Destacado

[REPORTAJE] ¿Por qué no se investiga el robo de mi bicicleta o de mi celular? La tragedia de la impunidad delictual que azota a Chile (Parte 2)

(Por Gato Dequinta)

En esta segunda parte, revelamos que la Fiscalía Nacional, de todas las causas que llegan a sus manos, archiva de inmediato la mitad correspondiente a aquellas que no tienen autor o autores conocidos, especialmente si se trata de “delitos menores” que, incluso, en los casos en que se conoce al autor, solo consigue un 29% de sentencias; y que la Fiscalía no llega a término en un 65% de los delitos de robos, en un 88% de los delitos de hurto y en un 91% de los delitos de hurto no violento.

ALTA IMPUNIDAD EN LAS FISCALÍAS

Según el Boletín Estadístico Anual 2021 del Ministerio Público, el año pasado ingresaron a la Fiscalía Nacional un millón 289 mil 255 delitos a ser investigados por los fiscales en todo el país.

De inmediato surge un elemento parteaguas: si el autor es conocido o desconocido. La Fiscalía entonces divide los ingresos en 52,8% (681.045) de delitos ingresados con imputado conocido y un 47,2% (608.210) con imputado desconocido.

El hecho de que el autor del delito sea desconocido es una verdadera tragedia para las víctimas pues la Fiscalía prácticamente no investiga ninguna de esas más de 600 mil causas.

Así queda de manifiesto en sus propias estadísticas. De los delitos con autores desconocidos, el 83,7% de las causas terminan archivadas; otro 10,2% el fiscal por sí y ante sí, de manera discrecional, decide no investigar sin preguntarle a nadie; lo mismo sucede con el 1,7% de ellas en que el fiscal toma la decisión de no perseverar o aplicar el principio de oportunidad en el 3,1% de los casos. Finalmente, aplica sobreseimiento definitivo en el 0,9% o se declara incompetente en el 0,4%. Es decir, ninguna de esas 608 mil causas llega a sentencia condenatoria.

INEFICIENTES, INCLUSO CUANDO SE CONOCE A LOS AUTORES

Pero uno podría decir que al menos queda la otra mitad de las causas ingresadas a la Fiscalía en que se sabe quién es el autor del delito y, por lo tanto, el fiscal tendría todo para conseguir la condena del delincuente.

Lamentablemente, en este aspecto que pareciera más favorable para los fiscales, estos tampoco hacen bien su trabajo, pues cuando el imputado es conocido sólo consiguen un 29,4% de sentencias condenatorias. Es decir, solo 3 de cada 10 delincuentes que se sabe que cometieron un delito son condenados.

Hay un 30,4% de causas archivadas; 17,7% de suspensión condicional del procedimiento; 12,2% de decisión de no perseverar y un 10,2% sobreseimiento definitivo.

DELITO POR DELITO

Según las cifras entregadas por la propia Fiscalía Nacional del año 2021, en homicidios, la Fiscalía llega a término la investigación en el 75% de los casos, mientras no sigue una investigación en el 25% restante. Lo mismo en las lesiones, con un 72% de investigación y un 28% de no investigación; y un 71% en cuasidelitos y un 29% sin pesquisas, siendo el más típico el atropello.

Enseguida, vemos los delitos sexuales, que incluyen la violación, registran un 64% de casos terminados, mientras un 36% ni siquiera se procesan.

Los casos de drogas son pesquisados en un 57%, en tanto el otro 43% no.

Y aquí viene el drama para cientos de miles de chilenos y chilenas: solo llegan a término 42% de los delitos contra la propiedad; el 35% de los casos de hurto, el 12 % de los robos y un exiguo 9% de los robos no violentos.

A contrario sensu, esto significa que no hay pesquisas ni se llega a término en el 58% de los delitos contra la propiedad (asaltos a viviendas, comercios, etc); en el 65% de los hurtos; en el 88% de los robos y el 91% de los robos no violentos.

Estas cifras confirman el desamparo total en que se encuentran los chilenos y chilenas víctimas de la delincuencia.

(Leer primera parte de este reportaje)

2 respuestas »

Deja un comentario