflamatoria que se presenta semanas después del contagio. “Hemos visto casos, muy contados, dos a tres en lo personal en la Urgencia Respiratoria que se trasladaron de inmediato porque requieren de manejo de UTI (Unidad de Tratamiento Intermedio)”, especificó.

Este se produce “30 a 45 días después del COVID, cuando los niños se han mejorado, aunque sea de un cuadro leve. Presentan una fiebre alta de difícil manejo, tos y dificultad respiratoria rápidamente progresiva”.

VIRUS

Este año, las atenciones infantiles se mantienen bajas. Sin embargo, en Pediatría han notado un aumento de contagios de COVID y otros virus respiratorios, algo que no ocurrió el año anterior. “Este año ha sido un poco diferente, hemos tenido más cuadros respiratorios infantiles. Hemos visto en la Urgencia Respiratoria muchos niños con COVID positivo, pero también con otros virus circulantes a diferencia del año pasado. Ahora sí hemos tenido Virus Respiratorio Sincicial, influenza y adenovirus”, explicó.

La profesional agregó que “hubo un periodo en que los niños volvieron a las clases, entonces esto pudo haber favorecido que hubiera más virus circulando. Además, ya llevamos más de un año y medio de pandemia y hay varios niños que no han ido a sus controles de asma, ya sea en la atención primaria como en el Hospital. Hemos tenido mucha inasistencia, pero nuestro policlínico de Pediatría no ha dejado de funcionar en toda la pandemia, ya sea de forma presencial o a la distancia, pero, aun así, hay gente que por miedo no ha acudido al hospital, no ha retirado sus medicamentos y eso ha hecho que algunos niños tengan descompensaciones en su asma basal por alguna infección respiratoria leve o moderada”.

Indicó que hay que estar atentos a síntomas como “fiebre, rinorrea o congestión nasal y tos”.

“Lo positivo en cuanto al COVID-19 es que la vacuna va avanzando, ya vamos en los 12 años y eso protege a la población infantil”, aseguró la jefa del Servicio de Pediatría del Hospital Claudio Vicuña.

CUIDADOS

Sobre los cuidados, la doctora Calderón reiteró la importancia del “uso de mascarillas y la higiene de manos. Hay que tener ambientes ventilados y evitar los lugares de hacinamiento. Hay que educar a los niños y no bajar la guardia en esta pandemia. En la casa es labor de los papás y nosotros los pediatras de reforzarlo”.

OBESIDAD Y SALUD MENTAL

A juicio de la jefa de Pediatría, “esta pandemia en los niños también ha traído una pandemia de dos cosas: obesidad y deterioro en la salud mental. Estando en las casas con distintas restricciones por las fases uno o dos han subido de peso. En los colegios los niños además de las clases de educación física, juegan y corren, suben escaleras, ahora no».

Respecto a la salud mental, resaltó que se ha visto muy afectada, «hablamos de niños de 8, 10 o 12 años con ansiedad, cuadros depresivos, trastornos del sueño, crisis de pánico. Eso antes no se había visto tanto. Están asustados, tienen miedo de lo que va a pasar, ven a sus familias enfermas, tienen familiares que han fallecido o se han enfermado gravemente. Es un clima de mucho estrés”.

Los padres tienen que tener cuidado porque los menores “tienen un bombardeo de información negativa” a través de la televisión, explicó la doctora Calderón. Los adultos tienen que “explicarles de qué se trata esta pandemia, que esto cuidándose tiene solución, tienen que hacer actividades al aire libre, hacer deporte, que baja los niveles de ansiedad; y estar atentos a los síntomas como insomnio, las ansias, trastornos afectivos, el llanto fácil y consultar”.

Finalmente, llamó a tener cuidado con el uso de las pantallas. “Están abusando de las pantallas, ahora tienen clases telemáticas y largas horas desde pre kínder incluso frente al computador y se ven expuestos a la luz azul, después de eso juegan un videojuego y el celular”.

Por eso, recomendó “filtrar el acceso a internet, el tipo de juego y los horarios. Los niños siempre requieren control”.

Deja un comentario