El maritorio: concepto originado en Valparaíso formará parte de la nueva Constitución

“Históricamente ha sido solo una región de Chile la que ha tomado las decisiones sobre cómo se debe usar y entender el mar y las costas: la Región Metropolitana, y paradójicamente, esta es la única región sin acceso directo al mar”, señala la académica de a PUCV, Rocío Parra.

El pasado jueves 20 de enero, la Comisión de Forma de Estado de la Convención Constitucional aprobó en su 26ª sesión, la Iniciativa de Norma N° 99-3 de Bases Generales del Estado Regional. El 2° artículo de esta norma es el que se refiere específicamente al maritorio, siendo aprobado por unanimidad por los 25 convencionales de la comisión, incluyendo a los integrantes de Chile Vamos. La iniciativa, de seguir avanzando, convertiría a Chile en el primer país del mundo en consagrar el concepto de maritorio en su texto constitucional.

Entre las principales figuras que trabajaron en la elaboración de esta histórica propuesta, destacaron académicos y constituyentes de la Región de Valparaíso.

MARITORIO: EL ORIGEN DEL CONCEPTO

Natalia Gándara.

La doctora Natalia Gándara, investigadora del Centro de Acción Climática y profesora de magister del Instituto de Historia de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, señala que “el maritorio, como concepto, emerge desde la escuela de arquitectura y diseño, justamente por profesores de la PUCV en la década de 1970, y ha sido muy fructífero para explicar las lógicas de habitabilidad y experiencias del espacio”.

Por su parte, la doctora (c) Rocío Parra, académica PUCV e investigadora del Centro de Derecho del Mar, quien ha liderado el equipo interdisciplinario de académicos que han colaborado en la integración del maritorio en la iniciativa de norma 99-3, señala que “si bien es cierto que la noción de maritorio ha sido utilizado hace décadas en el plano académico, han sido los pueblos originarios y algunas comunidades costeras quienes también han ido acuñando este término, a fin de dar cuenta de la diversidad de vocaciones y usos vinculados al mar y las costas”.

Y es que el concepto ha sido tomado y posicionado por las comunidades costeras y los pueblos originarios. Tiare Aguilera Hey por ejemplo, que es constituyente por escaño reservado en representación del pueblo rapa nui, afirma que “este concepto se ocupa tanto dentro de los pueblos originarios como en la academia, y quiero citar a Juan Carlos Castilla, Premio Nacional de Ciencias, quien señala: ‘tenemos que dejar de enseñar que Chile tiene 750.000 kilómetros cuadrados, eso no es Chile, es el territorio terrestre, pero el maritorio tiene más de 3 millones de kilómetros cuadrados; saquémonos de la cabeza que Chile es largo y angosto, Chile es largo, ancho y profundo’”.

LA IMPORTANCIA DEL MARITORIO EN LA NUEVA CONSTITUCIÓN

Natalia Gándara señala que “nuestras constituciones del siglo XIX, todas, con excepción del texto de 1826, hacían mención al territorio y mar de la República de Chile. Las constituciones del siglo XX en cambio, obviaron la dimensión territorial.  Es imperativo que en un contexto de crisis ambiental de emergencia climática, nuestro nuevo texto constitucional vuelva a incorporar esta dimensión espacio territorial, dando reconocimiento y protagonismo al mar”.

“El mar es más que el área de expansión del Estado o un espacio inagotable de recursos. De forma importante, se deben reconocer que las culturas, pueblos y naciones que habitan Chile se relacionan de forma distinta con su medio, particularmente con el mar. Las personas de Rapa Nui, el pueblo Lafkenche, los Chonos, Kaweskar y los pescadores de Concón, así como los isleños de Robinson Crusoe tienen una relación diferente con el mar” afirma Gándara.

Rocío Parra Cortés.

En este mismo sentido, Rocío Parra indica que “esta noción permite reconocer una multiplicidad de otras relaciones de carácter inmaterial y material que van más allá de los usos extractivos y de defensa. A lo que se suma que, en términos territoriales, históricamente ha sido solo una región de Chile la que ha tomado las decisiones sobre cómo se debe usar y entender el mar y las costas: la región metropolitana, y paradójicamente, esta es la única región sin acceso directo al mar”.

“Hasta la fecha no existe a nivel jurídico un reconocimiento expreso de la noción de maritorio. Sin embargo, ante los efectos de la crisis ecológica y climática que enfrentamos, recepcionar jurídicamente la noción de maritorio desde saberes científicos y ancestrales se erige como una oportunidad para relevar el valor ecosistémico del mar y sus costas para Chile” añade la abogada.

Tiare Aguilera Hey.

Aguilera coincide con el análisis de las académicas y añade que “le hemos dado la espalda al mar, tanto que no aparece en la Constitución, no tenemos identidad marítima. El pueblo rapa nui y lafkenche han sido fundamentales en impulsar la idea de maritorio, porque no basta con remitirse a lo que está estipulado en la Convemar, al mar territorial o a la zona económica exclusiva. Es necesario que el Estado tenga un rol preponderante en el resguardo del medioambiente costero-marino y de las culturas vinculadas al océano pacífico”.

En síntesis, esta noción no pretende ser sinónimo de territorio marítimo, sino convertirse en un concepto integral de las costas y el mar como parte del territorio. El maritorio no se limitaría tampoco a la mirada material, en cómo sacar provecho de los recursos y espacios marino-costeros en un sentido extractivo, sino que buscaría establecer las bases del reconocimiento de aspectos inmateriales asociados al mar y sus costas, como el patrimonio cultural, histórico, ancestral, artístico, deportivo, medicinal, espiritual, entre otros. Además, permitiría el desarrollo de actividades extractivas no intensivas, como la pesca artesanal, los algueros y toda comunidad que vinculan sus vidas a estos espacios.

Categorías:Sin categoría

Etiquetado como:,,

1 respuesta »

Deja un comentario